Carcoma

domingo, 27 de septiembre de 2009

Impositivo, en positivo, a vueltas con los impuestos. En la crisis hay que hacer más fuerte al Estado. Eso no es ir en contra del mercado. La crisis ha demostrado que el mercado, sin regulación estatal, no permite una asignación eficaz de los recursos, humanos y materiales, que es la base de la economía. Esperar del altruismo privado y de la oferta-demanda una distribución más igualitaria de los recursos es iluso. La especulación privada puede incluso generar más riqueza absoluta, pero más riqueza para los especuladores, no para el conjunto de la sociedad. Hacer más fuerte al Estado no implica burocratizarlo más o convertir en funcionarios a otros asalariados y trabajadores autónomos. Es imprescindible el equilibrio de una mesa con cuatro patas: función pública, trabajo asalariado privado, trabajo autónomo y voluntariado, pero con un Estado que garantice que los que menos tienen no sean los que paguen la crisis, o la carcoma acabará haciendo quebrar a alguna de las patas.

11 comentarios:

Pablito Catedrales dijo...

La carcoma solamente aparece en los muebles viejos y mal cuidados, como los muebles del partido socialista a los que apenas les han dado alguna mano de barniz barato desde que los compró Pablo Iglesias.

Pedro Jose dijo...

Yo defendere a Zapatero,en todo lo que sea coherente,pero en ete momento se esta pasando,sobretodo con los trabajadores y clases medias,por que no graba a los ricos, con dos cojones, bajarle el sueldo a los politicos y banqueros,pero no las hostias para los trabajadores,pero no sera asi porque saldremos a la calle y la armamos,estamos hasta el gorro.
Antes de que nos coma la carcoma nos llenaremos de ZZ,y daremos caña, nosotros no tenemos la culpa de la crisis, que la paguen repito LOS RICOS,y BANQUEROS,QUE PARA ESO LA CREARON.Saludos
Perdon por el cabreo.

Siro dijo...

No hay carcoma en la naturaleza y sí junto al hombre.

Felipe dijo...

Mi jefe gana una pasta, cobra en negro todo lo que puede, declara la cuarta parte de lo que gana, le sale la renta a devolver, mete por la empresa hasta las facturas de los puticlubs, o sea, es el típico empresario respetable.

Bea dijo...

Felipe, Archiduque de las Oficinas de España, tu indiferencia -sin duda fruto de una intrigante timidez- nos carcome, menos mal que alguien de tu entorno ya se ha puesto en contacto con nosotras para pasarnos datos tuyos. Besitos mientras tanto de tus tres BBB algo más esperanzadas.

Funcio dijo...

Durante aquel periodo lonxano do Bipartito, na Xunta substituíronse os vellos mobeis de madeiras nobeis do país, de castaño, carballo ou freixo, por mobeis de deseño de aglomerado. Os mobeis vellos foron apilados en almacéns húmidos, onde a carcoma roeu o que quixo. Coa recuperación do poder polos xestores sensatos, aqueles mobeis galeguistas foron restaurados e tratados, de xeito que hoxe en día non queda máis carcoma na Xunta que algún funcionario agochado no seu burato.

Nario dijo...

Funcio, ¿la carcoma come también el serrín del cerebro?

Deleg. Estudiantes Humanidades dijo...

Que llamen a Bear Grylls. Se zampa los bichos y todos contentos.

Bar Marcón dijo...

¡OÍDO COCINA!
¡MARCHANDO UNA DE GRILLOS FRITOS AL CURRY CON ARROZ!

Probamos a elaborar esta exquisitez con larvas de carcoma, pero no tuvo éxito entre nuestros arriesgados y a la par refinados clientes, así que las sustituimos por los grillos, y la aceptación ha sido total. Los ingredientes son simples: arroz con denominación de origen del delta del Mekong, curry de reserva o crianza, aceite de girasol de oferta, una lata de miel de coco del Yucatán, un diente de ajo o un implante, media cebolla (donación de la otra media a una causa justa), Chili Peppers o Sargent Pippers, verduras de temporada de las que gustan a los grillos, dos docenas de grillos salvajes o tres si son domésticos. La preparación es muy sencilla pero meticulosa, como el cocinero mexicano que hay que contratar para elaborar este plato: cocinar el arroz en una cacerola aparte, si puede ser en otra comarca; calentar el aceite sin cabrearlo para que no salte; añadir la cebolla, aunque lloremos por ello; añadir los Chili Peppers a la vez que suena un funk rock de los Red Hot Chili Peppers; freír sin miedo hasta que las cebollas estén doradas por el sol; añadir el ajo, aunque parezca algo vulgar; añadir las verduras dando envidia a los grillos que permanecen vivitos y coleando en la grillera; añadir los grillos sin piedad, sabiendo que ellos no la tendrían contigo; dar unas vueltas rápidas sin marearse; cocinar previamente aquellas verduras que necesitan más cocción, lo cual es una obviedad; cuando las verduras y los grillos estén cocinados, añadir la leche de coco, para parecer exóticos; añadir el curry, sin molestar en principio a los grillos; mezclar todo bien, a pesar de las desavenencias; servir con el arroz, porque de algo hay que vivir.

Pito Grillo dijo...

Si tenéis carcoma en vuestros muebles, podéis inyectar gasolina con un jeringuilla en cada agujero y debéis envolver el mueble con plástico durante unos meses, suele ser suficiente para eliminarla. Ahora bien, si la carcoma es de derechas y está incrustada en muebles socialistas, lo mejor es que le inyectéis igual la gasolina pero, en vez de envolverlos, les podéis prender fuego, resulta más eficaz. De nada, uno que se dedica al bricolaje.

Belén dijo...

Felipe, Marqués de la Indiferencia, ¿qué pasa? ¿sólo te preocupa tu jefe? Sabemos que has hecho comentarios sobre nosotras, pero no te atreves al contacto directo. Anímate, Conde de Olivares.Tus tres BBB.