Peineta

sábado, 20 de febrero de 2010

Peineta, término de doble sentido. Dícese del gesto obsceno de ex presidente de gobierno de derechas, estirando el dedo corazón y encogiendo los demás, con el que manda a tomar por culo a los que le critican. Dícese también del ornamento para el pelo con un cuerpo convexo y un conjunto de púas que se encajan en el moño de algunas mujeres. Anteriormente, los ex presidentes de gobierno guardaban la compostura propia de su rango; actualmente, todos menos Aznar lo siguen haciendo. Anteriormente, las peinetas se hacían de carey de caparazón de tortuga; actualmente, se hacen de plástico o metacrilato. Anteriormente, la peineta se usaba en procesiones, corridas de toros, tablaos flamencos o fallas populares; actualmente, el ex presidente de gobierno sin rango usa peineta en conferencias universitarias. Tradiciones de España la vieja.

8 comentarios:

Alfred dijo...

Aznar said: ¡fuck off!, but he knows that, from a male perspective, anal sex is considered to yield more tactile pleasure for the penis, the anus being tighter than the vagina. Women, however, rate anal sex as one of the least appealing forms of sex, due to its painful nature. In heterosexual encounters, the risk to the woman is greater than the risk for the man. At the same time, anal sex is held to carry a very low risk of unwanted pregnancy when not accompanied with vaginal intercourse, and in some populations is frequently used as a means of contraception, often in the absence of a condom. Anal sex, however, is claimed to be taking place in a climate of reduced sex education and fewer educational media outlets, leading to a lowered awareness of the health risks involved. For example, the risk of injury during intercourse is many times higher than that during vaginal sex. Also, the risk for transmission of the HIV virus is higher for anal sex than for vaginal sex, Medically, it is viewed as an unsafe sexual activity to be avoided, together with drinking or taking drugs before sex.

Bar Marcón dijo...

¡OÍDO COCINA!
¡UNA DE DEDOS DE NOVIA!

Conscientes de que entre la peineta y los cuernos hay una línea muy fina, en Bar Marcón, para nuestros numerosos clientes con peineta, recomendamos los exquisitos DEDOS DE NOVIA. Hacen falta: una novia con ganas de ponerle peineta a su novio; 150 gramos de nuez picada, almendra picada o cualquier cosa picada (salvo ajos, que el que se pica ajos come); 150 gramos de mantequilla lubricante de la marca Brando; 280 gramos de harina cernida o concernida; una pizca de sal o menos; 110 gramos de azúcar glass, class o business class; una cucharadita de esencia perfumada de la esencia de vainilla; 30 gramos de maíz transgénico de Iowa; un poco de maicena o my dinner; una cucharada de agua de azahar o de Coca Cola Light. La preparación no exige rodeos: tirarse a la novia por primera vez, para que al novio ya empiece a sentarle mal el sombrero; batir la mantequilla imaginando donde va a ser depositada luego; añadir el azúcar con elegancia y desprecio; añadir el perfume de vainilla; echarse algo de la esencia por los sobacos; echarla mantequilla a la novia en sus partes erógenas y exógenas; añadir el agua de azahar como por azar; añadir la harina cernida; quitar la harina cernida; volver a añadir la harina, para desorientarla; echar una pizca de sal gritando ¡ECHO SÓLO UNA PIZCA DE SAL!, para conocimiento general y para cuidar la hipertensión; mezclar todo, por hacer algo; envolver en la masa con extremo cuidado las nueces o almendras picadas (si se mezclan ambas, ya van picadas entre sí); volver a tirarse a la novia sin dejarle prácticamente tiempo para que le entren dudas morales; envolver bien la masa con aluminio o acero inoxidable; dejar enfriar, para que, paradójicamente, se ponga más dura; meter en el frigorífico varias horas o semanas; sacar del frigorífico, si puede ser, abriendo la puerta del mismo; formar cuernitos con la masa como quien no quiere la cosa y sin que nadie se dé por aludido; tirarse de nuevo a la novia, por si sigue siendo virgen; introducir donde hay que introducir y meter donde hay que meter, por ejemplo en el horno; hornear a 175 grados hasta que los cuernos estén dorados y brillen al sol; sacarlos; sacarla, ¡qué ya está bien!; pasar por azúcar glass; rebozar en azúcar; revolcarse con la novia en azúcar glass; chuparse los dedos; chuparle a la novia los dedos; consumar y consumir; mandar una tarjeta al novio con una foto de Jesulín toreando.

Rita dijo...

Tengo un sueño repetitivo en el que aparezco en una habitación roja vestida sólo con una mantilla negra.

estrella dijo...

En el sur de este nuestro estado, el tamaño y forma de la peineta iba en relación con el status social de la interfecta que lo llevaba en procesiones y corridas de toros, a dia de hoy las interfectas solo las usamos en sueños húmedos como los de Rita, la duda es ¿el tamaño importa? ¿el moño es mejor alto o bajo? ¿qué debe cubrir la mantilla?

estrella dijo...

Otra cousa, Alfred, Winston, Pep e demais, confirmar se é necesario instalar un traductor neste espazo para non perder os vosos seguro, sempre interesantes comentarios, neste pais, ainda o tri, pluri e bilingüismo non chegou a toda a poboación.
bicos sempre

Sonia dijo...

Ritita, ¿viste Los caballeros las prefieren rubias?

Déjate de mantillas flamencas, gitana.

Siro dijo...

Por sus gestos les conoceréis.

Careto dijo...

Cada vez que Felipe González publica un análisis económico, Aznar trata de imitarlo con la diferencia de que lo único que dice es una sarta de tonterías que pretende sean tomadas como "receta" contra la crisis. Aznar no tiene personalidad.