Trilingüe

sábado, 16 de enero de 2010

Galicia trilingüe, hasta aquí todos de acuerdo. La fórmula propuesta, poco pensada, consiste en que todos, menos los gobernantes, piensen: que los padres piensen que deciden, que los directores piensen que tienen que decidir, que los profesores piensen que el inglés les da puntos, que los niños piensen que el gallego sobra y que todos piensen que hablando español la cosa se simplifica. Cuanto más sencillo es el instrumento de comunicación, más eficaz. Por eso, el éxito universal del inglés. Por eso, y porque es la lengua de los más poderosos. Se mezclan pragmatismo, utilitarismo, neocolonialismo y provincianismo. Eficacia y educación no siempre casan bien. La eficacia suele exigir especialización, la especialización a menudo lleva a la contradicción y la contradicción con frecuencia lleva a la falta de eficacia y casi siempre a la falta de educación. Por ejemplo, una propuesta, técnicamente eficaz, para conseguir comunidades educativas trilingües: que los padres hablen en gallego, que los profesores hablen en inglés y que los niños hablen en español; mientras, que los gobernantes estén callados. Para los que no lo saben: los gallegos no tenían problema lingüístico hasta que los gestores de la eficacia pensaron que ese virus les daría réditos políticos. La lengua gallega lo tiene difícil; es una cuestión de ignorancia, pues, como decía Antonio Machado, "todo lo que se ignora, se desprecia".

21 comentarios:

Deleg. Estudiantes Humanidades dijo...

Lola, Lola
"Lola es una chica de agencia y hotel / Que hace muy bien su papel / No hay otra que mueva mejor LA LENGUA ..."

Escrita por Joaquín Sabina e interpretada por la Orquesta Mondragón

Günter dijo...

I speak english in the intimacy, like Mr. Aznar.

See you later, hasta luego, ata loguiño.

Silvio dijo...

¿El cunnilingus cuenta como lengua en el decreto de plurilingüismo?

estrella dijo...

el bilingüismo no existe, el trilingüismo menos (lo dicen los neurólogos), cada uno piensa y siente en una lengua, (lengua materna) y luego puede dominar enteramente la comunicación en dos, tres o treinta lenguas más. Ahora bien, una cosa es la lengua-herramienta (el inglés, francés, chino...) y otra la lengua como expresión de la cultura de un pueblo, sus relaciones sociales, su forma de entender el mundo....visto así, ¿cual es la lengua de Galicia?
No voy a entrar en elrollo del decreto, me duele la barriga, me aburre, lo siento...

Bar Marcón dijo...

¡OÍDO COCINA!
¡UNA DE LENGUA!

