Huelga de piernas cruzadas

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Lisístrata, mujer de un soldado ateniense, harta de las guerras entre las ciudades griegas, propuso a las mujeres de distintos bandos una huelga de piernas cruzadas, una huelga general de sexo conyugal. Al principio todas eran escépticas sobre sus efectos y todos estaban convencidos de que no tendría efectos. Sin sexo en casa, los guerreros dejaron de guerrear, los jefes firmaron la paz y los matrimonios volvieron a su guerra cotidiana. Buena comedia clásica la de Aristófanes. Cientos de años después, Kim Olver, psicólogo de Chicago, experto en terapias sexuales, advierte que "las huelgas de sexo son muy comunes, porque son efectivas, pues la mujer puede obtener fácilmente lo que quiere mediante la retención, aunque por lo general no dice que va a ponerse en huelga para hacer que él haga lo que ella quiere, sino para que él sea diferente". Sin embargo, otra experta psicóloga, Doree Lynn, avisa de que, si bien las huelgas de piernas cruzadas son eficaces, resultan arriesgadas, ya que "son como la prostitución; la mujer retiene, controla; el hombre ruega, mendiga y a veces busca una relación extramatrimonial". Ya decía Jacqueline Kennedy que "el sexo es una de las cosas más negativas de la vida, te arruga la ropa".

13 comentarios:

Canuto dijo...

Rojillo, ¿sabes si hay huelga de piernas abiertas?

Sharonstone dijo...

Sigo con las piernas cruzadas, porque sé que os pone a todos y todas.

chica mala dijo...

Con Lisistrata empezamos las mujeres a entender dónde tenemos el poder...
Rojillo, el sexo no sólo mueve el mundo sino que hasta lo detiene y nos transporta a otras épocas.

estrella dijo...

No dudo que a Lisístrata y compañia les resultara bien la estrategia, pero a dia de hoy, no estoy dispuesta a transaccionar sexo por nada, lo tengo y lo ofrezco cuando y porque me apetece, mucho menos para que nadie, y menos un hombre, haga algo o cambie en nada por mi (QUÉ RESPONSABILIDAD!!!!).bss.
P.D. Los zapatos de la foto son ideales.

Deleg. Estudiantes Humanidades dijo...

Bueno, muchos machos también las cruzamos cuando bebemos de más y nos estamos meando encima.

¿Has visto lo que ha hecho el guarro de tu ex alumno? ¡Amparo!, sí, no, sí, no, sí; coge la fregona y echa la ropa en la lavadora. Ha vuelto a suceder, no me lo explico.

Bakunin dijo...

Yo prefiero el corte de mangas al cruce de piernas.

¡A TOMAR POR CULO EL CAPITALISMO!
¡VIVA LA HUELGA GENERAL!

Siro dijo...

Piernas para qué os quiero, si no es para cruzaros.

Felipe dijo...

Imitando a Sharon Stone para el jefe en el despacho, la encargada se hizo un nudo en las piernas y hubo que llamar a los bomberos para que la desenroscaran.

Bea dijo...

Felipe, Cruzado de las Cruzadas, la Berta prefiere hacer huelga de bragas caídas que de piernas cruzadas. Tus tres BB+B

Funcio dijo...

Elle certo, onte estiven eu coas pernas cruzadas, na beiramar, pescando con caña e mosca. Non consta que fixera folga e vanme pagar o día cecáis porque só pesquei peixe do país, producto autóctono. Hoxe ei de facer o que non fixen onte, pero a ritmo de funcionario devaluado un 5% e que terá que traballar ata os 67 anos.

Nario dijo...

Funcio, yo estuve, fiché, salí, fiché, salí.

ElSrM dijo...

Una huelga de sexo conyugal se ve eficaz sólo dentro de un marco ambiental concreto.

Funcionarán mejor en sociedades en las que se dé de forma generalizada la monogamia vitalicia que en aquéllas en las que se dé como comportamiento normal la promiscuidad —no confundir con adulterio—, la poligamia y/o las relaciones afectivo-sexuales no forzosamente vitalicias.

Es difícil presionar a alguien con algo que no sólo tú puedes ofrecerle.

Funcionará esta huelga de sexo conyugal antes en sociedades con cierto pudor o inhibición concentradas mayoritariamente en uno de los géneros, inhibición a la que se podría añadir una represión sexual cultural generalizada.

Así, uno de los géneros, p.ej. el masculino, tendría más necesidad relativa de practicar sexo y más dificultades para hacerlo que los individuos del género femenino. Es como un oligopolio en Economía, con muchos demandantes y pocos oferentes. En tal escenario, los oferentes acumulan poder de negociación.

Sin embargo, si la sociedad no contase con estos ingredientes, si no hubiese represión sexual cultural que tensase esas necesidades, si todo el mundo fuese desahogado en cuanto al sexo, y si ambos géneros estuviesen igual de liberados de pudor de manera que a ambos les resultase igual de fácil o difícil acceder a la práctica sexual, estas huelgas también perderían gran eficacia.

Es difícil presionar con algo que a la contraparte no le resulta tan valioso.

Extrapolando esto que aquí razono, fenómenos como la pornografía y la prostitución, al igual que estas huelgas de piernas cruzadas, perderían mucha importancia en sociedades bien liberadas y deshinibidas en lo afectivo-sexual. Y al contrario: en sociedades donde existe pudor, inhibiciones y represiones sexuales culturales, tales fenómenos cobran relevancia y peso social.

Saludos,

Susiño dijo...

Esta mujer no tiene cabeza, como todas.