Botellón

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Los jóvenes de Pozuelo bebieron en exceso y el botellón derivó en altercado con la Policía. Monseñor Rouco, presidente de la Conferencia Episcopal Española, sin que conste que haya bebido, se ha preguntado: “¿qué pasaría si las familias de Madrid y Pozuelo de Alarcón rezasen todos los días el Rosario de la Virgen?”, y se ha respondido: “estoy seguro de que no habría ocurrido lo que pasó el fin de semana pasado”. Problema complejo, solución sencilla, porque “los remedios sencillos piden almas y corazones sencillos que, de algún modo, saben ser esclavos del amor de la Virgen y del amor de Cristo”. Los alcaldes y concejales de seguridad ciudadana de todo el país sin encontrar soluciones al problema del botellón, cuando basta con convencer a los jóvenes de que deben rezar el Rosario en vez de emborracharse.

22 comentarios:

Deleg. Estudiantes Humanidades dijo...

Lo único positivo es que mantienen vivo el mercado vitivinícola. Consumir es bueno.

Siro dijo...

De sobrio a ebrio sólo van dos letras.

Paco Tilla dijo...

Vas al botellón para beber alcohol. Bebes alcohol para olvidar tus problemas personales, por ejemplo porque te dejó tu novia hace un año, o para celebrar que te van bien las relaciones personales, por ejemplo porque volvió tu novia pero embarazada y todos tus colegas brindan por ti con calimocho y te felicitan porque vas a ser papá.

Esquizo Frénico dijo...

Beben beben sin parar
no saben lo que hacen
pierden el control
todo es confuso
lo pasan bien
me siento mal

Felipe dijo...

En una cena de empresa, para mí que mi jefe, como pagaba él, mandó rellenar las botellas de Azpiricueta con vino de brick. Los más pelotilleros se inflaron a beberlo y a decirle al jefe que el vino era cojonudo. A la encargada pelotillera mayor tuvimos que llevarla a la Residencia con coma etílico, aunque también tenía furor uterino.

Stibi Guonder dijo...

Si bebes, no reces.
Si rezas, no conduzcas.

Bea dijo...

Felipe, Príncipe de la colonias de ultramar, una cosa es la borrachera y otra bien distinta es el puntito que alcanzarías tomándote un buen vino con nosotras, en una cenita con viandas de máxima calidad que prepararíamos ex profeso para ti, antes de… Tres besos de tus tres BBB distribuidos como quieras por ese cuerpo real.

Funcio dijo...

Estamos na época da moderación e o viño con moderación é bó. Antes, con aquel outro goberno radical que sofrimos, era normal que os mozos e mozas galegos quedasen nas prazas e xardíns para beber i esquencer as barbaridades dos seus gobernantes tamén bébedos. Agora todos os mozos e mozas moderados do país acatan as recomendacións de Dona Pilar en materia de sanidade na rúa ou saúde pública. Ben saben os nosos rapaces e rapazas moderados da importancia de levar unha vida sá, facer deporte e, se non lles queda máis remedio que facer botellón, consumir viños galegos con denominación de orixe e co selo de Galicia Calidade.

Nario dijo...

Funcio, pues a mi me ha dicho gente de su consellería que Doña Pilar es más partidaria de que las nuevas generaciones recen el Rosario a la Vírgen del Carmen en vez de tomar Ribeiro.

Galeno dijo...

Los jóvenes del botellón, tan independientes ellos, acaban teniendo una dependencia física del alcohol, que se revela, entre otras cosas, porque en el momento en que interrumpen la ingesta de alcohol tienen el síndrome de abstinencia, caracterizado por temblores en los dedos pulgares y meñiques, temblores y pelos en la lengua, temblores en las extremidades además de brazos y piernas, sudoración repugnante, taquicardia o aceleración del pulso, taxicardia o necesidad de pagar un taxi para volver a casa, ansiedad (de tenerte en mis brazos musitando palabras de amor), irritabilidad, mala leche, paladar morado o rosa fucsia, eyaculación precoz, náuseas, vómitos, falta de apetito, falta de respeto, falta de calcio, insomnio, alucinaciones visuales y delirium tremens, pero ligan.

Deleg. Estudiantes Humanidades dijo...

Un hígado sano se regenera en seis meses y es recomendable dar salida al excedente de producción.

Malpicán dijo...