Para clientes políglotas, el chef de Bar Marcón propone nuestra exquisita LENGUA EN SALSA DE HABAS. Para cuatro personas que hablen distintas lenguas, hacen falta: una lengua vehicular de ternera gallega, leonesa o inglesa, 400 gramos de habichuelas desgranadas o 400 gramos de fabas autóctonas, una cebolla de las que hacen llorar por la pérdida de una lengua vernácula, un par de zanahorias de un color que no levante suspicacias nacionalistas, un tomate maduro y responsable, un vaso de vino blanco con denominación de origen de la comarca de la lengua materna del cliente que va a pagar, algo de harina refinada (como el Conselleiro de Educación), un huevo batido y parte del otro, aceite de oliva extra virgen de la variedad Hojiblanca u Ojituerta, sal marina de la ría de Noia. El cocinero ha de tener siempre su lengua húmeda y en continuo movimiento durante la preparación: comprar una buena lengua, sin irse de la lengua en la carnicería; lavar bien la lengua, que nunca se sabe donde mete la lengua el carnicero; eliminar los cartílagos y nervios de la lengua, sin ponerse nervioso; hervir la lengua durante media hora en la olla rápida con agua y una pizca de sal; cantar mientras tanto canciones populares en la lengua materna del lugar de procedencia de la ternera; dejar que se temple un poco; parar de cantar o en todo caso silbar; pelarla (la lengua); cortarla en filetes finos sin compasión, sin que nos importe un rábano la tradición lingüística; colar el caldo; reservar el caldo (que nunca se sabe para qué puede servir); cocer en otra cazuela las habas con agua y una pizca de sal distinta a la que usamos para la lengua; esperar un cuarto de hora, si las habas son asturianas, ya que los asturianos son muy puntuales; picar la cebolla para que se pique más y provoque más sollozos y hasta llantos; picar las zanahorias con desprecio, como quien no quiere la cosa; poner a pochar con un poco de aceite y sal en otra cazuela (ya sé que son muchas cazuelas, pero, si no la tienes, pídesela a una vecina que esté buena); cuando coja color (la salsa, no la vecina), agregar el tomate pelado y picado, de modo que ya no recuerde en absoluto al tomate que fue; cocinar durante cinco minutos, sin pasarse, sin pasarse de listo; añadir una cucharada de harina refinada; brindar por el conselleiro refinado en tres idiomas (sin hacer brindis obscenos relativos a la orientación sexual de los seres humanos); rehogar brevemente (no al conselleiro); verter el vino, aunque parezca un despilfarro; verter un vaso del caldo resultante de cocer la lengua, sin que se mezcle con el vino vertido; agregar una cucharilla de romero de la marca Curro Romero; dejar reducir, como un salario medio; añadir las habas a la salsa de una en una, pasando lista, para que no se escaquee ninguna; pasar la lengua por harina y huevo (la de la ternera y la tuya, si te apetece); freírla en una sartén con el aceite bien caliente (la tuya mejor no la frías); tener siempre la sartén por el mango; colocar los filetes en una cazuela (si no la tienes, pedírsela a otra vecina que esté buena, que no conviene abusar de la misma); añadir la salsa a la lengua o viceversa; mezclar bien, pero sin que parezca inmersión lingüística; emplatar; aprenderse una expresión inglesa de entusiasmo y servir con estilo británico.

Cuca Fandiño dijo...

No comprendo como se puede discutir que sean los padres los que elijan la lengua en la que quieren que estudien sus hijos.

¡Ya está bien de tanta imposición de los nacionalistas con sus compinches socialistas!

Siro dijo...

No hay malas lenguas.

Galeno dijo...

Tiene mucha razón Antonio Machado con eso de que lo que se ignora se desprecia. La gente que no conoce su lengua la desprecia. Hay que saber que la lengua de uno es un órgano móvil situado en el interior de la boca, impar, medio y simétrico, que desempeña importantes funciones, como la masticación, la deglución, el lenguaje, el sentido del gusto y el cunnilingus. La musculatura de la lengua, que poco tiene que ver con la musculatura del propietario o arrendatario, tiene un origen hipobranquial, como la epiglotis y es posterior a la formación de la envoltura lingual. La amígdala palatina tiene el mismo origen tímico que el resto de los elementos del anillo de Waldeyer o Valderrama. Aunque parezca flácida, la lengua es un músculo potente, tanto que llega a ser el músculo más poderoso de todo el cuerpo en relación tamaño/fuerza (no lo es el pene, como piensan algunos que usan la lengua y el pene para lo mismo). La lengua tipo tiene forma de cono (también las hay con forma de coño, pero son excepcionales y muy buscadas), presenta un cuerpo, una V lingual y una raíz. El cuerpo, o porción bucal, comprende los dos tercios anteriores, la raíz, o porción faríngea, el tercio posterior, separados ambos por la V lingual o istmo de las fauces, que, aunque suena tétrico, no es peligroso. Las lengua tipo tiene varias partes. La cara superior, también llamada dorso de la lengua, que presenta la V lingual, abierta hacia delante, formada por las papilas caliciformes. La superficie del dorso de la lengua por delante de la V lingual, está en relación con el paladar, suele ser lisa y poseer unos surcos congénitos y otros adquiridos en las rebajas que diferencian las lenguas de los individuos (las hay suaves, ásperas, rugosas, malolientes, etc.). La cara inferior descansa en el suelo de la boca, que suele ser de gres o terrazo, por la humedad reinante. En la línea media se encuentra el frenillo o filete lingual, de primera o de segunda, de forma semilunar, decreciente o creciente, muy resistente, que se encarga de limitar los movimientos de la lengua, para que no parezca una lengua muy libidinosa. De no ser por este frenillo, podríamos incluso morir tragándonos la lengua, una de las muertes más tontas que hay, también denominada suicidio del imbécil. A ambos lados del frenillo de la lengua, en su parte más anterior, aparecen dos tubérculos, a modo de patatas de Xinzo de Limia, perforados en su centro, que son los orificios de los conductos de Wharton u orificios de salida de las glándulas salivales submaxilares o subaxilares. Más rezagados se encuentran los orificios de salida de los conductos de Bartolini o de las glándulas sublinguales italianas. A ambos lados del frenillo se visualizan las venas raninas, llamadas así porque las ranas tienen unas similares. Los bordes linguales, sobre todo en las personas bordes, son libres, redondeados, están en buena relación con los arcos dentarios y también cuentan, los de buena calidad, con filtradores de bacterias. La base de la lengua es gruesa y ancha, está en relación con los músculos milohioideos y genihioideos, con el hueso hioides y con la epiglotis, a la que se halla unida por los tres repliegues glosoepiglóticos, conocidos como Los Tres Sudamericanos. Por último, la punta lingual, que también es denominada vértice lingual por parte de los propietarios que han hecho el Bachillerato de Ciencias, sirve para degustar los alimentos mediante la masticación y para ser sacada cuando el propietario de la lengua quiere burlarse de un decreto lingüístico absurdo.

