Los Simpson y Los Tesalonicenses

martes, 19 de octubre de 2010

En el Vaticano no sólo hay incienso en el aire. L'Osservatore Romano recomienda a las familias católicas que vean Los Simpson, porque "los padres no deben tener miedo a dejar que sus hijos vean las aventuras de los hombrecillos amarillos; es más, el realismo de los textos y los episodios podría ser una ocasión para ver algunos capítulos juntos, para escoger algunos temas y hablar de la vida familiar, escolástica, de pareja, social y política". El jesuita padre Ochetta con su artículo Los Simpson y la religión, publicado en la revista La Civiltá Cattolica, ha confundido a los vaticanistas, al poner a Los Simpson como ejemplo de la moral cristiana. El jesuita se basó en un único capítulo, en el cual Bart, expulsado del instituto es enviado por sus padres a una escuela católica, donde las monjas son expertas en el manejo de las reglas para castigos corporales y los alumnos hacen bíceps sujetando biblias con los brazos en cruz arrodillados contra la pared. Bart acaba convirtiéndose al catolicismo gracias a que el padre Sean le regala un cómic con aventuras de santos. Homer acaba convirtiéndose también gracias a una cena y una sesión de bingo. Marge se opone a la estúpida conversión de ambos y contraataca con el reverendo Lovejoy, quien les muestra la diferencia entre el paraíso protestante (campo de golf) y el paraíso católico (fiesta mejicana). Según L'Osservatore Romano, "en cada episodio, detrás de la sátira y las bromas, se abren temas antropológicos ligados a los sentimientos y a la calidad de vida". Cierto. No obstante, los vaticanistas deberían ver otros capítulos donde Homer Simpson dice cosas tan pías como: "siempre me he preguntado si existía Dios, ahora sé que sí, y soy yo"; "hoy estoy teniendo el mejor día de mi vida, todo se lo debo a no ir a la iglesia"; "si hubiésemos elegido la religión equivocada, estaríamos enfadando a Dios más y más cada semana"; "normalmente no rezo, pero si estás ahí, por favor, sálvame Superman"; "Lisa, si la Biblia no nos ha enseñado nada, y no tiene porqué, es porque las chicas deben practicar deportes de contacto, como la lucha en aceite caliente y el boxeo sexy"… Muchos católicos, incluidos los tesalonicenses, ya veían Los Simpson, al margen de las recomendaciones vaticanas.

16 comentarios:

Siro dijo...

Homer Simpson es un fallo de Dios o viceversa.

Balzac dijo...

Yo estoy con Bart Simpson cuando afirma: "Querido Dios, nosotros pagamos por todo esto, así que gracias por nada".

Felipe dijo...

Mi jefe es idéntico a Homer Simpson pero más seboso, oloroso y repugnante.

Belén dijo...

Felipe, Bart el Travieso, por qué no llevas tus travesuras más allá del armario y dejas de multiplicarte por cero.

Tus tres BBB

Funcio dijo...

Na Xunta O Osservatore Romano é mirado tódolos días e esa recomendación desconcertou á equipa da ADN (Axencia de Doutrina Nacional), que tiñe prohibido expresamente á TVG (Televisión de Galicia) a emisión da serie Os Simpson, por considerala irrespetuosa coas creenzas tradicionais do país e có proprio espíritu acrítico do pobo galego. Para resolveren as dúbidas xa hai programada unha xuntanza có Santo Padre, aproveitando a produtiva visita de Benedicto XVI a Santiago. Se o Papa recomenda Os Simpson, ha TVG pagará o que faga falla para emitir a serie completa, con varios episodios semanais, adiando a serie Padre Casares para que non lle faga sombra.

Nario dijo...

Funcio, ¿puedo seguir viendo Shin Chan?

Rita dijo...

Rojillo, sabes que siempre me he identificado con Lisa.

Winston dijo...

You know, rojillo, that Bart's rebellious nature, which frequently resulted in no punishment for his misbehavior, led some parents and conservatives to characterize him as a poor role model for children.In schools, educators claimed that Bart was a threat to learning because of his underachiever and proud of it attitude and negative attitude regarding his education. Others described him as egotistical, aggressive and mean-spirited. Someone described Bart as a bad role model for children, calling him angry, confused and frustrated. However, Matt Groening said, "That sums up Bart, all right. Most people are in a struggle to be normal he thinks normal is very boring, and does things that others just wished they dare do". I'm agree with Groening and Bart.

Sonia dijo...

Ritita, tú no eres Lisa que eres Plana.

Pablito dijo...

Desde pequeño he escrito cartas a los efesios, a los corintios y, por supuesto, a los tesalonicenses, buena gente.

Alfred dijo...

Dear Winston, but not only Bart is important. The Simpsons are a typical family who live in a fictional Middle American town of Springfield. Homer, the father, works as a safety inspector at the Springfield Nuclear Power Plant, a position at odds with his careless, buffoonish personality. He is married to Marge Simpson, a stereotypical American housewife and mother. They have three children: Bart, a ten-year-old troublemaker; Lisa, a precocious eight-year-old activist; and Maggie, the baby of the family who rarely speaks, but communicates by sucking on a pacifier. The family owns a dog, Santa's Little Helper, and a cat, Snowball V. Both pets have had starring roles in several episodes. Despite the passing of yearly milestones such as holidays or birthdays, the Simpsons do not physically age and still appear just as they did at the end of the 1980s. Although the family is dysfunctional, many episodes examine their relationships and bonds with each other and they are often shown to care about one another.

estrella dijo...

el mejor aprendizaje de Bart Simpson es contestar "no he sido yo" al primer grito, siempre y antes de que alguien formule ninguna acusación concreta, por si acaso. bss

Felipe dijo...

El coeficiente intelectual de Homer Simpson duplica al de mi jefe.

Belén dijo...

Felipe, Duende de la Bilirrubina, dice Berta que en tres noches te cambia el color y te devuelve el color de salud para que dejes de ser un hombrecillo amarillo. Tus tres BB+B

Funcio dijo...

Homer Simpson é un paleto de Springfield, pero é un paleto. Eiquí abunda tamén o chamado paleto de Springfield, que é un da aldea que compra roupa moderna nunha das tendas de Inditex, para disimular a súa condición, máis, como dí o refrán castelán-asiático, aunque la mona se vista de seda mona se queda.

Nario dijo...

Funcio, mi madre me regaló unas bermudas de Pull & Bear ahora que viene el frío y me obliga a estrenarlas en el trabajo, ¿me dirán algo?