Camisa roja

lunes, 7 de junio de 2010

Escoja: camisa roja o camisa blanca, camisa roja remangada o camisa blanca con corbata, socialismo o socialdemocracia. Mientras duda, otros se ponen la camisa azul y salen a la calle a convencer y a amedrentar a ignorantes, incautos, desencantados y desclasados. Ponga música de fondo con la camisa negra de Juanes, lea, relea y reflexione. Los principios de los socialdemócratas son asumidos por los socialistas: reformismo, participación ciudadana, defensa del medio ambiente, integración de minorías, etcétera. Pero, cuando los socialdemócratas enarbolan esas banderas, olvidándose de la transformación gradual de la sociedad capitalista desigual en una sociedad más igualitaria, los socialistas deben reaccionar, porque los discursos sobre el Estado del Bienestar se quedan en eso, en discursos. Defender el humanismo, la justicia o la democracia es fácil. Defender lo público, la solidaridad y la lucha contra los privilegios es difícil. Propugnar la revolución, la lucha de clases o la dictadura del proletariado es anacrónico. Permitir la evolución del capitalismo social al capitalismo salvaje es cobarde. Estado fuerte, seguridad social, salud universal, educación universal, economía mixta, competencia regulada, derecho del consumidor, libre comercio, comercio justo, economía sostenible, energía alternativa, sistema fiscal progresivo, inmigración, integración multicultural, derechos laborales, derechos civiles, derechos humanos… Estos mandamientos se resumen en uno: justicia social. Como decía Quevedo, "no se debe mostrar la verdad desnuda, sino en camisa." Añado: en camisa roja.

9 comentarios:

Winston dijo...

Rojillo, you are extremely red. Social democracy supports gradualism, in the belief that a gradual process of reforming existing capitalist economies in a democratic manner will succeed in creating socialism. It rejects revolutionary forcible imposition of socialism. Its gradualism has resulted in communists and the far left accusing social democracy of not being true socialism and accuse it of accepting the values of capitalist society. Social democracy promotes the creation of economic democracy as a means to secure workers' rights. Social democracy rejects the Marxian principle of dictatorship of the proletariat, claiming that gradualist democratic reforms will improve the rights of the working class. Be water, my friend.

estrella dijo...

la camisa blanca mola, tiene un punto progre, new age, que engancha, es suave, bien cortada, se presenta en varios modelos y tallas (aunque la chica de la foto creo que ha elegido una un poco pequeña); la camisa roja es menos favorecedora, las costuras pueden ser un poco ásperas, no hay variedad, cada uno tiene que arremangarse, anudarse en plan gitano o ponerse un cinturón si le queda grande, eso sí, duermes mejor con ella, la blanca resbala por la noche. Gracias a todos los que aún conservan una camisa roja en el armario y pueden ponerla en estos dias, o al menos sacarla, plancharla y mirarse al espejo con ella.

Malpicán dijo...

Rojillo, o tema paréceme un pouco complicado e non entendín ben tanto cambio de camisa, pero a rapaza da foto é Gloria Bendita. Si tenta a Miña Santa poñer unha camisiña así de axustada, reventa tódolos botóns. A Miña Santa elle máis de franelas XXL ou algodóns brancos 100% de estilo clásico da Postguerra. Para unha noite de inverno está moi ben, pero para os calores destes días non iría mal a rapaza da foto, con ou sin camisa.

Asun dijo...

Señor Armas, sigue usted en su línea de inventarse cualquier discurso político para poner una foto con mujeres desnudas. En este caso bastaba con que pusiese usted una camisa.

Felipe dijo...

Mi jefe se pone una camisa con banderita española en la manga, hecha a medida por su sastre de toda la vida. Hecha a medida porque no hay talla en el mercado que se adapte a sus brazos, cortos y gordos, y a su barriga, flácida y desparramada.

Belén dijo...

Felipe, Top Model Descamisado, trae la camisa que quieras, mejor de mercadillo, que para lo que te va a durar. Tus tres BBB.

Funcio dijo...

Coa moda “Camisa oficial 2010” os homes funcionarios andamos algo descolocados, pois propón unha mixtura de estilo feminil e varonil, segundo para cada ocasión ou acto administrativo. Non todos nos sentimos cómodos a pesares de estar á moda. Camisas escocesas con reminiscencias celtas, cores neutras, con predominio do malva, lila e morado, amáis das camisas con raias azuis e brancas, adornadas con algunha frase do Himno Galego nas costas, ou camisas con motivos metropolitanos alusivos á Cidade Única. Combinan esas camisas con botas largas para usar por arriba de jeans informais, carteiras de coiro e fulares de cores vivas. En resumo un look moi chick á par que austero.

Nario dijo...

Funcio, en Medio Ambiente están catalogando un lagarto autóctono, para que podamos seguir usando los polos de Lacoste (mi madre acaba de regalarme otro, pensando que son los que están mejor vistos).

Bar Marcón dijo...

¡OÍDO COCINA!
¡UNA DE MIGAS DE PASTOR!
Con la que está cayendo, en nuestra carta hemos incluido algún plato económico, para clientes que atraviesan por penurias financieras, como las rústicas, pero no por ello menos sabrosas: ¡MIGAS DE PASTOR! Hacen falta estos ingredientes: una hogaza de pan de pueblo abandonado del interior, una cabeza de ajos de tierra de secano, una cucharada sopera de pimentón picante de tierra de regadío, 200 gramos de jamón serrano de cerdo criado libre por la sierra sin ningún tipo de presión de los mercados internacionales, 200 gramos de panceta gorda de cerdo gordo, dos rebanadas de pan para picatostes o picatostias según el cabreo, un vaso de aceite de primera prensión de finca de señorito andaluz experto en conseguir subvenciones y evadir impuestos, sal y un pastor. La preparación es sencilla, como todo lo del campo: la víspera, dejar las migas de pan envueltas en un paño húmedo mínimamente limpio; cortar en dados paralelepípedos el jamón; cortar en triángulos equiláteros la panceta para que se note que hoy en el rural hay cultura; cortar a modo de estrellitas de la UE las rebanadas de pan cagándose en to lo que viene de Europa; verter en una sartén cuatro cucharadas de aceite acordándose del señorito del cortijo; freír las figuras de panceta y jamón conjuntamente evitando los enfrentamientos entre ellos y buscando el diálogo social; retirarlas con una espumadera, si no les parece mal; en el mismo aceite (que hay que ahorrar austeramente), echar los dientes de ajo sin pelar, para pillarlos desprevenidos; pasarlos un poco por la sartén y retirarlos; hacer lo mismo con los banqueros; dorar los costrones de pan en la grasa sobrante o superávit; escurrirlos bien del aceite y reservarlos junto con las figuritas de panceta y jamón; añadir más aceite, acordándose de la Duquesa de Alba; echar una cucharadita de pimentón, espolvoreando con alegría; verter las migas; llamar a unas amigas; remover enseguida; revolcarse enseguida, que el mundo se acaba; gritar por la ventana: ¡EL MUNDO SE ACABA!; agregar las migas, cuando hayan cogido un poco de color (si no fuese así, llevarlas a unas sesiones de solarium); agregar las figuritas de jamón y panceta; agregar los tropezones de pan frito; agregar un pastor a la mesa, porque en momentos de crisis hay que ser solidarios y compartir; no hacerle fotos al pastor, que ofenden.