Onanismo

jueves, 12 de noviembre de 2009

Si se dice onanismo, suena culto. Si se dice masturbación, suena soez. Si se dice hacerse una paja, suena vulgar. Si con la última acepción recordamos citas literarias vuelve a parecer culto. Manuel Vázquez Montalbán en La rosa de Alejandría: "me voy a hacer una paja esta noche en su honor"; Francisco Umbral en Madrid 650: "se animan a hacerse una paja, pero no llegan hasta el final porque se duermen"; Juan Marsé en La oscura historia de la prima Montse: "tú supones, mamón, tontoelculo, que no quiero confesar porque me hago pajas; pajas como las que tú te haces, ¿verdad?". Álvaro Pombo en Los delitos insignificantes: "dejarse tocar las tetillas dichosas, desnudarse, hacerse una paja quizá"… Al parecer, está bien que los jóvenes se aficionen a la literatura, pero no a la masturbación, y está bien que los jóvenes adquieran autoestima, pero no mediante la educación sexual. La Junta de Extremadura ha lanzado la campaña El placer está en tus manos, dirigida a adolescentes, organizada por el Instituto de la Mujer y el Consejo de la Juventud, montando talleres en distintas ciudades extremeñas. Las fuerzas vivas conservadoras se han escandalizado, porque en esos "talleres de masturbación" se enseña a los jóvenes la "autoexploración sexual y el autodescubrimiento del placer". Unos y otros hablan de manipulación, física e informativa. Es mejor remontarse al Génesis, donde se lee que Onán, hijo de Judá, muerto su hermano mayor, tuvo que casarse con la viuda, Tamar, como marcaba la ley judía, pero, cuando mantenía con ella relaciones sexuales, se masturbaba y eyaculaba sobre la tierra, derramando el semen, fuente de vida, por lo que Dios lo mató. Según el judío Woody Allen, "masturbarse es hacer el amor con la persona que más quieres", pero eso es egoísmo, no cristianismo. Por tanto, es más cristiano y más culto decir onanismo que decir masturbación.

18 comentarios:

DamN dijo...

Estimado Pedro:
Escribo desde Buenos Aires Argentina
Tengo 21 años y sinceramente, rojillo.com me ha despertado una adiccion agradable hacia internet.
Desde ya lo felicito y le agradezco por su amplitud mental y transparencia.

Comentando por primera vez sobre una idea suya, dejeme expresar mi descontento para con el sistema de educacion sexual que se implementa en mi pais. (uno de los TANTOS sistemas mal implementados aqui... lamentablemente)
Si bien la religion no ayuda para nada en este aspecto, no es el gobierno tampoco un ente que aporte a la causa. Hoy los adolescntes estan librados a la suerte de la calle (que hoy por hoy, no es la mejor que hemos tenido en años de civilización). Existe una expresión aqui Buenos Aires: "me hice de la calle" o "yo aprendí de la calle", para indicar que LO QUE ME DEBIAN HABER ENSEÑADO, lo aprendió de experiencias en la calle.
En conclución, jovenes con hijos practicamente mas jovenes que sus padres.

El sistema global, a mi parecer, no solo aumenta la distancia entre clase alta y baja, sino también achica la brocha de edad entre madres e hijos.

Volviendo al tema, en mi país la "obsenidad" es cosa de todos los días. Uno de los progrmas mas populares y mas vistos, alude constantemente al sexo explisito. No estoy en contra, pero..."EL INDIVIDUO ES INTELIGENTE, LA MASA ES TONTA".
Muchas veces me pregunto,cómo seria vivir en una carretera con mas carriles...

Damn

Malpicán dijo...

Rojillo, digo eu que para aprender certas cousas non hai que motar un taller, pero tamén é coincidencia que en certo taller mecánico de Malpica algúns botabamos unhas manolas apoteósicas cando tiñamos as caras cheas de graos precisamente por ese pecado como nos decía o cura párroco. Eran épocas de miseria e a educación sexual non era pública senon privadiña de todo, pero por parte das mozas de Bergantiños non houbo queixas de mala formación de base, xa que a práctica foille sempre mellor que a teórica. Por certo, se o resto da rapaza da foto é de igual calidade, esa non vai ter problemas sexuais por falta de práctica.

