Consagrar licor café

sábado, 11 de septiembre de 2010

No se puede consagrar licor café. El Concilio de Trento dejó bien claro que en la consagración del vino se opera el cambio de toda la substancia del vino en la sangre de Cristo. Es lo que se denomina la transubstanciación, es decir, que "Cristo mismo, vivo y glorioso, está presente de manera verdadera, real y substancial, con su cuerpo, su sangre, su alma y su divinidad" y esta presencia se mantiene mientras subsistan las especies eucarísticas, entendiendo por "especies" las cualidades del vino (color, gusto, aroma); pero del vino, no del licor café. Consagrar licor café sería un pecado gravísimo, quizás mortal. Por eso hizo bien el párroco de Seoane (O Carballiño, Ourense) al no consagrar el licor café con el que el sacristán le había llenado el cáliz, en cuanto notó que los efluvios no eran los propios del vino. El párroco se percató que no quedaba vino en la iglesia; se desconoce si la carencia se debió o no al consumo del propio sacristán, al cual el párroco pidió que acudiese a su casa y trajese un poco de vino para la eucaristía. Si hubiese traído el habitual Ribeiro autóctono, nada habría pasado; tampoco, si hubiese traído un Reserva Especial de Vega Sicilia de Ribera de Duero o un Aurus Gran Reserva de Rioja; es más, el sacerdote lo habría agradecido. Sin embargo, el sacristán, con las prisas, con la avanzada edad y con buena fe, trajo licor café casero, de elaboración no permitida por las directrices de la Unión Europea. Por otra parte, el párroco atiende más parroquias de la comarca; si en las misas consagrara licor café, cualquier patrulla de la Guardia Civil de Tráfico podría obligarle a soplar el alcoholímetro reglamentario y sería un escándalo que un ministro de Cristo multiplicase la tasa de alcoholemia permitida para la conducción, sin que las alegaciones relativas a la improvisada consagración le sirviesen para el recurso de la multa, salvo mediación del arzobispo o, en su caso, del Espíritu Santo, ante la Dirección General de Tráfico. Los de Tráfico no entienden que la transubstanciación tiene una profunda base filosófica, sustentada sobre los principios de substancia y accidente. Substancia es aquello que hace que un vino sea lo que realmente es una vez consagrado. Accidente es una propiedad no esencial del vino, pero perceptible a los sentidos; por ejemplo, los "accidentes" del vino son su olor, sabor, paladar, etcétera; accidentes muy diferentes a los del licor café y, por supuesto, diferentes a los accidentes de tráfico que puede provocar el licor café. Esta doctrina, bien conocida por el párroco de Seoane, se la inventaron los del Concilio de Trento para fastidiar a los protestantes, calvinistas, cuáqueros, albigenses y otros que bebían el vino de forma diferente.

8 comentarios:

Felipe dijo...

Es que los curas lo del vino lo llevan a rajatabla siempre que no estén ocupados en asuntos de pedofilía

Winston dijo...

You know, rojillo that The Council of Trent in its thirteenth session ending October 11, 1551, defined transubstantiation as "that wonderful and singular conversion of the whole substance of the bread into the Body, and of the whole substance of the wine into the Blood – the species only of the bread and wine remaining – which conversion indeed the Catholic Church most aptly calls Transubstantiation". This council thus officially approved use of the term "transubstantiation" to express the Catholic Church's teaching on the subject of the conversion of the bread and wine into the body and blood of Christ in the Eucharist,with the aim of safeguarding Christ's presence as a literal truth, while emphasizing the fact that there is no change in the empirical appearances of the bread and wine. But it did not impose the Aristotelian theory of substance and accidents: it spoke only of the "species" (the appearances), not the philosophical term "accidents", and the word "substance" was in ecclesiastical use for many centuries before Aristotelian philosophy was adopted in the West,as shown for instance by its use in the Nicene Creed which speaks of Christ having the same "substantia" (Latin) as the Father. By the way, I like Rioja's wine more than Ribeiro's wine.

Susiño dijo...

Conozco un cura abstemio.

Felipe dijo...

Una vez la encargada le trajo al jefe licor café de su pueblo, sin embargo cuando ella salió del despacho traía el vestido manchado como de crema de orujo.

Bea dijo...

Felipe, Baco de la Bacanal, te empeñas en probar mostos y vinos jóvenes y no sabes lo que te pierdes por no atreverte con los reservas. Tus tres BBB

Funcio dijo...

O alcohol está vetado na Administración da frugalidade. Os funcionarios non deben ter acochadas petacas con licores, nen ter bebidas á vista dos usuarios; se acaso está permitida unha botella de auga mineral, sempre que sexa do país (Mondariz, Cabreiroá), ou de Coca Cola Light ou Zero, para amosar ibternacionalidade. A algún pillado con augardente caseira e licor café foille requisada a petaca e a sanción aminorada por tratarse de consumo de producto de Galicia Calidade, pero outros pillados con cognac francés ou whisky escocés foron sancionados con tres días menos de vacacións por cada 300 mililitros de producto e por cada 10 grados de alcohol.

Nario dijo...

Funcio, yo en horario laboral no bebo ni agua del grifo.

Anónimo dijo...

it was very gripping to deliver assign to www.rojillo.com
I yearn for to bring in your post in my blog. It can?
And you et an account on Twitter?