Lista de divorcio

martes, 19 de enero de 2010

Antes lista de boda, ahora lista de divorcio. El capitalismo es camaleónico, se adapta a la sociedad enseguida, una sociedad de clases estratificadas a partir del éxito económico en el mercado de consumo y del capital acumulado por cada quien, una sociedad dinámica, en la cual tan cambiante es el status económico como el status civil. Los grandes almacenes Debenhams lanzan el producto "lista de divorcio", para que los invitados a la fiesta de ruptura nupcial colaboren en el equipamiento de la casa del divorciado. Nuevos productos de consumo, nuevos consumidores. Además, el divorciado pasa a ser un single, y los singles consumen más. Ante la maximización de beneficios, hasta los neoconservadores se olvidan de la indisolubilidad del sacramento del matrimonio. Hay que adaptarse a nuevos tiempos en los que quizás casa y casamiento no casen bien porque, como decía Jardiel Poncela, "patrimonio es un conjunto de bienes; matrimonio es un conjunto de males".

18 comentarios:

Malpicán dijo...

Rojillo, eso lles pasa ós que non son capaces de tirar para adiante cun matrimonio tranquiliño, de levarse ben coa Santa e de cumplir coma un home a cama. Todas as outras pequenas cousas se disculpan. Xa eso la lista de divorcio pareceme unha trapallada, copiamos o peor do extranxeiro.

Deleg. Estudiantes Humanidades dijo...

Gerardo, fuera de la casa. Arturo a fornicar. Pilarita, ganadora. Indhira, presidenta.

Mis proyectos académicos dijo...

Sí, claro que sí. El divorcio también debe mercantilizarse más allá del negocio asociado al derecho. Hasta hoy, era un mercado exclusivo para abogados y notarios.

Siro dijo...

Matrimonio, ¿sacramento o mandamiento?

Esquizo Frénico dijo...

Las rosas
rojas
cayeron
del pelo
de la novia
señal de
mala suerte
mal fario
de boda
el novio
no lo sabe
se cree
feliz
el bobo

Felipe dijo...

Mi jefe nunca se divorciaría, él es un buen marido, para el sexo ya tiene a la encargada.

Bea dijo...

Felipe, Jeque de la Gran Jaima, aunque seas un single forever y aunque vayas siempre a contracorriente, ¿no te apetece probar la poligamia sin papeles? Tus Tres BBB.

Funcio dijo...

Mellor un divorciado formal que un matrimonio de comenencia entre esposos que se poñían os cornos en canto o outro daba a volta. Os galegos déronse de conta de que aquel era un matrimonio con carantoñas nos medios e con puñaladas trapeiras na intimidade. O pobo galego, que é moderno, liberal e respetuoso coa vida privada de cadaquén, esixe formalidade aos seus dirixentes. Un divorciado austeiro e con clase nunca poría unha lista de divorciado no Corte Inglés de Ponte Pedriña.

Nario dijo...

Funcio, ¿qué tipo de lista pondrían los conselleiros de Cultura o Educación?, ¿de boda, de divorciado, de qué?

Bar Marcón dijo...

