Negros

miércoles, 26 de agosto de 2009

Obama es un presidente estadounidense negro, Bolt es un atleta jamaicano negro, ambos son magníficos y negros, aunque algunos prefieran decir que son afroamericanos. Los morenos mediterráneos llaman negros a los que tienen la piel más oscura que la suya. Son muchos, y absurdos, los eufemismos para no denominarles negros: personas de color (contradictorio, pues el negro es la ausencia de color), negritos (diminutivo, despectivo y cursi), negroides (antropológico y pseudocientífico), etcétera. En castellano antiguo se les llamaba prietos; en el español moderno se llama negros a los miembros de raza negra. En español no hay un término no racista y otro racista para referirse a los negros. Sí los hay en inglés (black y nigger) o en francés (noir y nègre). Sin embargo, en España cada vez hay más racismo con los negros.

19 comentarios:

Berto dijo...

Los negros, negros, que quieren ser blancos, como el pobre Michael Jackson, se llaman descoloridos.

Salvador Fernández dijo...

Rojillo, tú que ya no eres un chaval, seguro que recuerdas aquella pintada ácrata del 68 que decía:

¡TODOS NEGRITOS SERÍAMOS MÁS BONITOS!

Machín dijo...

Los negritos es una danza tradicional de la localidad de Cacaopera en el departamento de Morazán en El Salvador. La danza se realiza en honor a la Virgen del Tránsito. Desde el primero de agosto se hace la primera danza en señal que se acercan las fiestas. Es costumbre compartir diferentes alimentos como café, chocolate, guaro o quesadillas. En el día trece, la fiesta principal comienza al cerrar el día con el llamado convite, donde los asistentes llevan alimentos y bebidas para regalarse mutuamente. A la noche comienza la llamada mesada dentro del templo, cuando cada danzante, y son unos 24, lleva cerillos y 3 candelas que posteriormente se colocan alrededor del recinto. Los danzantes se dividen en cuadrillas, la de la Virgen y la del Señor, cada una consistente de Negro Mayor, Capitán, Bandera y Varita. Terminada la ceremonia religiosa salen a las calles a acompañar a la procesión. Hace calor por aquí y veo negritos por todas partes.

Selia Cruz dijo...

Rojillo, desearía saber si es racista esta canción que vengo cantando desde los años cincuenta llamándole de modo inconsciente al negro negro zumbón:

"Ya viene el negro zumbón
bailando alegre el baión.
Repica la zambomba
y llama a la mujer.

Ya viene el negro zumbón
bailando alegre el baión.
Repica la zambomba
y llama a la mujer.

Tengo gana
de bailar el nuevo compás
Dicen todos
cuando me ven pasar
¿Chica, dónde vas?
¡Me voy a bailar,
el baión!"

Bar Marcón dijo...

¡OÍDO, COCINA!
¡UN PASTEL DE CHOCOLATE, PLÁTANO Y COCO!

Para Bar Marcón la cocina también es I+D en el Bar Marcón, por eso hemos tenido dos becarios del Consejo Superior de Investigaciones Científicas que, tras estudiar las preferencias de nuestros clientes durante seis meses, han llegado a la conclusión de que las mujeres son más apasionadas por los negros y por el chocolate que los hombres, quizás porque las mujeres necesitan más magnesio y pasión. Para ellas especialmente, y mientras no encuentran al negro que sustituya al inútil blanco de turno, elaboramos este exquisito Pastel de chocolate, plátano y coco. Son necesarios los siguientes ingredientes: 125 gramos de chocolate fondant, 225 gramos de cookies de chocolate, 50 gramos de coco rallado, 50 gramos de Coco Chanel, 2 plátanos también de un tamaño considerable, 150 mililitros de nata, 350 gramos de queso cremoso, 60 gramos de mantequilla para usos múltiples, 80 gramos de azúcar de caña y un negro en edad de merecer y bien dotado. La preparación es sencilla: desnudarse y echarse unas gotas de perfume Coco Chanel; tomar un molde redondo o no, de unos 20 centímetros, el cual no será necesario engrasar; sin embargo, lubricar al negro; introducir las cookies en una bolsa de plástico y triturarlas pasándoles un rodillo de cocina por encima o bien el miembro del negro; derretir la mantequilla; untarla por donde se estime oportuno; mezclarla con las galletas trituradas hasta formar una pasta; separar la pasta que habrá de pagarse al negro por sus servicios; verter la otra pasta en el molde apretándola bien contra la base; apretarse bien contra el negro hasta que no se vea ni la base; preparar otra pasta batiendo el queso con el azúcar; tener precaución por si el negro está ya más cremoso que el queso; añadir bien rallado el coco; no darle vueltas al coco, que no compensa; añadir los plátanos hechos puré; no pensar en que también están hechos puré los principios religiosos que te enseñaron las monjas; derretir el chocolate fondant partido en trozos en un cazo con un poco de agua; mientras se derrite el chocolate fondant, fondant seguido hasta cansarse; añadir el chocolate a la pasta; mezclar todo muy bien, los ingredientes y tus principios; agregarle la nata montada, montada sobre el negro; extender sobre la base de galleta; extender al negro en todo lo que da de sí; meter en el frigorífico el tiempo necesario para que cuaje; mientras enfría, calentar más y más al negro, hasta que ya no se sepa si los líquidos son natas o qué; desmoldarlo y decorarlo con rodajas de plátano. Qué aprovechen el pastel y el negro.

Susiño dijo...

Es más racista decir mulato que negro. Corrígeme si no es así, Rojillo, pero creo que mulato viene de mula, del cruce entre burro y yegua o burra y caballo. Es curioso porque en mi trabajo no hay mulatos y sin embargo estoy rodeado de auténticas mulas pardas.

