Si soy ministro

domingo, 20 de septiembre de 2009

Si tú me dices ven, lo dejo todo. Si me haces ministro, alabaré el acierto del líder. Si soy ministro, los demás reconocerán mi valía personal. Si no soy ministro, lo dejo todo. ¿Y los electores?, ¿y los militantes?, ¿y las Casas del Pueblo?, ¿y las ideas?, ¿y las ideologías?, ¿y el socialismo? Bien Ibarra, cuando afirma que “el máster que significa haber pasado por un ministerio se puede usar en beneficio propio o en beneficio de las siglas que nos permitieron llegar a lo más alto. ¡Miles de militantes nunca llegaron ni a concejal y ahí siguen peleando y defendiendo sus ideas, sin pensar que, si no llegan a ministros, no merece la pena seguir en este apasionante proyecto!”. ¡Ojo con hacer ministros a individuos que la sociedad produce, no que la sociedad necesita, o individuos que desprecian la política, aunque se benefician de ella!

19 comentarios:

Cuca Fandiño dijo...

Para un ministro con nivel intelectual que nombra, va Zapatero y lo destituye a los pocos meses. Me refiero al escritor coruñés César Antonio Molina, que había demostrado su valía al dirigir el Instituto Cervantes, pero se ve que como no era un político radical no servía para este Gobierno.

Galeno dijo...

La ministritis es una enfermedad caracterizada por inflamación de las delgadas membranas que rodean la médula o Las Médulas, si el paciente es del Bierzo, o el cerebro, si el paciente es un ególatra engreído. La causa más frecuente de este tipo de inflamación son los virus, es decir, cuando a las membranas y al líquido cerebroespinal llegan estos microorganismos por medio de la nariz o la boca, por exceso de palabrería y discurso vacío. La ministritis causada por bacterias, hongos, medicamentos y otras enfermedades es poco frecuente pero potencialmente letal, lo que lleva al presidente a sustituir rápidamente al afectado para evitar males mayores y mala prensa. Los virus tienden a bloquear los vasos sanguíneos en el cerebro, conllevando a derrame y lesión cerebral o de otros órganos de gobierno o instituciones. La ministritis progresa con mucha rapidez, por lo que el diagnóstico y tratamiento precoz es importante para prevenir secuelas severas en el gobierno y sobre todo en el correspondiente ministerio. Aunque cualquier persona puede contraer ministritis, es una enfermedad especialmente frecuente en personas inmunosuprimidas y niños ya de por sí ministrables. Los síntomas más frecuentes son dolor de cabeza (a los demás) y rigidez de la nuca y mente, que tiende a asociarse con fiebre (de los demás), intolerancia anormal a la luz, a los sonidos y a la gente en general, además de trastornos de la consciencia y conciencia. A menudo, especialmente en niños potencialmente ministrables por familia o entorno político, sólo se presentan síntomas inespecíficos, tales como irritabilidad y somnolencia en todo tipo de actos públicos. Si se presentan erupciones en la piel y pelo erizado, puede indicar un una forma particular de ministritis, como la ministringococcemia. La ministritis se diagnostica con un procedimiento médico llamado punción lumbar -a veces sustituida por una buena ostia a tiempo- en la que se inserta una aguja especial dentro de la columna vertebral para extraer una muestra de líquido cefalorraquídeo, si se tiene, que rodea al cerebro y la médula espinal. El tratamiento tiene que ser inmediato, con el uso de antibióticos en el caso de infecciones bacterianas o antivirales en el caso de ministritis virales. En algunos casos se indica la administración de corticoesteroides como la dexametasona para prevenir las secuelas de la inflamación, pues tienden a producir una mejor evolución neurológica, antes de que el paciente ponga de los nervios a los demás, que no tienen culpa de su enfermedad e ineficacia. La ministritis puede potencialmente causar consecuencias serias de larga duración, como sordera, epilepsias, hidrocefalia, macrocefalia o déficit cognitivo, en especial en pacientes en quienes el tratamiento se ha demorado. Ciertas vacunas pueden prevenir algunas infecciones bacterianas que causan ministritis, pero produce pudor y picor ponerlas antes de cerciorarse de la incapacidad del paciente. Acabo de caer en la cuenta de que tal vez haya confundido la ministritis con la meningitis, pero un fallo lo tiene cualquiera, un fallo, no cientos como algunos ministros y exministros, que nos tienen hasta las meninges.

Malpicán dijo...

Rojillo, xa sei que este é un blog político, pero boto de menos as fotos das mulatas de xullo e agosto. Voltou vostede moi serio das vacacións, non será que tivo algunha historia de verán con algunha mulata e a cousa non chegou ó outono, pero nós non lle temos culpa. Non me negará que ver aqueles corpos na praia non ten comparación con estos ministros, obispos, etcétera.

