Corazón

lunes, 17 de agosto de 2009

El verano es propicio para las noticias del corazón. En Kuwait la ex de un novio le fastidió su nueva boda prendiendo fuego a una carpa bajo la que se hallaban parte de los invitados. Los muertos fueron 43 y los heridos 90. La novia no falleció, la suegra sí. La ex utilizó trapos empapados en queroseno. Sólo murieron mujeres y niños; los hombres estaban en otra carpa.
A partir de la noticia, podríamos frivolizar sobre el matrimonio, que, como dice Groucho Marx, “es la principal causa de divorcio”. Podríamos burlarnos de la reincidencia obstinada, pues, como dice Samuel Johnson, “casarse por segunda vez es el triunfo de la esperanza sobre la experiencia”. Podríamos intentar explicar la tragedia derivada de la venganza, pero, como dice Chéjov, “un perro hambriento sólo tiene fe en la carne”. Sin embargo, no podríamos encontrar argumentos culturales para justificar la separación de hombres y mujeres, fatídica para ellas, a no ser que acudiésemos a aquel filósofo hispanoárabe, Averroes, para quien “la mujer no es más que el hombre imperfecto”. Ya no es cosa del corazón, sino de la razón.

7 comentarios:

Asun dijo...

Señor Armas, por una vez voy a coincidir con usted en eso de que lo de los musulmanes no es cultura sino incultura. Qué barbaridad ese atentado el día de una boda.

Sole dijo...

No me extraña que esa mujer musulmana lo acabara quemando todo. Seguro que se pasó su vida cumpliendo las obligaciones de la esposa respecto a su marido como le marcaban las normas islámicas, que dicen que el mejor consuelo en este mundo es una mujer piadosa, que debe mostrar respeto y obediencia, no le está permitido admitir la entrada en la casa a alguien que desagrade a su marido, obedecer a alguien en contra de éste y cumplir en la cama cuando éste la requiera, para que cuando éste se canse de ella la repudie y se vaya con otra. Cometió una barbaridad y fue una desgracia que murieran inocentes, sobre todo niños, pero es comprensible su venganza.

Fito de Rivera dijo...

No sé de que se quejan las mujeres musulmanas, ya que la poligamia favorece la competencia y además las mujeres tienen el derecho a tener relaciones con su marido por lo menos una vez cada menstruación, que bien les llega. Mientras tanto los rojos criticando el catolicismo y promoviendo chorradas como la Alianza de Civilizaciones.

Siro dijo...

Las mujeres creyentes de todas las religiones llevan velo.

Feminista dijo...

Si en el mundo occidental el machismo es dominante, en el mundo islámico lo domina todo.
La mujer es invisible, se la tapa, se la oculta, se la usa, se la desprecia.
Hasta es lógico que alguna mujer desesperada reviente de ira y haga semejante barbaridad.

Miragalla dijo...

Yo sigo creyendo que hay que proteger al lince ibérico.

Rahib dijo...

La violencia contra las mujeres está en España no en países árabes. Los musulmanes cuidan y respetan a las mujeres.