Sex Shop IVA

viernes, 19 de marzo de 2010

Problemas del Primer Mundo: ¿pueden las sex shops beneficiarse del IVA reducido del que se benefician los cines? La cosa es seria, va de directivas comunitarias y tribunales de justicia. Más detalles: la Administración belga multó a la sex shop Erotic Center por aplicar el 6%, en vez del 21%, a los clientes que veían películas pornográficas en sus cabinas de proyección individualizada. La empresa, pieza básica de la libertad de mercado, recurrió la multa, apoyándose en la sexta directiva comunitaria sobre el IVA de la Unión Europea, alegando que cada cabina es una sala cinematográfica, al margen del número de asientos (uno). Estado y empresa acabaron en los tribunales. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea sentenció, argumentando, como argumentaría cualquier ciudadano europeo que no hubiese estudiado Derecho, que una cosa es disfrutar privadamente de una película porno en una cabina y otra cosa es disfrutar colectivamente de cualquier película en un cine. La directiva de referencia regula el impuesto para servicios colectivos vinculados a la cultura, como cines, teatros, circos, museos o exposiciones. ¿Qué opinarán sobre el asunto en Mozambique o Haití?

5 comentarios:

Deleg. Estudiantes Humanidades dijo...

Je, je, je! Parece que don Rojillo ya sabía que alguien le encontró cierto parecido con Cary Grant. A otro profesor, ahora retirado, lo comparaban con Gregory Peck. Y también queda otro que se parece a Evaristo, vocalista de La Polla Records (hoy llamado Gatillazo), aunque Evaristo es mucho más guapo y mola infinitamente más, por no decir que el de aquí no mola nada de nada.

estrella dijo...

jolín! si no fuera por la pregunta finasl de Mozambique o Haití daría para comentar tantas cosas... que si la sexualidad de cada uno es la de cada uno y es bueno que los sex tengan esas cabinas, que si el IVA es mejor que lo carguen en otras cosas, que si la moralina oculta está detrás de estas directivas. Pero luego esa pregunta te deja tan frio, tan tocado, que se me baja la libido y ya no puedo pensar en el porno.

Winston dijo...

Pornographic films are motion pictures with the purpose of promoting sexual arousal in the viewer, often featuring depictions of sexual activity. In general, softcore refers to pornography that does not depict penetration or extreme fetish acts, while hardcore refers to pornography that depicts penetration and extreme fetish acts. Throughout its history, the movie camera has been used for pornography, but for most of that time pornographic movies were typically available only by underground distribution, for projection at home or in private clubs and also sex shops.

Alfred dijo...

However, Winston, you know that the Internet arguably changed the distribution of pornography more than any earlier technology: rather than ordering movies from an adult bookstore, or through mail-order, people could watch pornographic movies on their computers.

Malpicán dijo...

¡Ay Rojillo, xa nada é como era! Recordo ver La muerte tenía un precio no cine de Carballo, con o Manco, Clint Eastwood, e o Coronel perseguindo ó Indio pola recompensa, e como vibraba toda a sala, como patalexabamos, como quedabamos despois para tomar unhas tazas e para falar da película. Agora xa só hai multicines, a xente ve vídeos nas casas, é outra historia. De calquera xeito, se montaran en Malpica unhas cabinas desas de sex shop de seguro que terían moitos clientes, e bastantes deles se aliviarían na propia cabina.