Ángelus

domingo, 3 de enero de 2010

Unos pocos, devotos y despejados, escuchaban el primer Ángelus del año, mientras la mayoría, beodos y agotados, intentaban recuperarse de la despedida del año anterior. Las sabias palabras del Santo Padre, sin duda inspiradas por el Espíritu Santo, han de ser una guía para el año venidero. La resaca no debe nublar la clarividencia de las mismas, pues está claro que "nosotros confiamos en que Jesús reveló de un modo definitivo su voluntad de estar con el hombre y de compartir su historia para guiarnos a todos a su Reino de amor y vida", y está claro que la gente no es feliz porque no quiere, ya que, aunque haya problemas derivados de la crisis, "gracias a Dios, la esperanza no se basa en pronósticos improbables, ni en previsiones económicas". Si la cosa va mal, siempre nos quedará París… ¿o Roma? Es más fácil creer que dudar.

8 comentarios:

Asun dijo...

Señor Armas, hay pocas personas que tengan la inteligencia del Papa Benedicto XVI y por eso todo lo que dice es importante para la humanidad. Es una pena que hoy la juventud no siga los consejos del Papa sobre cuestiones como el aborto o el botellón.

Siro dijo...

Ángeles caídos.

Bea dijo...

Felipe, Ángel de Amor, ¿por dónde andas?

Cada día rezamos el ángelus para que te apiades de estas humildes beatas que sienten devoción por ti, pero tú meneas tus alitas y te alejas como un cupido que no sabe a quién disparar sus flechas. Tus tres BBB.

P.D. Ya descubrimos dónde pasó Berta estas vacaciones, pero no podemos decírtelo para evitarte celos.

Funcio dijo...

A asistencia ao Ánxelus está a ser unha das causas de xustificación de saídas máis usadas polos funcionarios nesta etapa da Xunta eficaz. É unha xustificación que non se cuestiona porque os funcionarios voltan ao seu posto de traballo conscientes de que a súa tarefa non é só administrativa senón tamén espiritual. A repercusión do Ánxelus en San Caetano nótase por exemplo no Corte Inglés de Ponte Pedriña, especialmente nestas datas.

Nario dijo...

Funcio, yo probé a ser sincero –como nos pide Don Fonso- y puse directamente: "motivo: Corte Inglés" y coló perfectamente (quizás porque tomaron lo de "Corte" como una necesidad de atención médica).

Galeno dijo...

La angelitis es una enfermedad de la vista que padecen personas demasiado beatas e infantiloides, que llenan la casa de angelitos de Murillo, Fra Angélico, etc,, hasta el punto que el exceso de ángeles les impide diferenciar los colores, por eso también se conoce como discromatopsia. Aunque ningún angelótico confunde los mismos colores que otros, incluso pertenecientes a la misma familia, es muy frecuente que confundan el verde y el rojo, por lo que, cuando van de compras, muchos dependientes los consideran estúpidos; sin embargo, pueden ver más matices del violeta que las personas de visión normal y son capaces de distinguir personajes camuflados, como los duendes y diablillos. También hay casos en los que la incidencia de la luz puede hacer que varíe el color que ve el angelótico. El defecto genético es hereditario y se transmite por un alelo recesivo ligado al cromosoma X o de empate. Si un varón hereda un cromosoma X con esta deficiencia será angelótico, en cambio, si lo heredan las mujeres, sólo serán angelóticas aquella cuyos dos cromosomas X tengan la deficiencia y empaten; en caso contrario, es decir, que gane el de casa o el de fuera, serán sólo portadoras o porteadoras, que viene siendo lo mismo, pudiendo transmitirlo a su descendencia o incluso a sus hijos. Esto produce un notable predominio de varones entre la población afectada de angelitis, pero a nadie le importa. Los angelóticos más famosos fueron los hermanos Dalton, que generaron la saga de los angelóticos daltónicos, muy extendidos por Estados Unidos, lo cual hace pensar que tal vez la angelitis daltónica vaya ligada a la expansión de la comida basura.

Malpicán dijo...

¡Ay, rojillo, quen fora o lobo feroz! A rapariga da capuchiña está de toma pan de brona e molla. Se sigue medrando, este blog pode levantar a líbido e algo máis.

Rita dijo...

Rojillo, el cambio de look del blog no está mal, pero comprenderás que una esté ya un poquito harta del protagonismo de la Bellucci. Beso.