Sonia dijo...

Rojillo, el niño de la gallina... ¿no serás tú de pequeño?, aunque... ¿te vendrá de ahí el odio al tabaco?
Sobre la lengua, prefiero no opinar, ya sabes para que uso yo la lengua.

Asun dijo...

Señor Armas, es normal que los padres deseen que sus hijos estudien en castellano que es un idioma más importante que el gallego y que además aprendan inglés para salir por el mundo y manejarse bien.

Akito dijo...

Sayonaravengokitofotolenguamelicanaymevoy

Lito dijo...

Soy un padre gay, mi pareja es inglés, mi familia de la Terra Chá, acabo de adoptar un niño chino, y exijo que la educación infantil y primaria se le dé en su lengua materna, el chino mandarín.

Tancredo dijo...

En los colegios del Opus, con aulas segregadas por sexos, los niños hablarán inglés y las niñas francés, y cuando crezcan ya se apañarán entre sí hablándose en castellano.

Felipe dijo...

Mi jefe desde pequeño iba a Londres de intercambio pero solamente sabe decir: I like burger. Ya se sabe, cerdo come cerdo.

Berta dijo...

Felipe, Jefe de Estudios del Instituto Cervantes, ya sabes que somos mujeres de mundo y que los idiomas no son un problema para nosotras. El inglés lo dejamos para el business, el gallego para los trámites, el castellano para la vida social (que para eso somos de La Coruña) y el francés para ti. Tus tres BBB.

Funcio dijo...

Para demostrarlle ao Presidente a dilixencia dos funcionarios, nós xa temos superada a fase do trilingüismo, pois tódolos funcionarios somos quen de dirixirnos aos administrados nun perfeto galego normativo, nun castelán cervantino e nun inglés shakespeariano. Agora estamos xa a facermos cursiños de alemán para atenderen en condicións aos emigrantes retornados e orientalos sobre como facer a súa casa, como se empadroar e como votar.

Nario dijo...

Funcio, ¿es verdad que ahora un cursillo de inglés básico da más puntos que el Celga 4?

Salustiano dijo...

Si la lengua es tan importante, las mujeres llevan ventaja.

Balzac dijo...

Hay políglotas que sólo dicen tonterías en varios idiomas.

Felipe dijo...

Mi jefe es bilingüe, domina dos lenguas: el gruñido y el rebuzno.

Belén dijo...

Felipe, Cóndor de Los Andes, no hay lengua ni palabras para describir nuestro amor platónico, así que tú sigue sobrevolando esas altas cumbres inaccesibles que nosotras cada día seguiremos intentando escalar. Tus tres BBB.