Duque de Cera

sábado, 13 de febrero de 2010




Don Jaime pasó a ser Jaime. El Duque de Lugo dejó de ser duque. En cuanto sus altezas consumaron su boda, al consorte le esculpieron una estatua en el Museo de Cera. En cuanto sus altezas anunciaron su separación, la estatua fue desplazada detrás de un burladero. En cuanto sus altezas se divorciaron, el Duque de Cera salió del museo en una carretilla proletaria. Quince años de alta alcurnia, quince años de museo, quince años de cera de palacio. Si bien no hay más cera que la que arde, no me cabe duda, señor Marichalar, que, como decía Zorrilla, "siempre vive con grandeza quien hecho a grandeza está".

12 comentarios:

Sole dijo...

No es que sea guapo, pero es alto, como Felipe o Juáncar, y no es justo que le llamasen la Infanta.

jessferro dijo...

No somos nada y sin capa y pantalones de flores, menos. Pobre Marichalar

Moncho de Moeche dijo...

O duque consorte máis ben tivo pouca sorte. En Lugo quedáronse sin duque pero manteñen ó Froilán de Todos los Santos e sobre todo teñen o San Froilán, no que se come o mellor pulpa á feira do mundo.

estrella dijo...

Fíjate, la gente te pone, te quita, te coloca en el lugar que creen que te corresponde y, al final, lo mejor, que cada uno haga de su capa un sayo, y que se coloque con lo que quiera y donde quiera.

Bakunin dijo...

Decir que Don Jaime de Marichalar y Sáenz de Tejada es de Tajada y se mete coca hasta las cejas depiladas es una muestra de mal gusto y de republicanismo anarquista para deteriorar a la sacrosanta institución de la Monarquía. A ver si ahora dejan a la Casa Real en paz y el Rey puede continuar cumpliendo su función principal, leer, mal, el discurso de Noche Buena.

Galeno dijo...

La cocainitis es una enfermedad de alto standing caracterizada por el abuso de estimulantes para la modulación de la dopamina, un neurotransmisor que se encuentra en las escasas neuronas del cerebro de algunos individuos aristócratas. Sus efectos estimulantes son muy inferiores en potencia y duración al de las anfetaminas, consumidas preferentemente por miembros de clase trabajadora. Hay pacientes de alta alcurnia que son cocainíticos por narices, o sea, se meten polvo de clorhidrato por sus enormes y prominentes narices, propias de los grandes de España. Los cocainíticos más pudientes consumen cocaína mezclada con procaína, que es un anestésico local madrileño de estructura química parecida, y sin embargo no la quieren mezclada con talco de Jonhson`s o Maizena, mezclas vulgares, más propias de la clase media o nueva burguesía. De hecho los de clases no aristocráticas devalúan el producto al denominarlo como perico, manteca o garlopa. Los efectos de la cocainitis son inmediatos y consisten en una elevación de la autoestima, elevación de la altura de uno mismo, incremento de la soltura, facilidad de palabra, locuacidad y elegancia extrema. La adición dura unos 15 años y, en cuanto empieza a declinar, el sujeto experimenta ansiedad por desplazamiento.

Chacho dijo...

Marichalar, Marichalar, Mari Chalao, Mari Chambao... Me quedo con La Mari.

Matilde dijo...

Me dan pena, pues hacían una buena pareja.

Aserejè ja de jè de jebe tu de jebere
sebiunouva majabi an de bugui an de buididipi.

Aserejè ja de je de jebe tu de jebere
sebiunouva majabi an de bugi an de buididipi.

Siro Rosales dijo...

Un hombre, elegante, europeo y moderno, que le hizo a este país de desagradecidos el favor de casarse nada más y nada menos con la Infanta Elena, se merece un respeto. Coincidiendo con Matilde:

Dale a tu cuerpo
alegría Macarena
que tu cuerpo es pa' darle
alegría y cosa buena.

Dale a tu cuerpo
alegría Macarena,
eeeeeeeeeh, Macarena,
aaaaaaaaaaah.

estrella dijo...

me apunto a lo de la macarena, alegria al cuerpo y cosas buenas

xan de couzadoiro dijo...

tabiques nasales de aluminio

salud y republica

Pedro Jose dijo...

A Marichalar le quitaron el coche oficial y ahora lo llevan en carretillo.Cosa de la vida.Saludos