¿En qué hablo?

martes, 26 de enero de 2010

Papá, ¿en qué hablo?, pregunta absurda de un hijo a un padre. Papá, ¿en qué habla su hijo?, pregunta absurda de la Administración a un padre. ¿Quiere que el maestro le hable en inglés a su hijo?, pregunta absurda de uno que no sabe de docencia a otro que tampoco sabe. ¿Qué les parece que haya consultado a los padres sobre la lengua de sus hijos?, pregunta absurda de un Conselleiro de Educación a unos diputados del PP, quienes se lo agradecen, porque "los padres tienen siempre que decidir"; respuesta tan absurda y demagógica como la pregunta. Cosas absurdas de la burguesía, de la burguesía ignorante, como Monsieur Jourdain, "El burgués gentilhombre" de Molière, cuyo diálogo con el Filósofo debiera ilustrarnos:

- Filósofo: ¿Y son versos los que queréis escribirle?
- Monsieur Jourdain: No, no, nada de versos.
- Filósofo: ¿Preferís la prosa?
- Monsieur Jourdain: No. No quiero ni verso ni prosa.
- Filósofo: ¡Pues una cosa u otra ha de ser!
- Monsieur Jourdain: ¿Por qué?
- Filósofo: Por la sencilla razón, señor mío, de que no hay más que dos maneras de expresarse: en prosa o en verso.
- Monsieur Jourdain: ¿Con qué no hay más que prosa o verso?
- Filósofo: Nada más. Y todo lo que no está en prosa está en verso, y todo lo que no está en verso, está en prosa.
- Monsieur Jourdain: Y cuando uno habla, ¿en qué habla?
- Filósofo: En prosa.
- Monsieur Jourdain: ¡Cómo! Cuando yo le digo a Nicolasa: "tráeme las zapatillas" o "dame el gorro de dormir", ¿hablo en prosa?
- Filósofo: Sí, señor.
- Monsieur Jourdain: ¡Por vida de Dios! ¡Más de cuarenta años que hablo en prosa sin saberlo! No sé cómo pagaros esta lección.

10 comentarios:

Luis de Carnota dijo...

Xa só faltaba que estes paspáns da Xunta falaran en verso.

As falcatruadas do Conselleiro de Educación, teledirixidas dende Madrid, vannas pagar todos os rapaces galegos, sexan castellano hablantes ou galego falantes.

Bar Marcón dijo...

¡OÍDO COCINA!
¡UNA DE PUDING INGLÉS!

Para ayudar a que los estudiantes gallegos se vayan acostumbrando al inglés, suministraríamos a todos los comedores escolares, mediante ventajoso convenio Bar Marcón-Xunta, el exquisito PUDING INGLÉS. Para cada puding hacen falta: 900 gramos de harina blanca de trigales de las Highlands, 100 gramos de fécula feculorum, 10 gramos de sal fina o finísima, 500 gramos de azúcar de una isla tropical de la Commonwealth, 50 gramos de polvo para hornear, 50 gramos de leche en polvo (con perdón), una docena de huevos de corral de gallinas de raza Sussex, 30 gramos de gel emulsionante o emocionante, 700 gramos de margarina de la marca "Never Butter", 30 gramos de extracto de Malta de la parte más británica de la isla, 40 centímetros cúbicos de esencia de limón de una isla del Caribe de habla inglesa, 300 gramos de fruta escurrida, 100 gramos de uvas pasas sultaninas, 100 gramos de nueces del Yorkshire. La preparación hay que llevarla a cabo con flema británica: disolver la sal y el extracto de malta en el huevo líquido; meter un huevo en sal; sacarlo, si escuece; mezclar la esencia; colocar en la batidora todos los ingredientes menos las frutas, que son poco sociables; buscar entre las madres de los alumnos a una ayudante de cocina paleta; batir con la paleta hasta lograr una masa cremosa donde no se sientan los cristales de azúcar sin disolver, teniendo en cuenta que el uso del gel emulsionante reduce considerablemente los tiempos de batido (por tener en cuenta algo entre tanta improvisación); si el presupuesto del colegio no da para más, hacer el puding sin frutas, colocando el batido obtenido en moldes untados previamente con margarina y harina, llenándolos hasta la mitad de su capacidad, teniendo en cuenta también la capacidad del director y del jefe de estudios; si el presupuesto del colegio da para frutas, agregar las frutas antes de que se pudran o de que se enteren los padres de que se pudren; mezclar a baja velocidad, o a la velocidad permitida por la policía local, hasta lograr una dispersión homogénea, llenando los moldes de la misma forma que en el caso anterior; cocinar a 170º C por espacio de 30-35 minutos según el tamaño del molde utilizado y según el colegio tenga jornada única o partida; retirar del horno, para no gastar tanta electricidad; dejar enfriar; dejar enfriar los ánimos del consejo escolar; decorar con chocolate cobertura, dibujando el escudo del centro y una bandera británica; servir cantando God save the Queen.

Bakunin dijo...

La explotación de la burguesía sobre el proletariado es un hecho y el poder entender esta situación como derivada de la lógica del antagonismo fundamental de clases es lo que algunos entendemos por conciencia de clase, mientras otros están alienados, incapaces de percibir la explotación capitalista en la propia vida cotidiana, pero la única solución pasa por la revolución a través del anarquismo individualista.

Pibe dijo...

Felipe, ataca, tío, que sin tetas no hay paraíso, y las Tres BBB tienen seis.

Siro dijo...

Era discreto el discreto encanto de la burguesía.

Suso Simancas dijo...

Mientras estos yuppies xunteiros modernos descubren la pólvora en materia de idiomas, nuestros subdesarrollados vecinos portugueses hace medio siglo que descubrieron que el inglés se enseña a través de películas en versión original subtituladas. Esa es una lección, thanks (obrigado).

Felipe dijo...

Mi jefe es el ejemplo perfecto de burgués más analfabeto que Monsieur Jourdain. Estuvo en París, donde vio la Disneylandia, los Campos de Eliseo y la Torre Infiel, además se hartó de comer queso francés de Gouda (ese redondo amarillo que es holandés).

Berta dijo...

Felipe, ¡Oh, Felipe!, la prosa se nos queda pequeña para hablarte:

Lo tuyo es inmenso
y estás tan dotado,
lo nuestro es intenso
y es tan deseado.

Aunque no seas propenso
y estés del otro lado,
mantenlo bien tenso
y muy bien agarrado.

Déjalo en suspenso,
pero no olvidado.
¿Sabes lo qué pienso?
Que otros han cambiado.

(Tus Tres BBB)

Funcio dijo...

Consultarlle todo aos pais é unha das instrucións básicas da nova Xunta. É cousa dun acento: consultarlle aos pais, é consultarlle ao país. Hai que consultar aos pais (nin aos avós, nin aos fillos), porque son os contribuíntes, porque son os traballadores e porque son os que votan. Se os pais queren que os seus fillos teñan aulas en inglés, os mestres teñen a obriga de darllas; se os pais queren pagar os libros de texto en inglés, hai que deixar que paguen; se os pais queren que o Luar sexa en inglés, a Gayoso non lle queda máis remedio que cantar en inglés o de "Apaja o candil, Marica, chu, chu, apaja o candil, que hai moita luz".

Nario dijo...

Funcio, ¿decía la instrucción que a cada padre que venga, después de darle los buenos días, hay que preguntarle si quiere tomar algo?