Generación X

jueves, 15 de octubre de 2009

Los que piden ahora el cambio generacional en los partidos políticos suelen pertenecer a la Generación X, la de los nacidos en los setenta. Es una generación paradójica, en la que se mezclan la apatía y la rebeldía. Es la generación de la globalización, del consumismo, del individualismo, de la solidaridad, del ordenador, del móvil, del SIDA, de R.E.M., de Nirvana, de las canicas, de la comba, de la PlayStation, del sexo prematrimonial, del mileurismo, de la hipoteca, de la caída del muro de Berlín, de la caída de la fe comunista, de la caída de la fe religiosa, de la caída de la fe en el sueño americano… Es la generación de los JASP (jóvenes aunque sobradamente preparados), que no encuentran puestos equivalentes a su preparación en un mercado cada vez más capitalista y más bloqueado, porque tales puestos están a menudo ocupados por miembros de la numerosa generación anterior, la generación Baby Boomer. Fue el escritor canadiense Douglas Coupland quien la bautizó como “Generación X”, publicando una obra homónima en 1991. Luego vendría la Generación Y, después la Generación Z. Sin embargo, Generación X, más que significar cohorte demográfica, significa cambio cultural. Hay quien la denominó Generación Perdida, al igual que aquella de fines del XIX. Pero, es un error creer que el mundo comienza con una generación determinada, la propia, y es un error mayor creer que el mundo se acaba con una generación determinada, la propia.

8 comentarios:

Malpicán dijo...

Rojillo, eu, que son de dúas xeracións para atrás polo menos, pois me tocou vivir a Postguerra e as súas miserias, non comprendo como estes rapaces novos tan ben preparados teñen tanta queixa da vida. Na miña época poder estudiar era xa un privilexio e para traballar había que emigrar.

Asun dijo...

Señor Armas, esta es una de las mejores fotos, nada que ver con esa serie de fotografías pornográficas.

Sobre las generaciones solamente quiero decir que la generación de ahora ha perdido el respeto por los que ya tenemos una edad y si falta el respeto falta lo principal.

estrella dijo...

soy del baby-boom, no voy a decir el año para que no se hagan cuentas, lo cierto es que nosotros toreabamos un poco a nuestros mayores porque venian de una situación de aislamiento y desconocimiento que nos daba ventaja, pero queridos X, cuando vais, nosotros ya venimos, "quítate que me pongo porque soy joven", por favor, si vamos a conseguir que la seguridad social financie el botox y ya casi parecemos hermanos...(pero hijos mios, con experiencia, no seais soberbios,
(soy del final del baby-boom, no os penseis)

Deleg. Estudiantes Humanidades dijo...

Cierto que esta generación creció marcada por el temor a aquella epidemia de fines del XX, el sida. En medios de comunicación, centros educativos y en las conversaciones comunes o privadas, era rara la semana en la que no se aludía al síndrome de inmunodeficiencia adquirida, y esto sucedía especialmente a partir de 1984. Aun así, uno podía librarse de ello, no es algo que esté en todas partes.

La historia de la corrupción política es mucho más antigua e inevitable. Todo intento por regenerar la vida política fracasará; nunca cambia, es eterna y natural.

Siro dijo...

Generación es procreación, pero algunas empezaron a tomar píldoras.

Felipe dijo...

Mi jefe es de la Generación XXL. Es una generación que usa faja, suspensorio o cojonera, jersey de rombos de Burberrys, pantalón con pinzas de la talla 58 con tirantes, calzoncillos largos de Damart (los de franela especiales contra el cambio climático), calcetines blancos de pura lana virgen y sandalias.

Belén dijo...

Felipe, Mesías de nuestra generación, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias, pero respóndenos, para que podamos irnos en paz. La paz sea contigo, Becerro de oro. Castos besos de tus tres BBB.

Fonso Roda dijo...

Nota interior

Los funcionarios:

Funcio
Nario

Pasen por mi despacho a las 8.05h. para tratar asunto interno
Saludo cordial

Fonso Roda
Presidencia