Herederos de nada

miércoles, 28 de abril de 2010



Decía Einstein que "ninguna riqueza puede ayudar a que progrese la humanidad". Una australiana, con una fortuna de más de tres millones de dólares, deja en herencia un dólar y medio a su ex marido, ex alcalde de Adelaida, y a sus tres hijas, como castigo por haber "conspirado" contra ella. Está en su derecho, si el dinero era suyo. Está en su derecho también al donar su fortuna a la organización católica Caballeros de la Cruz del Sur. Ahora bien, como se preguntaba y respondía André Breton, "¿qué es la riqueza?; nada, si no se gasta; nada, si se malgasta".

6 comentarios:

Siro dijo...

La muerte tenía un precio

Felipe dijo...

Mi jefe le prometió a la encargada que le dejará en herencia una parte importante de la empresa: las deudas.

Belén dijo...

Felipe, Onasis del Onanismo, si la riqueza se mide por el placer que produce, Berta debe ser multimillonaria. Tus tres BB+B

Funcio dijo...

A herdanza mellor que lle pode deixar un pai aos seus fillos é o amor pola súa familia, pola súa terra, polo seu país, polos seus. Tódolos galegos somos herdeiros de Don Manuel.

*Espero que a ningún rojo ou bloqueiro se lle ocorra engadir ás miñas verbas: "... que en paz descanse".

Nario dijo...

Funcio, entonces... ¿todos los gallegos tenemos que pagar el impuesto de sucesiones?

Winston dijo...

You know, rojillo, that Australian Aborigines are singular people. The word aboriginal was used in Australia to describe its Indigenous peoples early. It soon became capitalised and employed as the common name to refer to all Indigenous Australians. The word Aboriginal has been in use in English to mean first or earliest known, indigenous. Strictly speaking, Aborigine is the noun and Aboriginal the adjectival form; however the latter is often also employed to stand as a noun. The use in this sense has acquired negative, even derogatory, connotations in some sectors of the community, who regard it as insensitive, and even offensive. They usually have no heritage.