Semántica

sábado, 3 de octubre de 2009

Los tiempos cambian, pero las palabras significan. Algunos intentan que todo cambie para que nada cambie, presentándose como pilares insustituibles de la imprescindible estabilidad. Otros son refundadores compulsivos, detectando sucesivas crisis que derivan en imprescindibles catarsis que sólo ellos pueden reconducir. No hay una crisis del socialismo, hay una crisis de la significación del socialismo. Cuando el anticapitalismo deja de ser el común denominador, aun tratándose de una negación, y los socialdemócratas reformistas predominan en las estructuras de los partidos todavía denominados socialistas, las propuestas de significado socialista van desapareciendo de los programas y las políticas de significado socialista van desapareciendo de los gobiernos.

7 comentarios:

Chacho qui vive mu malamenti dijo...

Eso mismo, payo, más ripartu y menos capitalismu. Anda, dami algu que tú tienes mucho y yo nu tengu. Dami unos euros, payo, dami, dami, dami; que pa algo tu tienes buen currelo y no andas en el nigociu de la chatarra que no da ni pa cumer.

Ni rojus ni azulis man dao una paga desas pa chachos sin recursos.

Fito de Rivera dijo...

El capitalismo se impone al socialismo, pues el crecimiento de los indicadores económicos mundiales desde la revolución industrial se ha debido al nacimiento del capitalismo moderno. Incrementar la renta per cápita se ha demostrado empíricamente como la única manera de aumentar la calidad de vida de las personas, por mejor disponibilidad de alimentos, vivienda, vestimenta, atención médica, reducción de horas de trabajo, etc. La economía capitalista brinda más oportunidades a los individuos de incrementar sus ingresos a través de nuevas profesiones o negocios que otras formas de economía socializada. Rojillo, no es que el socialismo haya perdido su significado, es que significa poco o nada actualmente.

Sito dijo...

Ay, rojillo, los socialistas del PSOE lo lleváis claro. Muchos de los llamados socialistas no quieren ni oír hablar de la búsqueda de un Estado obrero organizado de abajo hacia arriba, prefieren un Estado de clase, organizado de arriba hacia abajo. Tampoco quieren oír hablar de evitar que una minoría de los ciudadanos poseedora de los medios de producción pueda ejercer la explotación a la mayoría de los ciudadanos obreros, porque ellos son parte de esa burguesía. Otra cosa son los militantes de base y los votantes, que pasan de la ilusión a la frustración demasiadas veces.

Galeno dijo...

Esos individuos a los que alude sufren lo que se denomina clínicamente amnesia socialdemócrata. La amnesia es una condición en la cual la memoria es alterada o adulterada. Durante este trastorno el socialdemócrata es incapaz de conservar o recuperar información almacenada con anterioridad sobre las ideas socialistas, si bien a la mayoría de los pacientes lo que les pasa es que no les conviene recuperarlas. Las causas de la amnesia son orgánicas o funcionales. Las orgánicas incluyen daño al cerebro, causado por enfermedades o traumas, o por abuso de ciertas drogas (generalmente sedantes facilitados por los propios líderes del partido). Las funcionales son factores psicológicos, como mecanismos de defensa demócrata-cristiana o de adaptación a los propios intereses. La amnesia histérica post-traumática del socialdemócrata tipo, tras la pérdida de unas elecciones, es un ejemplo de este factor. La amnesia socialdemócrata puede ser también espontánea, en el caso de la amnesia transitoria global, que suele durar menos de 20 horas a no ser que se reciba antes la llamada de un líder ofreciendo un cargo orgánico o institucional.

Adoquín dijo...

El socialismo tiene sentido por oposición al capitalismo, ese sistema que ha transformado la economía, la sociedad y la naturaleza en mercancía, poniendo todos los factores de producción (la tierra, la naturaleza, el trabajo y los trabajadores) en manos del capital, que cuando se descontrola provoca crisis como la actual, pero crisis que nunca afectan a los grandes burgueses.

Sonia dijo...

Querido Rojillo, hoy no estoy para pensar sobre el futuro del socialismo, que es sábado y me gustaría más tomar un salpicón de marisco contigo. Anímate. Un beso.

xan de couzadoiro dijo...

comunismo

salud y republica