Negrín

sábado, 24 de octubre de 2009

Disculpas, Señor Negrín, aunque no es suficiente. Para muchos progres desinformados decir negrín quizá sea aludir cariñosamente a un negrito zumbón, porque lo moderno es la multiculturalidad. Pero, Don Juan Negrín fue el último presidente de la República, militante socialista hasta 1946, cuando, estando en el exilio, le retiraron el carné, para volver a dárselo ahora, a título póstumo, cumpliendo una resolución del 37º Congreso Federal del PSOE. A esto le llaman "rehabilitación". Para los nacionales fue un rojo traidor, para los anarquistas un criminal de guerra, para algunos compañeros socialistas un irresponsable que prolongó la Guerra Civil por ocultos intereses. Otros le acusaron de: improvisación, despilfarro, falta de escrúpulos, demagogia, pasividad, prosovietismo, fuga lucrativa, etcétera. Ahora toca reconocer que este catedrático de Fisiología, que publicaba en prestigiosas revistas internacionales y hablaba diez idiomas, cuando más de la mitad de los españoles eran analfabetos funcionales, y que se incorporó tarde a la política y llegó tarde al Gobierno, era un gran estadista que, si hubiera llegado antes, tal vez podría haber evitado la barbarie.

20 comentarios:

Rita dijo...

Rojillo, a veces te pones mayor y serio.
Yo antes confundía a Negrín con Machín y no por eso dejo de ser progresista.

Pink lady dijo...

Rojillo serio y mayor?¿?¿?¿?
No estoy nada de acuerdo con tus palabras Rita..
Saludos para el gran Pedro Armas!

Bar Marcón dijo...

¡OÍDO COCINA!
¡UNA DE ENSALADILLA SOVIÉTICA!

Bar Marcón les ofrece una ensaladilla rusa en homenaje al prosoviético Negrín. Para cuatro personas (pongamos por caso Santiago Carrillo, Julio Anguita, Víctor Manuel y Ana Belén) sólo hacen falta: 4 patatas medianas cultivadas en comuna, 2 zanahorias con forma de hoz, 4 espárragos gruesos con forma de martillo, 100 gramos de guisantes bolcheviques, judías rojas mejor que verdes, corazones sensibles de alcachofa siberiana, una lata pequeña de atún rojo, aceitunas cultivadas ya en el olivar con su correspondiente anchoa del Báltico, un bote de mayonesa (si se hace en mayo), 4 huevos duros con un par de cojones, surimi o chirimiri, caviar burgués del Volga y pimiento obviamente rojo. La preparación es sencilla, si se hace colectivamente y siempre que los trabajadores cocineros cuenten con las materias primas y los medios de producción: hervir la verdura (si se hace muy al norte de Rusia probablemente será congelada) con una cucharada sopera rasa y proletaria de aceite de oliva vareada por jornaleros jienenses explotados por señorito latifundista con cortijo; poner los huevos a cocer aparte; rascar los huevos hasta que empiezan a hervir; los seguimos rascando durante 10 minutos hasta que empiezan a romper, lo que marca el inicio de la revolución; enfriar y escurrir bien la verdura, que quede bien seca (si hace falta, emplear secador); en caso de que los huevos no se dejen pelar bien la cáscara (y ya sabemos que hay huevos difíciles de pelar), enfriar los huevos directamente bajo un chorro de agua (si se hace en la Rusia del norte, hay que tener cuidado por si el chorro es demasiado helado, pues, como también ya sabemos, un chorro demasiado helado sobre los huevos puede producir reacciones violentas, sobre todo en personas reaccionarias); en una fuente grande y plana (o en un plato grande plano, si uno es proletario y no tiene fuentes… de ingresos), repartir bien la verdura, porque, como decía Lenin, "repartir es compartir"; trocear encima los huevos con sumo cuidado, ya que siempre resulta violento; trocear la mitad de los espárragos, o sea, dos; trocear la mitad del surimi sin que nos dé pena, que no dejan de ser cangrejos; echar encima el atún y la mayonesa, juntos, sin problemas, ya que a los atunes les encanta la mayonesa desde que son pezqueñines; remover todo bien y mezclar, pero siempre con disciplina de partido; alisar la superficie, teniendo en cuenta que lo importante es el fondo, el programa, programa, programa; para alisar utilizar siempre una cuchara plana de madera de los bosques de la taiga, para dar trabajo también a los trabajadores proletarios del sector forestal; colocar los demás espárragos, o sea dos, y las zanahorias componiendo hoces y martillos a la vez que se canta con fervor la Internacional comunista (¡ARRIBA PARIAS DE LA TIERRA/EN PIE FAMÉLICA LEGIÓN…!); completar la decoración con las aceitunas, el caviar, la otra mitad del surimi y el pimiento rojo, con gusto pero no burgués; meter a una nevera de marca económica (nunca Miele o Bosch); dejar reposar unas dos horas; reposar durante unas dos horas, que el trabajador siempre tendrá derecho al descanso proporcional; traerla por el comedor cantando alto la de ¡EL ABUELO FUE PICADOR/ALLÁ EN LA MINA/Y ARRANCANDO NEGRO CARBÓN/QUEMÓ SU VIDA!, para tocar la fibra sensible del cliente; servir a cada comensal, por la izquierda por supuesto, preguntando con corrección: "¿le sirvo más, camarada?".