Bar Marcón dijo...

¡OÍDO, COCINA!
¡UNA DE MANITAS DE CERDO, CON PERDÓN!

Sin entrar en la conveniencia de la masturbación para el ser humano (pues tenemos clientes de todos los credos), las manitas siempre vienen bien para el cuerpo, sobre todo si se trata de las suculentas Manitas de cerdo del Bar Marcón. Hacen falta, para cuatro cerdos, quiero decir para cuatro personas, 4 manitas de cerdo, delanteras o traseras, pero de cerdos diferentes (por aquello de la biodiversidad y por dar ganancia a granjeros distintos), 150 gramos de jamón serrano o de la sierra (en este caso sí conviene que sea la pata trasera), 500 gramos de salsa de tomate (mejor que 500 gramos de mostaza), 1 pimiento verde o porno, 2 puerros (no confundir con 2 puercos), 3 cebolletas en homenaje al entrañable Abuelo Cebolleta (que siempre es más cariñoso que 3 cebollas), 1 diente de ajo o de oro, 3 zanahorias de la misma huerta (para evitar conflictos y envidias), 1 pimiento choricero o de mala reputación, 1 tornillo (perdón, 1 tomillo), Laurel & Hardy, perejil del islote del mismo nombre, harina de otro costal, aceite de oliva increíblemente virgen, sal muera o sal viva. La elaboración es porcina: meter las manitas de cerdo en agua hasta que no hagan pie; cuando empiezan a tener problemas de flotabilidad, añadir los puerros, el pimiento verde o porno, las zanahorias bien avenidas y el perejil del peñón; poner a cocer una hora aproximadamente en olla a presión, masturbándose entretanto a fuerte presión, mientras el cuerpo aguante; si no se tiene olla a presión, cocer entre dos y tres horas en cazuela normal, renovando el agua para que no se seque, masturbándose entretanto a baja presión pero alargando los movimientos; sacar las manitas cocidas; lavar la manita escocida; reservar medio litro del caldo; hidratar; picar las cebolletas, aunque les duela, para que se sientan como auténticas cebollas; picar el jamón en tacos y entre tacos; después de ahogar en aceite, rehogar en aceite; añadir laurel, tomillo y ajo, sin que los demás productos lo noten; añadir un poco de harina; poner música de Rafael Farina; añadir 2 cucharadas de carne de pimiento choricero; revisar las carteras; agregar el caldo reservado; conseguir fondos reservados; remover la salsa de tomate y la sal, a ritmo de salsa y en el sentido de las agujas de un reloj digital; partir las manitas de cerdo por la mitad (algunos carniceros lo hacen con el cerdo aún vivo, resulta fresco pero algo cruel); meter las patitas en la cazuela; meter la pata; dejar cocer con la salsa durante 15 minutos; leer el ABC mientras tanto; emplatar y servir, si se tienen ganas o necesidad. Las manitas producen un gran placer.

Paíño de Zas dijo...

A mellor palla sempre foi a palla de palleiro. Estabas ás oscuras, non deixabas restos, podías ir cantas veces quixeras, o ambiente era sano e natural, podías ir acompañado dalgún amigo de confianza a botar unha palla compartida e xa non digo nada se che axudaba unha mociña, eso era gloria bendita.

Pink lady dijo...

Gran foto para un gran texto,gran rojillo..

Arturito dijo...

Yo soy masturfóbico y del Atlético de Madrid, y lo primero no lo sufro como un problema.

xan de couzadoiro dijo...

masturbarse esta de puta madre, pero es mejor follar que conoces gente.

salud y republica

Pedro Armas dijo...

Querido DamN, la satisfacción de que sigas este blog desde Buenos Aires hace que hoy rompa una de mis normas, la de no intervenir en el espacio de mis comentaristas, para darte la bienvenida a este rincón de Internet, donde tus opiniones siempre serán bien recibidas. Anímate, por favor, a opinar con frecuencia, pues a todos interesa tu visión desde el Hemisferio Sur.

