Culto al cuerpo

viernes, 8 de enero de 2010

La nueva Ley General de la Comunicación Audiovisual prohíbe los anuncios de culto al cuerpo en horario infantil, esto es, desde las seis de la mañana a las diez de la noche; concretamente, recoge que "en horario de protección al menor, los prestadores del servicio de comunicación audiovisual no podrán insertar comunicaciones comerciales que promuevan el culto al cuerpo y el rechazo a la autoimagen, tales como productos adelgazantes, intervenciones quirúrgicas o tratamientos de estética, que apelen al rechazo social por la condición física o al éxito debido a factores de peso o estética". Cada año, las televisiones venían emitiendo casi medio millón de anuncios de belleza y el sector facturando más de 500 millones de euros. Cremas reductoras, pócimas mágicas, anticelulíticos meteóricos, potingues milagrosos, corporaciones dermoestéticas… son productos de consumo masivo en la sociedad de la imagen y la apariencia, donde el culto al cuerpo es ya un hábito. ¿Pasarán todos estos anuncios al horario adulto? Una isla: la TVE1 no emite publicidad.

4 comentarios:

Bar Marcón dijo...

¡OÍDO COCINA!
¡UNA DE SALMÓN LIGHT!
Para comensales amantes del culto al cuerpo, tenemos en la carta un plato con tan pocas calorías que después de comerlo se tienen menos calorías en el cuerpo que antes, nuestro SALMÓN LIGHT. Para una parejita delgada y bien avenida hacen falta estos ingredientes ligeros todos ellos: dos postas o tajadas de salmón blanco nuclear o rosa palo del estuario del río Yukón (Alaska), una zanahoria de la huerta de Murcia cortada en bastoncillos, una cebolla de kibbutz israelita cortada en rodajas gruesas, dos tronquitos de apio o morapio, un limón del Caribe, sal y pimienta o azúcar y canela, un zucchini cortado en rodajas o cualquier otro vegetal italiano, dos tomates pera o dos peras tomate cortados en rodajas, dos cucharadas de queso parmesano o paisano (por ejemplo de Arzúa), media cucharada de celollín picado por el diminutivo, dos cucharadas o menos de aceite de oliva virgen extra del mejor o manteca de cerdo derretida de la peor. En la preparación no hay que quemar energías: depositar en una sartén grande los bastones de zanahoria formando las iniciales de los comensales; colocar las rodajas de cebolla y los troncos de apio formando un enrejado arabesco de estilo mudéjar; añadir sobre el enrejado las postas de salmón salpimentadas, mirándole a los ojos a la cabeza del salmón, que ha de conservarse al lado, antes de aprovecharla para una sopa; cubrir el fondo de la sartén con agua que no toque el pescado (que sea agua mineral Perrier del tiempo); rociar con jugo de limón a gusto, exprimiéndolo sin pringarse los dedos; cocinar a fuego mediano durante 20 minutos hasta que el salmón cambie de color, la carne esté firme y las carnes prietas; no sobrecocinar, ni sobrepasarse criticando a la gorda de la mesa de al lado; blanquear las rodajas de zucchini para que no se sientan discriminadas por razón de su color o raza; enfriar bajo agua fría de una marca que no sea Perrier; aceitar, mientras se cocina el salmón, una fuente de horno con media cucharada de aceite o seis gotas; colocar las tajadas de tomate alternadas con las rodajas de zucchini para que sepan lo que es convivir en un espacio reducido; condimentar con sal y pimienta o bien salpimentar; espolvorear con el queso rallado; polvorear la nariz de la comensal hembra; gratinar en el horno a fuego fuerte (no meter la mano para comprobar la temperatura); servir este acompañamiento con el salmón; espolvorear con el cebollín (con el cebollín picado se entiende); rociarlo todo con un chorrito de aceite de oliva; servir con estilo de pasarela; comer despacito y masticando bien para que cunda; hacer footing después.

Malpicán dijo...

Rojillo, eu sempre tiven culto ó meu corpo, sempre o alimentei en condicións (callos, cocido, caldo, laconada, etc.), sempre o hidratei ben (mencía, ribeiro, orujo, etc.)e sempre lle din sexo cando puiden (marital, extramarital, manual, etc.), pero nunca usei unha crema para a cara ou para a pel, conmigo non fan negocio os anunciantes de productos de beleza, eu xa lle son guapo de seu.

Paíño de Zas dijo...

Os que o levamos peor somos os que en vez de cultivar o corpo temos que cultivar as leiras.

Moito fitness, footing, lifting e outras caralladas pero ben que queredes despois productos naturais que só os labregos auténticos sabemos sacarlle á terra.

Akito dijo...

Sayonaravengokitofotochicadobleymevoy