Bakunin dijo...

Negrín era un socialista moderado, en principio de la cuerda de Indalecio Prieto.

Sin embargo propuestas suyas como la escuela laica harían temblar hoy a muchos socialdemócratas de nuevo cuño.

Anarco dijo...

Rojillo, mira que escribía, en "Por qué perdimos la Guerra", el anarquista Diego Abad de Santillán del Doctor Negrín:

"Tiene el arte maquiavélico de corromper a la gente, y es esa corrupción que le rodea lo que permite el secreto de la política que practica, política que, a causa de la inmoralidad y de los derroches en que se apoya, no puede ser más que secreta, como el arte del atraco. La clandestinidad en asuntos como los financieros no tiene antecedentes en ningún país. El propio Mussolini, ídolo de Negrín, tiene que acudir al parlamento para que apruebe sus presupuestos y vote los créditos para sus hazañas. La dictadura negrinesca es más absoluta que la de Hitler y la de Mussolini, pues no necesita ni considera necesario dar cuenta a nadie, ni siquiera a sus ministros, de los miles de millones de pesetas evaporados".

¿Este personaje es el rehabilitado por los socialistas?

Roj Eras dijo...

Estáis todos muy serios con este post, pero en el fondo lo que sucede es que:

Negro es a Negrín
lo que Pedro es a Pedrín

Saludos a todos los rojos de buena voluntad.

Deleg. Estudiantes Humanidades dijo...

Pues hablando de tocayos, añadí un vídeo de Pedro Reyes en http://siempreigualsiempre.blogspot.com/ que mola bastante. ¿Tiene algo que ver con Negrín? Sí, hay una cosa, la improvisación. Nadie improvisa mejor que Pedro Reyes, presidente de la república del disparate.

Galeno dijo...

La negritis es una inflamación del riñón. Viene del griego nephro, riñón, e itis, inflamación. Al venir del griego, cuanto más sexo anal con un negro más negritis se coge. Es frecuentemente causada por infecciones, toxinas y mala higiene derivada de la situación de marginalidad en que viven muchos negros, pero es enfermedad autoinmune. Hay varios subtipos, como hay varios subtipos de negros o negroides. La glomerulonegritis es una inflamación de los glomérulos; es la más general, ya que todo el mundo ha conocido alguna vez en su vida a un glomérulo. La negritis intersticial o negritis túbulo-intersticial es una inflamación de los espacios entre los túbulos renales o túmulos reales. La pielonegritis aparece, como si nada, cuando una infección urinaria alcanza el pielum o pelvis del riñón; es una enfermedad que tiene bastante que ver con el abuso del visionado de películas pornográficas con actores protagonistas negros. El lupus negrítico es una inflamación del riñón causada por lupus eritematoso sistémico, una enfermedad del sistema inmunológico que aparece cuando se practica la zoofilia con cánidos que no son domésticos, especialmente de la familia del lupus ibéricus. Los síntomas de la negritis son: disminución del gasto urinario y del gasto en copas y alterne; ganas de orinar frecuentemente, tanto en lugares públicos como privados; necesidad de orinar durante la noche, particularmente cuando toca cuarto creciente; ganas de orinar y no poder hacerlo, sin encontrarle una razón filosófica; orina con sangre, oscura, marrón o ferruginosa (sobre todo si el paciente es negro y trabaja en la rama del metal: astilleros, plantas siderometalúrgicas, altos hornos y similares); orina espumosa, si es habitual la ingesta de cava o champán francés; pérdida de peso involuntaria paralela al incremento del sexo anal voluntario; náuseas y vómitos al encender la luz y ver la cara de la pareja; sensación de malestar y huelga general; dolor de cabeza, singularmente fuerte en el caso de pacientes con el pelo muy rizado; prurito generalizado, a pesar de la situación vergonzante; tendencia a formación de equimosis y a mantener la equidistancia con otros infectados; disminución del estado de alerta, que pasa de roja a naranja; sueño durante el día, somnolencia y letargo invernal. Me entra la duda entre negritis y nefritis.