¡OÍDO COCINA!
¡MENÚ DE DIVORCIADO!
En Bar Marcón para nuestros clientes separados o divorciados tenemos un menú de supervivencia, cuyo plato estrella es el ¡HUEVO FRITO! Para freír un huevo hace falta, primero, sobre todo y fundamental, un huevo (aunque, si el cliente es valiente y ya ha superado la ruptura, se le pueden echar un par de huevos); conviene que el huevo sea de gallina de corral de confianza, mejor de la raza gallina de Mos, originaria de la Terra Chá, desde la época de los Celtas Cortos, que presenta un crecimiento lento, una buena aptitud cárnica y pone los huevos como hay que ponerlos, cuando hay que ponerlos y donde hay que ponerlos, que para eso es de la tierra de Fraga; esta gallina de cresta roja, barbillas rojas y pequeñas, orejillas rojas y pequeñas (o sea, una gallina más roja que rojillo), tiene un tronco ancho, profundo, largo e inclinado hacia la cola, por donde echa unos huevos marrones de por lo menos 50 gramos cada uno (si echase los huevos rojos, sería ya una gallina castrista). Además del huevo, para freír un huevo hacen falta una sartén, aceite y sal (los tres imprescindibles). A la mayoría de los divorciados los huevos les gustan con puntilla. Los hay que, acostumbrados a que su ex fuese la única que cocinase, piensan que la puntilla se compra aparte, como si se tratase de puntilla de Camariñas, no es así. Vayamos por partes: sacar el huevo del frigorífico sin que se caiga (se puede aprovechar el que se cae al suelo, pero siempre lleva tropezones, ya que el suelo de la cocina de un divorciado es como un vertedero ilegal); dejar el huevo durante un rato a temperatura ambiente, para que se crea que lo vamos a devolver al corral; cuando está relajado y confiado, partirlo por la mitad sin remilgos y sin romper la yema (el proceso se denomina cascarla, con perdón); hay distintos estilos para partir la cáscara: mediante precisa patada de kárate, con los dientes tras una voltereta y salida en doble tirabuzón, mediante golpe de cucharilla de la cubertería regalo de boda, con cuchillo de sierra eléctrico, etcétera; verter la clara y la yema, unidas para siempre, en un vasito de cristal de Bohemia; coger una sartén pequeña, antiadherente y antigubernamental; verter en la sartén dos dedales de aceite de oliva no virgen, o sea, sincero; calentar el aceite hasta que humee, si el divorciado es castellano hablante, o que bote fume, si es gallego parlante (cuanto más caliente esté el aceite, más caliente se pone el cocinero y más putilla se pone la puntilla); verter la clara y la yema con cariño en la sartén; echar una pizca de sal con garbo y desde una altura considerable; empujar un poco de aceite con una espumadera prestada por encima de la clara, como para arroparla pero de hecho para quemarla; esperar un par de minutos a que se haga, leyendo el Marca; meter la espumadera por debajo del huevo, sin que se entere; retirarlo de la sartén; depositarlo sorpresivamente en un plato grande sin guarnición alguna, para que sienta la soledad del huevo; servir; destrozar el huevo con pan, pringándose los dedos índice y pulgar; degustar, recordando las comidas con tu suegra.

estrella dijo...

el matrimonio y el divorcio son conceptos económicos, si no fuera por la prestaciones y las pensiones, si hubiera igualdad e independencia económica para todas las mujeres, de qué le iba a importar a nadie si quien duerme conmigo es mi marido, mi mujer o mi ajuntado?

Rita dijo...

Rojillo, una cosa es la lista de bodas y otra diferente es la lista de novias. A ver si borras a alguna de la lista que sino la competencia es tremenda y en la pelea por el macho alfa va a haber alguna que arranque ojos y resulta muy desagradable.

Siro dijo...

Si no hay matrimonio, no hay infidelidad, una pena.

Felipe dijo...

Mi jefe cumple siempre en su matrimonio. Durante la semana con su señora y con la encargada. El fin de semana deja descansar a su señora y se va de putas.

Berta dijo...

Felipe, Cupido Autodidacta, leímos en una revista científica que el amor solitario y autocomplaciente es de menor calidad que el amor en grupo. Una cosa es ser single y otra es ser recurrente en prácticas que no son buenas para tu salud. Tus tres BBB.

Sindi Kalista dijo...

¡BOICOT A ESA HUELGA ANTIGALLEGA Y ANTIPOPULAR!

PD: Los funcionarios quedamos todos para tomar café a las 11.30 en la Alameda, con el fin de debatir libremente sobre la importancia del inglés en la formación de nuestros hijos e hijas.

Funcio dijo...

Sindi, alí estarei á hora en punto, allí estaré puntual, I,ll be there at o´clock. See you later, hasta luego, deica logo na Alameda.

Nario dijo...

Sindi, yo no voy, que no da puntos, a lo peor hasta resta.