Revolución Verde

domingo, 13 de septiembre de 2009

Ha muerto a los 95 años uno de los padres de la Revolución Verde, Norman Borlaug, científico norteamericano que evitó hambrunas en los países pobres, gracias a la difusión de cultivos de alto rendimiento y de alta resistencia a las plagas. Fue Premio Nobel de la Paz (1970) y Medalla de Oro del Congreso de USA (2007). Según unos, salvó millones de vidas y palió la escasez de alimentos en países como India o Pakistán. Según otros, aplicó técnicas de selección genética, monocultivo intensivo, abuso del regadío y empleo masivo de fertilizantes, pesticidas y herbicidas, que causaron la desaparición de especies locales, la dependencia tecnológica y la reducción de la calidad nutritiva de los cultivos. La Revolución Verde es la antítesis de la biodiversidad, pero, como decía Pío Baroja, “siempre es simpático el que triunfa”.

12 comentarios:

Siro dijo...

Verde, pero no esperanza.

Felipe dijo...

Para verde, mi jefe. Todavía no es viejo, pero ya es un viejo verde. Cuando se va acercando a la encargada a tocarle el culo de modo evidente se le va cayendo por las comisuras de los labios una baba verde, como si se estuviese derritiendo su masa encefálica de tanto pensar en el sexo.

Bea dijo...

Felipe, nuestro Príncipe Encantado, te has convertido en una rana verde y sólo saldrás de tu hechizo cuando te besemos efusivamente las tres, pero para ello tu voluntad debe doblegarse ante nuestro deseo. Venga, Príncipe, sal del estanque de tu palacio, y deja que rompamos en hechizo. Besitos, croando, de tus tres BBB.

Berta dijo...

Nacho, una cosa es ser ranita real, porque el hechizo salió al revés, y otra muy distinta es ser sapo cabezón.

Funcio dijo...

Dende hai seis meses Galicia volve a ser o rincón verde de España. Os vertedorios son sustituídos por carballeiras. As incineradoras sogamentas son sustituídas por frondosos soutos de castiñeiros milenarios. Os montes queimados polos lumes bipartitos son replantados con bidueiros e freixos. Galicia volve a ser verde e os queixumes dos pinos quedan para o himno, pois os pinos deste país agora xa non se queixan.

Nario dijo...

Funcio, pues a mí ahora se me mueren hasta los cactus en las macetas del despacho.

Fiona dijo...

Que se quiten los príncipes-rana donde esté Shrek, mi ogro verde favorito.

Deleg. Estudiantes Humanidades dijo...

¿La biodiversidad puede comerse? La mayoría de los presuntos ecologistas se parecen demasiado a los más fanáticos antiabortistas. Criticar sin hacerse cargo de los problemas es una actitud estúpida.

Paco Tilla dijo...

La auténtica revolución verde empezó cuando las mujeres se decidieron a meternos mano, a hacernos proposiciones de sexo abiertamente y a no permitir que los únicos "verdes" fuésemos los tíos. Luego ya se impuso el mercado, la ley de la oferta y la demanda, y anda la cosa jodida para que te hagan caso.

Sito dijo...

A mí me encantan los productos transgénicos y las mujeres operadas, pero es que yo soy un moderno.

Rita dijo...

Yo tuve un novio muy verde, que me daba mucho placer, pero un día le entró la nostalgia y decidió volver a su país. Marte.

Pedro Armas dijo...

Tengo por costumbre no entrar en este espacio y menos responder a anónimos que plantean cuestiones falsas. Sin embargo, al Anónimo desconfiado, digo: no seas tan espabilado. Hay varios amigos y desconocidos que entran en este blog, evidentemente creándose sus propios personajes. Algunos son funcionarios o trabajadores privados que lo hacen desde sus empresas, a primeras horas de la mañana, de ahí las entradas secuenciadas. Esos personajes que te preocupan son casi siempre estereotipos que se ridiculizan a sí mismos, son lo contrario de los dos prototipos que abundan en otros blogs de carácter local: los que alaban y los que insultan. Si no eres capaz de leer entre líneas, es tu problema, no el de ellos y menos el mío.