Barriobajero

domingo, 10 de enero de 2010

El Cabanyal es un barrio bajero de Valencia. Barrio bajo, barrio al nivel del mar, barrio viejo de pescadores, barrio pobre en economía, barrio rico en patrimonio. Barriobajeras son las puñaladas que los especuladores y las especuladoras administraciones local y regional vienen dando al barrio. Quieren dejarlo morir para justificar su derribo. Cuestión de siglas: disfrazado de PEPRI (Plan Especial de Protección y Reforma Interior), un macro proyecto urbanístico pretende demoler más de millar y medio de viviendas y sustituirlas por inmuebles más rentables en este barrio declarado BIC (Bien de Interés Cultural). Los partidarios: Barberá, Camps, los populares valencianos y los promotores inmobiliarios. Los contrarios: los vecinos, la plataforma Salvem el Cabanyal, el Tribunal Supremo, el Gobierno de España, el Ministerio de Cultura, la Subdirección General de Protección del Patrimonio Histórico, la Secretaría General Técnica del Ministerio de Vivienda, la Real Academia de la Historia, el Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España, el Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí, los socialistas valencianos y los intelectuales (Susana Fortes, Julio Llamazares, Manuel Vicent, Fernando Delgado, Juan Cruz…). José Luis Sampedro advierte que "salvar esas casas, esas estructuras, esa planificación urbanística, es más que un problema urbanístico; estamos hablando de salvar un estilo de vida culturalmente civilizado que no exige gastos, que no está hecho para la especulación, sino para la gente sencilla, con valores humanos y no económicos". Menos mal que el Tribunal Supremo exigió al Ministerio de Cultura declaración sobre si la actuación municipal implicaba un evidente expolio. Así lo hizo. Se para el plan. A veces, pocas veces, la cultura se impone al negocio barriobajero.

10 comentarios:

Mis proyectos académicos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Santiago Asegura dijo...

Si el diablo tiene cuernos
la serpiente cascabel,
Mackie tiene una navaja
pero nadie la puede ver.

Jamás deja rastro en un crimen
es astuto como el chacal,
con sus guantes Mackie el Navaja
borra huellas, sus huellas de rufián.

Un domingo descubrieron
un cadáver tirado en un portal,
nadie dijo que vio una sombra
doblar la esquina sin mirar atrás.

Pero en los barrios que dan al río se bebió
con el dinero que rodó en un zaguán,
y suena una canción que habla de Mackie,
"el rey de los bandidos ha vuelto a la ciudad"

Se encontró a Jenny Towler con un cuchillo
en el corazón y sin nada de cash,
Mackie ahora vive como los ricos
y la ley la dicta su puñal.

En el soho tiene su reino
y los poderosos corren a pagar,
les da protección Mackie el Navaja
que es el amo de la ciudad.

Como cuenta la historia que ahora termina,
el crimen nunca gana, como se verá,
pero admito que tengo miedo
Mackie ha vuelto a la ciudad.

Cuca Fandiño dijo...

Los socialistas son todos unos antiguos que siempre se oponen a la modernidad y a la modernización urbanística de las ciudades. No hay más que ver lo que sucede en La Coruña.

Siro dijo...

Ser o no ser… del centro.

Felipe dijo...

Mi jefe es forofo de Camps. Desde que se enteró de la marca de sus trajes los compra por pares pero le sientan peor, como no podía ser de otra manera al ser todavía un neandertal poco erguido.

Berta dijo...

Felipe, Juglar del Reino, que sepas que las tres somos de barrio, pero no barriobajeras. Somos de barrio fino, residencial de clase media-alta o más bien alta. Ahora bien, puestas a confesarte intimidades, que sepas también que en la cama podemos llegar a ser todo lo barriobajeras que tú quieras. Tus tres BBB.

Funcio dijo...

Aquel goberno bicéfalo, de escura membranza, desconfiaba dos galegos. Por iso lles prohibíu construír perto do mar, onde os constructores galegos se esmeraban en embelecer a nosa costa. Foi unha sorte que Don Alberto depositara as responsabilidades da ordenación do territorio en Don Agustín, un home con bó gusto urbanístico e nada sospeitoso de corrupcións, ademáis dun home que confía nos galegos e no seu criterio á hora de edificar respeitando o medio ambiente e a beleza das nosas rías. Agora sí que os constructores están "a gustín".

Nario dijo...

Funcio, ¿la gente que vive en casas ilegales puede votar?

Cándido dijo...

Sin este blog mi vida en el barrio sería monótona y gris. Saludos y feliz año a todos.

Belén dijo...

Felipe, Discóbolo clásico, suponemos que los excesos navideños no habrán añadido ni un gramo a tu magnífica figura, pues nosotras continuamos rindiendo culto a tu cuerpo. Tus tres BBB.