Carrodaguas dijo...

Negrín foi o que mandou para Rusia as toneladas do chamado Oro de Moscú das reservas do Banco de España, ¿onde foi a parar ese ouro?, ¿andaría xa daquelas Pablo Crespo no asunto?

Chacho dijo...

Negrín es como me se llama mi sobrino, el churumbel de 6 años, el hijo de la Rosario, porque casi no me se lava y asín se le pone dese color, anque su nombre evangélico es Manuel Camarón.

Siro dijo...

Presidente, no Rey.

Felipe dijo...

Mi jefe es un negrero y cada puesto de la oficina es un puesto en un banco de la galera. Nos tiene encadenados y con bolas en los pies.

Belén dijo...

Felipe, Arcángel de Santería, nos tienes negras con tu negra indiferencia. Berta parece una mulata de Copacabana y se pasa el día bebiendo caipirinhas. Bea tiene ya acento cubano y al Puerto le llama Malecón. Yo misma no hago más que bailar bachata y tomar ron dominicano. O nos llamas o vamos a hacer vudú con tu foto de la caja de galletas. Tus tres negritas BBB.

Funcio dijo...

¿Negrín, Negrín? Dende hai seis meses, na Xunta están prohibidos os diminutivos nos apelidos dos cargos e do funcionariado, porque esta é unha administración seria. A ninguén se lle ocorre dicer que os conselleiros son: Alfonsín, Pilarín ou Beíña, son Don Fonso, Dona Pilar e Dona Beatriz, do mesmo xeito que eles a nós nos chaman Funcio Namento ou Ordi Nario, non Funciño ou Nariño, aínda que nos teñan moito cariño.

Nario dijo...

Funcio, pues hay funcionarios de Traballo que a Dona Beatriz la llaman Conse, ¡cómo los pillen…!

Nacho Radas dijo...

Felipe, tú ya lo sabes pero los demás no: yo no soy ningún topo de ese trío virtual de desquiciadas estrechas, las tres BBB (las Tres Busconas).

Chavela dijo...

Como bien sabe, Rojillo, en México fueron muy bien recibidos los exiliados del gobierno de Negrín. Ahora los mexicanos somos muy bien recibidos en España.

Hasta pronto, un beso desde D.F.

Berta dijo...

Nachín, ¿por qué, en vez de preocuparte por nuestras intenciones, no te haces mirar lo de la impotencia, la disfunción eréctil, la disfunción mental y el minimalismo dimensional?

Pueden ser las causas de que nadie te "busque".

Saludos cordiales
Las tres BBB de Felipe.

Anónimo dijo...

No tan olvidado, Rojillo: Negrin tiene unas cuantas calles y un gran hospital en Canarias que llevan su nombre,por ejemplo.

Negrin murio sin un duro, es conocida la anécdota de su administrador enseñándole el baul sin fondos. Mal le pudo llegar el oro de Moscú...

Negrin, personaje de hondas convicciones socialistas y republicanas, tambien era mason. Por ello, su sentido del Estado y su deseo de la Paz, no queria la guerra...

Ah, y todavia hay familia hoy de los Negrin que siguen aportando su trabajo y sabiduria a la sociedad y que no viven del cuento ni de la herencia familiar, como otros y otras de la derechona o de la gauche divine...
Gracias por acordarte.
Un Saludo Socialista.

rojillo dijo...

Gracias a ti, Anónimo, salud y saludo.