El celo del urogallo

domingo, 15 de agosto de 2010

El celo del urogallo acabó con él. Por su celo, dejó de ser una especie distinguida y pasó a ser una especie extinguida. Es que el urogallo a veces tenía cosas de faisánido y otras veces de simple gallináceo. Presumido, desplegaba su amplia cola de abanico para llamar la atención, ya que sus colores nunca fueron muy llamativos; de hecho, sólo tenía unos toques rojos en el contorno de sus ojos, el resto de sus plumas eran más bien oscuras y opacas. Ajeno a los peligros mundanos, ejercía de macho alfa desde marzo a mayo, cuando la primavera reverdecía sus hayedos y sus bajos instintos. Siempre egocéntrico, desde un punto alto, al amanecer o al atardecer, gritaba y gritaba, para que sus gritos reverberasen por las laderas empinadas captando la atención de las hembras (he ahí su atracción) y de los cazadores (he ahí su perdición). Bramaba como un buey salvaje, como un uro (he ahí la raíz de su nombre). Se bajaba de su atalaya en cuanto rondaba una hembra celosa. Continuaba en el suelo su cortejo ritual, con despliegue plumífero y sonoro, haciendo círculos un tanto ridículos. Copulaba con varías gallinas al día, sin conciencia de pecado. El urogallo era contradictorio, para los preámbulos de sus cópulas necesitaba montar bronca, pero después exigía tranquilidad, no quería que le molestasen. Y el monte empezaba a estar lleno de turistas, peregrinos, senderistas, alpinistas y furtivos; ya no era lugar para urogallos.

11 comentarios:

Winston dijo...

You know, rojillo, that your Urogallo is named here Western Capercaillie. Western Capercaillie, especially the hens with young chicks, require a set of particular resources which should occur as parts of a small-scaled patchy mosaic: these are food plants, small insects for the chicks, cover in dense young trees or high ground vegetation, old trees with horizontal branches for sleeping. These criteria are met best in old forest stands with spruce and pine, dense ground vegetation and local tree regrowth on dry slopes in southern to western expositions. These open stands allow flights downslope and the tree regrowth offers cover.

In the lowlands such forest structures developed over centuries by heavy exploitation, especially by the use of litter and grazing livestock. In the highlands and along the ridges of mountain areas as well as in the taiga region, the boreal forests show this open structure due to the harsh climate, hence offering optimal habitats for Capercaillie without human influence. Dense and young forests are avoided as there is neither cover nor food and flight of these large birds is greatly impaired. Old Capercaillies are like old politicians.

Rosales dijo...

Rojillo, los urogallos eran mejores que los europollos.

Rita dijo...

Me trae recuerdos el cortejo del urogallo.

lorefeliz dijo...

sabia yo...ke no te iba a pasar el comentario de largo...jiji...no tengo muy claro si alfa u omega..aun asi me encanta tu sutileza,no se podria explicar mejor. bso.

rasputín dijo...

Al final, ave que vuela, a la cazuela.
Lo de los pájaros, ya es otra historia que nada tiene que ver con la pluma; bueno, esto último es un poco relativo.
Salud y libertad.

Sonia dijo...

Ritita, ¿no era un cuervo el que te cortejaba, urraca?

Siro dijo...

Íbamos todos a la misa del urogallo.

Moncho de Moeche dijo...

Onte, día da festa na miña aldea, comimos na casa de miña nai capón de corral. Non sei que tal saberá o urogalo pero este capón estaba de rechupete como din os madrileños.

estrella dijo...

Exceso de gallos, urogallos, pollos y pollitas, perdices, codornices y algún ave rapaz disfrazada, para tan poco arroz, así no sale adelante el negocio, pérdidas seguras. bss.

Susiño dijo...

Fraga se cargó el último urogallo que quedaba en la Sierra de Los Ancares. Antes se había comido casi todos los capones de Villalba. Feijoo es más bien de codornices y estorninos.

Bea dijo...

¡YUUUUUUUHHHHHHHHH, Felipe!
Este año de crisis nos quedamos las tres por las Rías Bajas, pero en sitios distintos. La Berta se fue a Bayona y ya lleva unos cuantos madrileños. Belén se quedó en Sanjenjo con la familia. Y yo estoy por La Puebla mojito va, mojito viene. Pero este pasado finde quedamos las tres en Portonovo para contarnos cositas y para hablar de ti, Príncipe de las Mareas... y de tu chico.

Besos de tus tres BBB.