Minoría

sábado, 17 de octubre de 2009

En política, hay que respetar a las minorías. En la vida, hay que respetar a todos. En política, a todos no. No hay que respetar a los tránsfugas, a los que pagan sedes con dinero público, a los gürtelianos, a los fundamentalistas, a los fascistas… Sin embargo, la minoría disconforme es siempre respetable, esté formada por utópicos, desencantados, marginados o visionarios. Releamos "El informe de la minoría". En "Minority Report" Philip K. Dick (1956) da protagonismo a los precognoscientes o precogs, unos personajes minoritarios con dotes de adivinación, capaces de certificar vaticinios y pronósticos gracias a sus dotes de predicción. No necesitan oráculos, ni horóscopos, ellos ven el futuro, sobre todo presienten malos augurios. Tienen presentimientos, es decir, tienen sentimientos previos. Bien aprovechados, estos sentimientos son útiles para el sistema. Por ejemplo, permiten a la policía la detención de individuos que cometerían asesinatos. Pero, hay una contradicción: si los detienen antes de cometerlos, son inocentes, un grave error que aprovechan los enemigos del sistema. Detrás de toda minoría con intenciones preventivas hay intereses de poder, como detrás de toda mayoría en el poder hay intereses de poder. Parábola sobre el posibilismo, no es palabra de Dios, es palabra de Spielberg, que la llevó al cine.

10 comentarios:

Deleg. Estudiantes Humanidades dijo...

Su post me ha hecho recurrir a la Wiki. Leo que se intentó analizar la capacidad de precongnosciencia mediante los "dudosos experimentos de J.B. Rhine, en la universidad de Duke en Carolina del Norte", la misma universidad donde imparte docencia el prestigioso profesor Dan Ariely en la área de comportamiento económico. Su principal contribución, que muchos españoles conocimos gracias a Eduard Punset, se centra en el estudio del condicionamiento racional y la superación del mismo a través de la "Predictably Irrational", apreciable en nuestros hábitos de consumo.

Deleg. Estudiantes Humanidades dijo...

Y en cuanto al posibilismo, hablando de geografía, me quedo con Ratzel; no hay nada que hacer.

Rita dijo...

La he visto, soy fan de Tom Cruise. Son tres los Precogs futurólogos que ayudan a la policía a descubrir los crímenes antes de que se cometan. Qué mal lo pasa el prota, Tom Cruise, agente de la Unidad de Precrimen cuando, durante un día de servicio, descubre que en pocas horas acabará con la vida de una persona a la que no conoce. Escapa en un intento de demostrar su inocencia y descubrir los sucesos que le arrastrarán hacia el inevitable homicidio, pero la duda está en si podría fallar el sistema en sus predicciones. En su momento no me pareció una película política, sino un thriller de acción, pero leyendo este post ya me entra la duda y hasta yo veo muertos.

Bar Marcón dijo...

¡OÍDO COCINA!

¡UN CONSOMÉ DE GAMBAS A LA TILA!

Un plato sencillo, ideal par personas excitadas, que hablan en público como la niña del exorcista. Hacen falta tan sólo: un manojo de tila seca para un manojo de nervios, una zanahoria o algo parecido, una cebolla que te haga llorar de pena, 12 gambas (6 hembras, 4 machos y 2 dudosas), 100 gramos de mantequilla tipo último tango en París, sal y pimienta o viceversa. Para la elaboración no hace falta el graduado escolar: pelar la zanahoria sin morbo, picar en rodajas la zanahoria alternando rodajas de 10 mm. y de 8 mm. (descartar las de 9 mm.), pelar las gambas hembras, hacer fumé con las cáscaras sin cabeza, pelar las gambas macho y hacer lo mismo, convencer a las dos gambas dudosas para que aclaren de una vez por todas su orientación sexual, picar la cebolla sin picarse con ella, verter 2 litros de agua desde 2 metros de altura en una olla con el fumé, la zanahoria, la cebolla y las cabezas de gambas sin maquillar, cocer unos 15 minutos o cuarto de hora, agacharse, incorporarse, incorporar la tila, incorporar las colas de gambas, llevar a ebullición, llevarse bien, retirar del fuego, dejar reposar otros 15 minutos, reposar 15 minutos, retirar las gambas, pasar por el chino de la esquina, llevar el caldo a ebullición, llevar el chino a ebullición aunque oponga resistencia, añadir la mantequilla en el sitio adecuado como Marlon Brando, añadir sal y pimienta o viceversa sin confundirse, hacer cola para servir, servir con las colas de gambas. Que aproveche tranquilamente.

xan de couzadoiro dijo...

viva durruti

salud y republica

Siro dijo...

Uno, la minoría natural.

Felipe dijo...

La encargada del bigote es una minoría de la oficina pero es una tránsfuga que se suma a la patronal, realmente se acopla a la parte baja de la patronal.

Berta dijo...

Felipe, Señor de los Silencios, respetamos tu discreción, pero si no quieres que manifestemos nuestra devoción, háznoslo saber, pues no queremos ser una minoría equivocada y obcecada en caso de que tus preferencias sean de otro género y por el otro género. Tus tres siervas sumisas BBB.

Funcio dijo...

Don Fonso forma parte desa minoría de xente que sabe como facer as cousas. O venres chamóume para propoñerme un posibel ascenso tendo en conta a miña traietoria e adicación. Fíxome unha oferta de ascenso dun nivel sempre que aceitara pasar de servizos centrais a unhas dependencias periféricas da Administración Autonómica no Parque Natural de Peneda-Xerés, na fronteira entre Ourense e Portugal. Un destino sen riscos laborais, moi saudable, en plena montaña e sen computadores. Agradecín o seu ofrecemento e que se fixara en min, pero díxenlle que non quería estar lonxe da súa influenza cotiá, que é o que me anima a continuar traballando a reo pola nova Galiza.

Nario dijo...

Funcio, a mi me propuso vigilar la construcción de la piscifactoría que van a construir en cabo Touriñán, a cambio de 15 días más de vacaciones, pero le presenté un certificado de que tengo reuma crónico y no puedo estar mucho tiempo en la costa, sobre todo en la Costa da Morte, que me da mal fario.