Pedro Jose dijo...

El poner ministro de pacotilla tiene esto, cuando todo es color de rosa, fenomenal,cuando las cosas van mal ahi os quedais solos.
Socialistas por el interes de conseguir algo,ministro o concejal.Pero los currantes de base ahi estamos para las duras y las maduras y ahora mucho mas,en realidad somos los socialistas de verdad.Saludos

Pepe Jeans dijo...

Viéndolos así como cromos da ganas de cambiarlos por los de Messi, Ronaldo, Kaká, Valerón, etc.

Siro dijo...

Nadie nace ministro.

Feminista dijo...

Zapatero se ha equivocado con el nombramiento de algunos ministros, pero ha acertado en el nombramiento de sus ministras, como María Teresa Fernández de la Vega, Elena Salgado, Elena Espinosa, Trinidad Jiménez, Bibiana Aído, etc. Las mujeres no son una cuota, llevan el peso del Gobierno. Es un paso adelante, aunque le moleste al machista de Berlusconi.

Felipe dijo...

Si Rajoy ganase las elecciones y nombrase a mi jefe Ministro de Alimentación para solucionar la crisis de la balanza comercial, propondría la importación a granel de colesterol y triglicéridos.

Bea dijo...

Felipe, Ministro sin cartera, si necesitas personal cualificado para tu gabinete ministerial, no dudes en llamarnos. Estaríamos a tu disposición las 24 horas del día y de la noche, en horario tan flexible como nosotras. Por la cartera no te preocupes, que no te va a faltar de nada. Siempre tuyas, las tres BBB.

Fonso Roda dijo...

Estimados funcionarios:

Tras seis meses de investigación e probas, comunícolles a posta en marcha do Programa "POSESO" (Programa Oficial de Seguimento Específico de Sospeitosos Ordenadores).

Para o seu coñecemento, e a efeitos xudiciais, asino a presente en Santiago de Compostela a 21 de setembro do ano do cambio.

Saúdos cordiais, Presidencia.

Funcio dijo...

De entre tódolos ministros sálvase Don José Blanco, quen mantén unha magnífica relación de paisanaxe con Don Alberto. Esa relación, ao marxe dos erros zapaterís, vai ser beneficiosa para Galicia, xa que Don Alberto vai poñer o AVE, os portos ou as autoestradas e Don José vai poñer os cartos. Ben doada resulta esta relación entre iguais, entre Xunta-Estado, entre Presidente-Ministro, e non a relación que mantiña có Goberno Central aquel presidente gris, con nome acabado en -iño, ao que os galegos nunca quixeron, como tampouco queren os luxosos coches que usaba.

Nario dijo...

Funciño, es que con Touriño no había el cariño que hay con Pepiño, un besiño

Indalecio Perto dijo...

Rojillo, tú que estás bien informado, confírmame si es cierto o no el rumor de que el próximo Conselleiro de Cultura va a ser César Antonio Molina, para darle otro impulso al Gaiás.

Feli Pegonza dijo...

Rubalcaba está triste,
¿qué tendrá Rubalcaba?,
su carita delata
que falta su líder,
su Felipe del alma.

Fran Fernández dijo...

Indalecio, vas descaminado, el cargo de conselleiro se le queda pequeño a este gran hombre, que es patrimonio de la humanidad.

A mi me han dicho que se le reservan funciones más relacionadas con el ámbito cultural universal, algo así como Jefe Supremo de los Museos y Monumentos del Planeta. Se lo merece por ser coruñés y sabio.

Rita dijo...

Galeno, dos cuestiones:

- ¿Dónde tienes la clínica?
- ¿Dónde sacaste el título?

Belén dijo...

Felipe, hemos conocido a tu jefe en unas jornadas de empresa. De primera impresión era muy parecido a la mayoría: gordo, calvo, camisas de sastre, traje de Armani, etc., pero al rato se parecía más a ese pedazo de animal que describes cada día, pues empezó a sudar como un cerdo en una sauna, empezó a comer canapés como si no hubiese comido en días y -su mayor error- empezó a tirarle los tejos a Berta. La respuesta fue obvia: "¿por qué no follas más con tu encargada?", desapareció. ¿Crees que hicimos bien, Dalai de nuestro Tíbet?

Sole dijo...

Galeno, un primo mío, que no es ministro, pilló una menestritis, por un empacho de menestra, ¿sabes si es grave?

Canuto dijo...

Me lío un peta, entro en este blog, fumo, no sé qué me hace flipar más.