Rioja Tinto

sábado, 14 de noviembre de 2009

Una cosa es el Plan Nacional sobre Drogas y otra es el Rioja Tinto. Casi cuatro millones de españoles abusan del alcohol, el resto abusa de otros productos. Casi dos millones de españoles dependen del alcohol. Abusan los que beben el equivalente a medio litro de vino al día. Dependen los que beben el equivalente a una botella de tres cuartos al día. Las estadísticas están recogidas por sociólogos sobrios, pero no serán del todo fiables hasta dentro de un par de años, cuando todos los datos estén elaborados por informáticos sobrios, que cotejarán el antes y el ahora. Antes, los dependientes tenían unos 50 años; ahora, los dependientes tienen unos 20 años. Antes, bebían sólo alcohol; ahora, consumen otras drogas. Antes, consumían habitualmente en días laborables; ahora, consumen compulsivamente en fines de semana. Antes, delirium tremens; ahora, tremendo delirio. Pero, mucho antes, en el siglo XIII, en San Millán de la Cogolla, el primer poeta español, Gonzalo de Berceo, alababa las bondades del vino de La Rioja en sus versos. El Rioja Tinto de calidad poco tiene que ver con el alcoholismo. El bebedor de Rioja Tinto ha de ser equilibrado, aromático y con buqué, como el vino. Ha de ser mestizo, como el vino, hijo de Tempranillo, Garnacha, Mazuelo y Graciano. Ha de ser delicado, como el vino, al que, cuando es elaborado para reserva, se le elimina hasta el raspón del racimo antes de la fermentación. Ha de ser maduro, como el vino, que, en el caso de un gran reserva, se ha pasado en barrica de roble un mínimo de dos años y en botella después un mínimo de tres. Como decía el romántico Bacon, "vieja madera para arder, viejo vino para beber, viejos amigos en quien confiar, viejos autores para leer".

9 comentarios:

Mariló dijo...

¡Viva Rojillo que rima con Campillo!. Mejor el Reserva 2001 que el crianza 2005 aunque éste último es mejor que el Reserva de muchas bodegas. Ya está en mercado la botella de medio litro, con lo cual te la pifias y no eres dependiente. Besos a todos.

Mariano Rajó dijo...

¡VIVA EL VINO!
¡VIVA CAMPS!
¡VIVA EL VINO!
¡VIVA AGUIRRE!
¡VIVA EL VINO!
¡VIVA GALLARDÓN!
¡VIVA EL VINO!
¡VIVA RATO!
¡VIVA EL VINO!
¡VIVA FRAGA!
¡VIVA EL VINO!
¡VIVA AZNAR!
¡VIVA EL VINO!
¡VIVA LA BOTELLA!
¡VIVA LA BOTELLA...
........ DE VINO!

Galeno dijo...

La cirrosis hepática es la cirrosis que afecta al tejido hepático como consecuencia final de diferentes enfermedades crónicas, pero el reserva Cincel Magnum de 1999, de las Bodegas Virgen del Valle, procede de racimos recolectados en los alrededores de Samaniego (Rioja Alavesa) de las variedades tempranillo (95 %), resto graciano y mazuelo de cepas con una edad superior a 30 años, que una vez recolectados son elaborados fermentando a temperaturas no superiores a 30º, macerándose durante 15 días, cediéndonos los hollejos todo su poder hasta que en la primavera siguiente pasa a barricas de roble americano, seminuevas, trasegándose cada 6 meses, y donde reposan durante 24 meses, pasando posteriormente a depósito, donde se clarifican con claras de huevo a finales del 2003, llegando a la botella en febrero de 2004, las cuales permanecen en los calados de piedra, a una temperatura constante de 13º, lo que hace que presente un color rojo cereza con ribete atejado de notable intensidad, aromas de fruta madura y vainilla, cuero y monte bajo. Resultando en boca, sabroso, vivo, redondo, largo, con potencia, gran estructura, un toque tánico agradable, y un final largo y persistente. Así que las consecuencias de la cirrosis hepática sobre la salud del paciente dependen fundamentalmente del grado de funcionalidad que el hígado pueda conservar a pesar de la alteración histológica y de su capacidad adquisitiva para comprar un vino que anda por encima de los 35€ en bodega.

Rita dijo...

Si en este blog hubiese algo de lógica, Bar Marcón, cruzando el post anterior sobre la masturbación y este sobre el vino, debería deleitarnos con unas Peras al vino.

Moncho de Moeche dijo...

Mira, Rita, eu non che son de Rioja pero déchesme unha idea: vou botar unha palla ao tempo que tomo un Mencía de Valdeorras antes de que empece o partido España-Argentina.

¡VIVA EL VINO Y LAS MUJERES... Y EL FÚTBOL NACIONAL!

Salustiano dijo...

Estoy harto de tanto apoyo al Rioja. Gonzalo de Berceo era del Bierzo, de ahí su apellido que viene del castellano primitivo, y el vino que le gustaba era el de Cacabelos (Bierzo, León).

Pirulo dijo...

Rita, para las peras al vino no te hace falta Bar Marcón. Ingredientes: una botella de Rioja y unas peras. Elaboración: descorchas la botella de Rioja, te bajas los pantalones, te sirves en una copa ancha, echas medio litro de vino en un bol con las peras peladas, te la pelas, tomas una copa de vino, te la vuelves a pelar, tomas otra copa, te la pelas, otra copa, te corres, brindas por ti y por todos tus compañeros, te subes los pantalones.

Felipe dijo...

Mi jefe se las da de entendido en vinos. La pasada Navidad me encargué yo del regalo de la oficina: una botella de Rioja Curium, reserva 2001, de las de más de 100€. La abrí con cuidado en mi casa, me la bebí a su salud y la rellené con un reserva Mauleón de unos 7€. Le encantó al muy imbécil. La próxima Navidad se la relleno de vino Don Simón de brick.

DamN dijo...

Leo mucho la palabra "ABUSO".
Ese es el problema.

Personalmente prefiero el Wisky. Isralndes si es posible.

Aunque en mi trabajo (comprador) recibo botellas de tinto constantemente "para conservar la buena relación" (Dios bendiga mi país y mi trabajo).
Y recién ahí comencé a enfrentarme mas al jugo de uva.

Faltan 2 meses para mis vacaciones de verano. Estoy muy tentado con visitar MENDOZA aqui en Argentina, cuna del vino nacional.
Diré adios a la costa...?

Volviendo al tema: excelentisimo relato Pedroo

Damn