Ser o no ser rojillo

viernes, 30 de julio de 2010

Gracias, RAE, ¡qué alivio!, ya empezaba yo a dudar, cual Hamlet de barrio, de si rojillo era un invento mío o respondía a una realidad, a una identidad o al menos a un sentimiento. La Real Academia de la Lengua ha incorporado rojillo a su Diccionario. Lo que no tiene nombre no es. Antes rojillo no era, ahora rojillo es. Cierto que rojillo no entró rodeado de buenos compañeros de viaje, pues el mismo día la RAE admitió a cultureta, desfasado, antiespañol, muslamen y meloncete. Así, un meloncete cultureta es un "muchacho poco avispado, pero pretendidamente culto." Un rojillo es alguien más serio y comprometido, es alguien que "tiene tendencias políticas más bien izquierdistas." Lo de "más bien" es para separar a un rojillo de un rojo, ya que, según la RAE, un rojo es "radical, revolucionario, extremista, tajante, intransigente, alborotador, turbulento…" Rojillo es más tierno.

7 comentarios:

Rita dijo...

Además rojillo ritma con pillo.

ElSrM dijo...

"Muslamen" sí es buen compañero de viaje ;-)

Sonia dijo...

Y Ritita ritma con tontita, poetisa.

estrella dijo...

enhorabuena, no sé si ahora la responsabilidad es mayor o menor, pero siga siendo nuestro "Gran Hermano" particular (en versión Orwell).

Nicolás dijo...

Que la RAE se ocupe de tí es algo que no pasa todos los días.

Rita dijo...

De acuerdo con la conclusión: "rojillo es más tierno".

Sonia dijo...

Ritita, en qué quedamos ¿a ti te gustan las cosas tiernas o duras, leona?