Pancho dijo...

Esquizo, si fueras negro, no tendrías la cabeza llena de pajarillos de colores.

Asun dijo...

Yo admiro a las personas de color por como cantan, como bailan, como corren, como saltan o como juegan al fútbol, pero confieso que no me gustaría que una hija mía o una sobrina se casase con uno de ellos, aunque por supuesto los respeto como personas que son, entre los cuales los habrá mejores y peores, por ejemplo el presidente Obama parece una persona bien educada. Por otro lado Sr. Armas, la fotografía es un poco rara y desde luego una madre debe dar el pecho a su hijo en privado.

Tancredo dijo...

Yo no sé si seré racista o no, porque odio a los negros, a los moros y a los orientales, pero adoro a las negras, a las moras y a las orientales.

Lulú dijo...

A muchas personas blancas también las azotan, ¿es eso racismo?
Repito la web que tanto habéis mirado y tanto os ha gustado: http://spankingpunishedgirls.smut.com/

Salustiano dijo...

¿Comer conguitos es racista? Los conguitos son básicamente cacahuetes individuales cubiertos de chocolate negro. En los años 80 los conguitos se anunciaban en televisión con asiduidad y tenían un anuncio que hizo furor representando a grandes estrellas negras del momento como conguitos de dibujos animados, como Tina Turner o Stevie Wonder, cantando y bailando la canción promocional. El conguito era un aborigen negro, sonriente y de buena vida. A lo largo de su historia ha ido cambiando su diseño para ir adaptándose a los tiempos por una parte y por las quejas de ciertos sectores críticos con el uso de esa imagen y las posibles connotaciones racistas que pudiera tener; por eso cambió su lanza tribal por una mano afable saludando. Ahora ya no sale el negro.

Mariló dijo...

El color negro lleva ímplicita una sensación de incertidumbre, cosas nefastas, miedo, obscuridad. Por ejemplo: esta crisis económica me hace ver un poco negro el futuro de mi empresa; hoy, 26 de agosto sería el 48ª aniversario de mis padres, pero él falleció y esto hace que tenga un día negro; ayer fui al funeral de un amigo y todos sus seres queridos lucían vestidos y corbatas de color negro. Habría un sin fin de relaciones del negro con lo funesto, sin embargo yo pienso que ni ellos son negros, puesto que son marrones más o menos intenso, ni nosotros blancos, puesto que somos beiges a excepción de nórdicos, británicos, etc, que son más bien rosadillos. Simplemente son nombres comunes que dependiendo del contexto pueden llevar una carga de racismo o la descripción de una persona sin más. Yo no siento tal racismo por lo menos en Galicia, en Coruña y en mi barrio que está lleno de negros. Este blog es inigualable, eso que es rojillo... ¿por qué se le da tanta importancia a los colores?

Galeno dijo...

La medicina no es racista. Por ejemplo, tenemos una enfermedad llamada, sin rubor, síndrome de los cardíacos negros. Se trata de una afección del aparato circulatorio localizada en la arteria pulmonar, que se define como una eritremia con cianosis crónica, diarrea, espleno y hepatomegalia, junto con hipertrofia de la médula ósea y esclerosis de la mencionada arteria. Se caracteriza por disnea, asma de desarrollo lento, bronquitis y cianosis crónica asociada a policitemia, que es consecuencia de una insuficiencia pulmonar y esclerosis del lecho vascular pulmonar y, a veces, también presenta hipertrofia del ventrículo derecho. Los factores que contribuyen a su desarrollo pueden ser la hiperplasia de la arteria pulmonar, enfisema y fibrosis. Desconozco por qué coño se llama síndrome de los cardíacos negros. Sé que no fueron médicos negros los que la descubrieron, que fue el doctor Ayerza de Buenos Aires, quien no me consta que fuera racista. Ahora bien, los negros, como se empeñan en vivir en malas condiciones en el Tercer Mundo, es probable que se vuelvan más cardíacos.

Paco Tilla dijo...

Asun, a ver si me aclaro o te aclaras, aunque estemos hablando de los negros. Si en la foto no estuviese el bebé pegado a la teta, dirías que es pornográfica. Si está el bebé, le pides a la madre que le dé la teta en privado, pero que no haga exhibicionismo. Además la foto te parece rara, porque aparece una negra dando de mamar a un blanco mamón. Que sepas que ese par de tetas negras son maravillosas con niño, negro o blanco, o sin niño, negro o blanco ¡Quién pudiera ser ese niño!

Moncho de Moeche dijo...

Eu son máis de Zara que de Benetton, polo o nacionalismo e porque vivo como galego, por iso compro en Gadis, Citroen e Inditex.

Pedro dijo...

Hola.
Una puntualización, Obama no es negro, objetivamente es racialmente mestizo, aunque de color sea negro.

Siro dijo...

La esclavitud sigue siendo negra.

Pancho dijo...

Esquizo, deja ya de soñar con la leche que tomarías de la otra teta. Es leche de la buena, no como esa de brick, francesa, importada y barata, que tomas habitualmente. Habría que darte una leche, Frénico.

Masai dijo...

Eh, blanco, escucha. Vale que yo nací negro, crecí negro y cuando muera seré negro, pero tú naciste rosa, eres colorado cuando estás al al sol, eres blanco cuando tienes miedo, eres azul cuando tienes frío, eres amarillo cuando estás enfermo, eres gris cuando estás cabreado, eres rojo cuando estas avergonzado y serás morado cuando te metan en la caja, así que ¿por qué me llamas persona de color?