Franquismo y topless

jueves, 10 de diciembre de 2009

El franquismo y el topless tienen en común que ambos son una tendencia, tendencia hacia una política totalitaria y tendencia hacia un desnudo totalitario. Según la Real Academia de la Lengua Española, el franquismo fue "un movimiento político y social de tendencia totalitaria, iniciado en España durante la Guerra Civil de 1936-1939, en torno al general Franco, y desarrollado durante los años que ocupó la jefatura del Estado". Menos mal que fue sólo una tendencia, ya que, según Amnistía Internacional, fue el segundo régimen con más desaparecidos del mundo, tras el de los Jemeres Rojos en Camboya. Para la RAE, el franquismo no fue una dictadura, ni un régimen fascista, fue una tendencia. El topless, durante el franquismo, fue también una tendencia al pecado, si acaso pecado venial, que se convertía en pecado mortal, si la tendencia conducía al nudismo integral, aunque, para evitarlo, siempre estaba la Ley de vagos y maleantes y la correspondiente denuncia por escándalo público de alguna señora amiga de otra de la Sección Femenina. En la actualidad el topless es una tendencia a la opción de libertad y comodidad femeninas. Ahora bien, las no partidarias del topless, y sí de las últimas tendencias, han de saber que la tendencia al bikini con el estampado tie-dye, degradado de gris, blanco y amarillo, con lunares blancos sobre fondos rojos o negros, estilo pin-up total y con un corte alto, así como la tendencia al escultural trikini negro o la tendencia al bañador de estilo retro con escote halter o muy pronunciado, tanto en colores lisos turquesa o naranja como en estampados geométricos, serán sustituidas el próximo verano por otras últimas tendencias. Ante la complejidad de seguir las tendencias de la moda, una recomendación: señoras, hagan topless, o mejor, nudismo.

15 comentarios:

Galeno dijo...

La mastetitis es una enfermedad diferenciada según género. En los hombres es una patología psicológica que consiste en la obsesión por mirar los pechos de las mujeres y, aunque estén vestidas, imaginárselos siempre desnudos y turgentes. Es una enfermedad que no tiene cura, pero que le permite al paciente llevar una vida normal, si exceptuamos las lesiones provocadas por alguna bofetada bien merecida. Sin embargo, en las mujeres la mastetitis no puerperal describe una lesión inflamatoria de los senos. Se da en mujeres en edad reproductiva y con ganas de sexo, más cuanto más edad y más ganas se tienen. La mastetitis no puerperal, es decir, donde no ha habido un embarazo reciente y consentido o que no ocurre durante la lactancia materna y menos durante la paterna, tiende a ser localizada a una parte específica del seno, a menudo en esa zona tan conflictiva socialmente por su marginalidad que se halla cerca del pezón y la apetecida areola, más frecuentemente en el lado superior e interno del seno, en dirección a la línea media del cuerpo del coseno, por eso hay que estudiar geometría para descubrirla. Es raro que aparezca en los dos senos a la vez, razón por la cual muchas mujeres provocan la inflamación del otro seno para igualar la cosa estéticamente. El área afectada se enrojece, la propietaria también, sobre todo si practica topless en playas concurridas. No hay que confundir la mastetitis con la mastitis, que es una enfermedad masculina caracterizada por la necesidad de poseer compulsivamente cada vez más y más titis.

Pink lady dijo...

Te veo muy puesto en las ultimas tendencias de la moda rojillo!Como mujer,he de decir que aunque me encanta seguir estas tendencias e ir a la moda,me parece estupenda tu recomendación...

Malpicán dijo...

Rojillo, eu que son un producto do franquismo recoñezo que quedei soprendido a primeira vez que vin unha moza coas tetas ó aire na praia de Caión. Iba eu coa miña Santa e coa miña sogra, que en paz descanse, e casi caio polas escaleiras de acceso á praia en canto mirei aquela maravilla da natureza. Eu que sonlle máis ben de tumbona e chiringuito nunca fixen tantos paseos pola orilla e ata botei unha hora na auga ó mesmo tempo que a nena. Non lle perdín ollo á rapaza en toda a tarde, acabei cunha tortículis de carallo e de noite soñei con aqueles peitos dourados, coma se Caión fora Copacana. Eso sí, coa miña Santa e coa miña sogra, que Dios teña na Gloria, moito criticamos a aquela desvergonzada, que, aínda por riba era filla dunha familia de Malpica das de misa de domingo e velatorios.

