Adúlteras lapidadas

viernes, 9 de julio de 2010

Ni cuestión de civilizaciones, ni cuestión cultural; cuestión incultural e infracción de derechos humanos. Los estados islámicos que asumen la Sharia como corpus legislativo aplican a las mujeres castigos medievales, por ejemplo latigazos por usar pantalones, desobedecer al marido o tener relaciones prematrimoniales y lapidaciones por tener relaciones extramatrimoniales. Lapidan a las adúlteras para escarnio público, para que sufran las pedradas conscientemente y para que mueran lentamente. A veces las atan para que sea más fácil atinarles, a veces las tapan para que no se vean los efectos de los golpes, a veces las entierran hasta el cuello para que sólo la cabeza reciba los impactos. Son muy participativos, considerados y rituales durante la ejecución; son magnánimos cuando la presión internacional les obliga. En Irán, a Sakineh Mohammadi Ashtiani acaban de suspenderle la lapidación, porque protestaron, entre otros, Robert Redford, Emma Thompson y Juliette Binoche, porque salió en The Times y porque llegó al Senado de los USA. En Nigeria, a Amina Lawal Kurami le anularon la sentencia de lapidación a la que había sido condenada por concebir un hijo fuera del matrimonio, porque varias misses boicotearon el concurso de Miss Mundo a celebrar en Nigeria, porque el talk televisivo The Oprah Winfrey Show consiguió que más de un millón de correos electrónicos colapsasen la embajada de Nigeria en los USA, porque una ONG se encargó del caso y porque un buen abogado les aplicó la misma medicina arcaica, demostrando que, según la propia Sharia, debe tenerse en cuenta el concepto de "embarazo de larga duración" y es posible un intervalo de cinco años entre la concepción y el parto. Dirán los católicos que Jesús salvó de la lapidación a una mujer adúltera, acuñando aquello de "quien esté libre de pecado que tire la primera piedra" (Evangelio según San Juan). Pero, el adulterio occidental es otra cuestión.

7 comentarios:

Mis proyectos académicos dijo...

En cualquier lugar del mundo, la institución matrimonial termina resultando un estorbo para la evolución de la sociedad. La conservación de la "embarazosa" unión marital no es más que un arcaísmo social contradictorio que restringe la emancipación de cada individuo para devolverlo a un estado de supeditación y control.

Siro dijo...

Tiran piedras contra su tejado.

estrella dijo...

Qué es adulterio occidental?
dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul.
¡Qué es adulterio occidental!
¿y tú me lo preguntas?
adulterio occidental eres tú
bss.

Nicolás dijo...

La Edad Media sigue estancada en muchos países incapaces e deshacerse de ella.

Siro dijo...

No hay piedras suficientes para lapidar a los adúlteros cristianos.

Rita dijo...

Rojillo, tengo el corazón petrificado.

Sonia dijo...

Ritita, tú la que tienes dura es la cara.