Acojonados

jueves, 16 de septiembre de 2010

Acojonados, es decir acobardados, más que acongojados, es decir afligidos, se hallan los machos del mundo ante las mujeres que les hacen frente. Dice Galeano que "los hombres tienen miedo a la mujer sin miedo." El reduccionismo occidental hace olvidar la tradición machista de muchas sociedades en el Tercer Mundo, pero también en el Cuarto Mundo, la trastienda pobre del mundo rico, o en la misma tienda rica del mundo rico. Eduardo Galeano otorga a dicho machismo rango de uno de los principales problemas del mundo actual y atisba solución cuando la mujer actúa sin miedo y el miedo se traslada al hombre que se consideraba superior. El machismo aparece al nivel del racismo, la homofobia, la manipulación de los medios de comunicación, la especulación, el tráfico de armas o la generación interesada de conflictos. Es lo que Galeano llama una "historia con minúscula", pero de esas que marcan la vida cotidiana de muchas personas. Mientras, el Vaticano sigue con aquello de "bienaventurados los acojonados, porque de ellos es el Reino de los Cielos", o algo similar.

10 comentarios:

Malpicán dijo...

Rojillo, acochados, acochados, nin acojonados, nin acongojados, se aparecera unha muller como a da foto co seu coche averiado pola costa de Malpica, ibamos a andar todos acochados, mirando dende un bar, detrás dun balado ou detrás dunha vaca como arranxa ela soia a avería, pero se viramos que non é quen de arranxala, saímos todos a botarlle unha man ou dúas.

Rita dijo...

¿Te acuerdas, rojillo, al final era un manguito?

estrella dijo...

ay! pobres! qué penita! qué están acojonaditos! otra cosa más por la que preocuparse, que si la tienen pequeña, que si se les cae el pelo, que si el niño llora por la noche, que si les sale barriga.. y ahora asustaditos porque las mujeres han decidido que ya no les tienen miedo. A lo mejor los de Greenpeace los consideran especie protegida y hay que hacerles mimitos por ley, en fin.....

Sonia dijo...

Ritita, no era un manguito, era una manguera del jardín en el que vives permanentemente, lombriz de tierra.

Siro dijo...

No hay miedo en su mirada.

Felipe dijo...

Estaría bien que se acercase el acojonado de mi jefe y ella le pillase los cojones con el capó.

Berta dijo...

Felipe, Artillero Cagarruta de la Trinchera, ¿desde cuándo le tienes tú miedo a las mujeres?, ¿es infantil?, ¿es adolescente?, ¿es desde que descubriste tu amor por los hombres?

Tus tres BBB protectoras.

Funcio dijo...

Con aquel goberno dos acojonados acabamos todos descojonados. Con este goberno dos cojonudos parece que estamos cojonudamente.

As mulleres deste goberno son mulleres sen medo, das que non medra a herba por onde pasan, porque todas levan o espíritu da súa líder: Esperanza Aguirre, Aguirre o la Cólera de Dios.

Nario dijo...

Funcio, dice un amigo mío que por eso no hay que votar a Rajoy, que si gana se las llevaría de ministras y Galicia se quedaría sin esa fuerza de las mujeres sin miedo.

Rita dijo...

Los americanos paran en moteles, nosotros en hostales.