Salud y saludos.
Rojillo.

Siro dijo...

¿Enseñar sexo o aprender sexo?

Pemán dijo...

Un estudio del Departamento de Chochología de la Universidad de Coñigia demuestra que un 80% de las mujeres se masturban acostadas y con las piernas abiertas, un 10% lo hace boca abajo y con las piernas más juntas o muy juntas contra una almohada o montando a algún peluche que se deja, un 3% de las mujeres se masturba en cualquier postura simplemente contrayendo los muslos, un 2% lo hace empleando el chorro de agua de la ducha o la bañera, un 2% lo hace sin manos estimulándose sólo con fantasías y un 3% no sabe qué hacer con su coño. Sin embargo, un estudio de la Universidad de Penesilvania demuestra que el 95% de los hombres se masturba varias veces por semana de modo idéntico, de abajo a arriba y de arriba abajo hasta la eyaculación explosiva o derramante. La conclusión obvia es que las mujeres son más dispersas en materia de masturbación que los hombres.

Berta dijo...

Felipe, Becerro de Oro del Clitorisdán, recuerda que Dios castigó a Onán por el desperdicio. La semilla es necesaria para que reverdezcan los campos humedecidos para el cultivo. No la lances al aire y sobre todo no la tires en basureros. Besos de tus devotas tres BBB.

Felipe dijo...

En una cena de empresa algo sacamos de emborrachar a la encargada para que contara sus experiencias de despacho con el jefe. Sabemos que al jefe le encanta que lo masturbe a dos manos,o sea a dos meñiques.

Funcio dijo...

O novo Goberno está nos grandes asuntos (fusión das caixas, concurso eólico, etc.), pero non escurre o bulto. O novo Goberno considera que a masturbación é un pecado venial e doméstico. Nembargantes hai un mundo entre iso e o que estaban a piques de conquerir os sindicatos daquel goberno de arrimados en canto ao cuarto de hora para masturbación dos funcionarios. De terse levado a cabo, xeraría máis ansiedade, xeraría colas, obrigaría a masturbarse aos que non estaban acostumados, habería quen botase tres nos quince minutos, habería a quen non lle chegase o tempo, protestarían as da limpeza, terían que habilitarse espazos masturbatorios específicos (salvo para os desnhibidos, dispostos a se masturbaren no seu posto de traballo), provocaría situacións de escándalo público, incitaría á participación dos administrados na manipulación funcionarial, acudirían máis administrados ás dependencias autonómicas, disgustaríase o Arcebispo de Mondoñedo... Agora temos uns gobernantes que non se fan pallas mentais.

Nario dijo...

Funcio, ¿cómo se dice en gallego cascándosela?, porque si cascada es fervenza ¿...?

Remigio dijo...

Yo me masturbaba,
tú te masturbabas,
él se masturbaba,
ella se masturbaba,
ello se masturbaba,
nosotros nos masturbábamos,
vosotros os masturbabais,
ellos se masturbaban.

Pero lo vivíamos en silencio,
como las hemorroides.

Asun dijo...

Señor Armas, a quien se le ocurre enseñar a masturbarse a los adolescentes en talleres. En talleres aprendimos muchas mujeres corte y confección lo cual nos sirvió mucho para nuestra vida familiar o laboral pero a los jóvenes lo que hay que enseñarles es a amar no a tener sexo y no en talleres sino en sus casas.

Sonia dijo...

Uy, rojillo, por un momento creí que habías utilizado una de nuestras fotos íntimas, pero mi piruleta era de fresa y más grande. Besito.

Einstein dijo...

Ahora que acabo de jubilarme, haciendo balance, compruebo que las matemáticas y la masturbación han sido mis dos grandes placeres: 65 años, 21.900 días, 3 pajas/día, 65.700 pajas aproximadamente, porque hubo días de descanso pero hubo otros en que las pajas aumentaron exponencialmente. Cuando me entierren ya saben donde tienen que colocarme la mano derecha.