El Obispo de Sigüenza

miércoles, 25 de agosto de 2010

Por una vez, y sin que sirva de precedente, estoy de acuerdo con el obispo de Sigüenza, en casi todas sus afirmaciones sobre los motivos por los que sólo tres de cada diez alumnos españoles de Enseñanza Secundaria eligen la asignatura de Religión en los centros públicos y, además, la tendencia es descendente, lo que, según el obispo, hará que "desaparezca la asignatura de Religión." Tiene razón, y no fe, el obispo de Sigüenza al aseverar que "la causa primera y principal no es precisamente la actual legislación, sino la falta de interés, la comodidad, la adaptación al ambiente, cuando no la irresponsabilidad de muchos padres y alumnos, que anteponen otros intereses, cuando no la comodidad, a una buena formación cristiana." La segunda causa, según el obispo de Sigüenza, es que las leyes civiles "favorecen la obligatoriedad de la asignatura de Educación para la Ciudadanía frente a la de Religión." El obispo de Sigüenza no se engaña, pues reconoce que "hoy ya sabemos lo que podemos esperar del Estado y en concreto del actual Gobierno." Pero el obispo de Sigüenza engaña, cuando admite que la Administración Educativa, en un Estado aconfesional, pague los sueldos de los profesores de Religión, seleccionados por los obispos.

5 comentarios:

Balzac dijo...

Es que no tiene vergüenza
quien,sin motivo aparente,
se mete con el obispo,
con el obispo de Sigüenza.


Nota del autor:
A pesar del calor, me he levantado poeta. Me sucede a menudo que, tras los sueños nocturnos, salga el poeta que llevo dentro. La inspiración me dura hasta que desayuno y leo los periódicos. Buenos días a todos (sobre todos a todas, incluido el señor obispo de Sigüenza, al cual aprecio como pastor que es de almas, es decir, en el fondo poeta como yo.

Morris dijo...

Me consta, Balzac, que el Obispo de Sigüenza es una bellísima persona que incluso rezó como pocos para que España ganara el Mundial de Fútbol. Ahora mismo creo la plataforma P.A.T.O.S. (Plataforma de Apoyo Total al Obispo de Sigüenza), a la que invito que os suméis todos las personas de buen corazón.

Felipe dijo...

Es un auténtico sinvergüenza e inmoral amparado en faldones.

Cuando un Gobierno con cojones denunciará los acuerdos Reino de España-Vaticano?

No creo que lo veré para desgraqcia mía

Calatrava dijo...

Monseñor, va por usted:

Si pierdo la fe,
si puedo comprender,
podré creer.
Y si vendo mi sed,
vendo mi amor y hogar
y el dolor,
y si pierdo el porque,
mi vida adonde fue
y llegaré.
Y si veo caer
un viejo que nunca fue,
la luna al sol.

Sol mi Dios,
Sol mi Dios,
Ya no creo en Dios,
si dios no cree en mí,
es como es
mi Dios.

Mi alma perdí
y la vida la perdí,
la olvidé.
Y yo perderé
y luego encontraré
dentro de mí
y me arrodillaré,
a Dios le mentiré
y rezaré.
El cielo despediré,
la luna al sol.

Sol mi Dios,
Sol mi Dios,
Ya no creo en Dios,
si dios no cree en mí,
es como es
mi Dios.

Estoy hablando con Dios,
mi Dios,
Adiós.

estrella dijo...

La clase de religión (de cualquier religión) sobra en los colegios y en los institutos, necesitamos el tiempo para dedicarlo a cosas serias.