Rojillo, ti sabes que para mín, despois das mulleres e da caza (ou da caza das mulleres), o viño é o máis sagrado. Lembro aqueles tempos nos que só había dous tipos de viño: de barril ou embotellado. Hoxe hai moitos viños e moitos entendidos en viño, pero voume centrar só na cuestión do embotellado. O embotellado é unha operación relativamente recente na historia do viño, pois antes non había vidrios resistentes e baratos. As botellas normalmente son de tres cuartos, que a min se me quedan algo escasas. En calquera caso son mellores que os cartóns, que son un sacrilexio, pois deixan entrar o aire e o viño se oxida. Outro sacrilexio son os tapóns que no son de corcho. Hai que deixarse de caralladas, hai que embotellar ben, etiquetar ben, gardar ben nas adegas, saber vender e saber beber. Os mozos de agora nin saben beber, nin saben mexar.

Asun dijo...

Sr. Armas, esa no es una buena imagen de la juventud y es triste ver a esas chicas mostrando sus pechos y con sus camisetas empapadas en vino. Ese es el libertinaje al que nos ha llevado este gobierno que quiere que nuestros hijos acudan a esos botellones, destrocen nuestros jardines, se emborrachen y no piensen en lo importante, que es la falta de trabajo para ellos y para sus padres, aunque estos chicos no creo que piensen mucho en sus padres. Tiene razón Monseñor Rouco en que mejor nos iría a todos si estos chicos dedicasen parte de su tiempo a rezar y a pensar en los demás.

Rajohip dijo...

¡VIVA EL VINO!
¡VIVA EL VINO!
¡VIVA EL VINO!
¡VIVA EL VINO!
¡VIVA EL VINO!
¡VIVA EL VINO!

Rita dijo...

En época de Franco no había botellones pero había más borrachos y alcohólicos que actualmente. No es una cuestión de orden público sino de educación por parte de los padres, que parece ser que nunca tienen responsabilidades. Estoy harta del discurso flexible de la izquierda sobre el botellón y estoy harta del discurso rancio de la derecha sobre el orden, la moral y las buenas costumbres. Inmoral es el Opencor que suministra bebidas a menores, pero esto a los de derechas les parece normal porque favorece el mercado de consumo y a los de izquierdas también porque es un hábito social de unos posibles votantes.

Rou Covarela dijo...

Queridos hermanos en la fe, como señala San Pablo en su Primera carta a los Efesios: "rezar y rascar, todo es empezar".

Felipe dijo...

A mi jefe no se le puede achacar que sea un bebedor empedernido, ya que no bebe apenas bebidas alcohólicas. Mi jefe para olvidar no bebe, come. Come y para acompañar sus platos favoritos (callos, fabadas…) prefiere Coca-cola, litros de Coca-cola. Luego, echa sus flatulencias sonoras en su despacho, pensando que no las oímos, pero resuenan como truenos lejanos; o bien echa sus flatulencias progresivas y sin sonido cuando pasa por nuestra área de trabajo, disimuladamente, pero son como gases de cámara nazi. A ver si un día revienta.

Berta dijo...

Felipe, Maharajá de Occidente, ¿por qué no te animas a probar la esencia de nuestros licores? Están elaborados naturalmente, sin aditivos, sin conservantes, sin estimulantes. Los puedes probar naturalmente, sin precauciones, sin medidas profilácticas. Nos excitaría –uy, perdón- nos encantaría que los probaras. Besitos de las tres BBB.

Funcio dijo...

Na Xunta da austeridade só bebemos auga do grifo, namentras traballamos, e auga de Mondariz Balneario ou Cabreiroá, cando saímos ao breve café reglamentario. Está terminantemente prohibido o consumo de augas doutras autonomías ou países, coma Font Vella, Solán de Cabras, Perrier, etc. Coménzanse a ver rás e sapos polos pasillos.

Nario dijo...

Funcio, ¿tú también eres de los que bebe agua del grifo porque crees que en la de los bidones que nos ponen por los pasillos echan polvos que adormecen las neuronas?, ¿será por eso que las ranas de los pasillos andan atontadas?

Nacho Radas dijo...

Estimadas señoritas de compañía BBB, en vuestra oficina, o bar de alterne, el cartel de encima de la puerta de emergencia no pone "SALIDA" sino "SALIDAS".

Berta dijo...

Nacho, hueles tan mal como las flatulencias de tu jefe, esfúmate.