Bar Marcón dijo...

¡OÍDO, COCINA!
¡UNA DE TETAS DE MONJA!

En Bar Marcón recomendamos un postre muy navideño, tanto para clientes franquistas como liberales, las famosas TETAS DE MONJA. Hacen falta: una monja de clausura despechada, las claras de dos docenas de huevos cuidados por monjas clarisas, las yemas de cuatro huevos de la gallina del niño del pitillo, tres cuartos de kilo de azúcar de caña cubano bien dotado, pasta de mazapán de Toledo o suburbios, azúcar glas para que quede fino, una gran oblea u ostia bien dada. La elaboración es austera y sencilla como la vida monacal: coger una buena ostia como base, como base de las relaciones en general; mazar una capa fina de mazapán; mazar a la monja de modo respetuoso pero dejándola satisfecha; pasar por toda la capa una cucharadita de yema de huevo; pasar por toda la monja un par de yemas; pasar el infierno antes de la gloria, esto es, pasar por un cono de dimensiones homologadas (15-20 cm.)las claras batidas a punto de nieve; ponerse a punto de nieve; calentar también el horno a 200º; hornear unos 10 minutos, que no se suele aguantar más; sacar del horno; dejarse ir; esparcir el azúcar glas como salga; disfrutar del placer final; degustar el postre; confesarse; cumplir la penitencia.

Paco Tilla dijo...

Una de mis frustraciones es no haber hecho el amor con una de la Sección Femenina, mientras su marido estaba en un desfile de la Falange y sus niños en un campamento de la OJE.

Sonia dijo...

Rojillo, dices las cosas con tanta contundencia que me entran ganas en pleno diciembre de irme a una playa desierta y ponerme desnuda mientras los demás escuchan villancicos en los abarrotados centros comerciales de la ciudad. Un besazo.

Asun dijo...

Señor Armas, no veo por qué una mujer tiene que mostrar sus pechos a nadie en una playa o donde sea. La discreción es una de las principales virtudes de las mujeres sobre todo en público pero también en privado.

Siro dijo...

Sin tetas no hay paraíso.

Felipe dijo...

Mi jefe tiene más tetas que Pamela Anderson, mejor dicho más grandes… y más fofas… y más caídas… y más peludas, pero a la encargada le gustan.

Berta dijo...

Felipe, Fittipaldi de nuestras curvas, las tres hacemos topless cuando vamos de vacaciones, pero no en las playas urbanas de nuestra ciudad, no por recato sino porque consideramos que nuestros pechos espectaculares solamente deben alegrar la vista de nuestro elegido; es cuestión de que los veas, toques y valores. Tus tres BBB.

Funcio dijo...

Na etapa do goberno impúdico, as funcionarias acudían aos seus postos de traballo con escotes abertos e longos ou con transparencias e veladuras, para mostraren os seus encantos glandulares. Na etapa do goberno púdico, as funcionarias veñen a traballar con vestimentas recatadas e sempre ben tapadiñas, aínda que algunha secretaria ven tapadiña pero algo ceñida de máis. Nembargantes, son agora moitas máis as funcionarias, recén paridas ou non, que disfrutan de horas e horas de lactancia.

Nario dijo...

Funcio, ¿los tickets de la cafetería donde consta que me he tomado un vaso de leche con el montadito me valen para justificar horas de lactancia?

Pibe dijo...

Yo cuando voy a la playa llevo mi libro y mis cascos y no me fijo en absoluto si a mi alrededor hay mujeres en topless, voy a lo mío y punto. La última vez que fui a la playa fue en 1998. Ahora veo a las tías despelotadas en las playas vía satélite y por internet, me pongo morado.

xan de couzadoiro dijo...

voy a combouzas.

salud y republica

Anónimo dijo...

I want to quote your post in my blog. It can?
And you et an account on Twitter?