Menonitas

jueves, 2 de julio de 2009

Estamos ya acostumbrados a los escándalos en instituciones católicas. Pero, entre los menonitas parecen increíbles. Los menonitas son esos anabaptistas austeros y anacoretas comunitarios, que reniegan de los motores, la electricidad, el teléfono y todo aquello que recuerde la Revolución Industrial y, menos aún, el Estado del Bienestar. Viven en colonias rurales alejadas de los núcleos urbanos. Visten monos azules de faena con pechera (ellos), vestidos largos y medias gruesas (ellas), pañuelos blancos en la cabeza (ellas solteras), pañuelos negros (ellas casadas), sombreros de ala ancha (ellos y ellas). Hablan algo parecido al alemán, el plattdeutsche. Venden queso y poco más. Leen mucho y siguen al pie de la letra la Biblia… Todos no.

En la colonia menonita de Manitoba, a 150 kilómetros de Santa Cruz (Bolivia), un grupo de hombres adultos menonitas violaron a 60 mujeres adultas y adolescentes menonitas, tras sedar mediante un somnífero aplicado con atomizador a las mujeres, maridos, padres y perros menonitas. En otra colonia menonita un hombre adulto menonita, casado y con 10 hijos, violó a 24 mujeres menonitas por el mismo método somnífero. Los rumores, los indicios y los cambios de hábitos pusieron en evidencia el escándalo de la violación masiva. En cuanto estalló, el Consejo de Ancianos sacó sus vergüenzas y la Junta de Hermanos sacó el látigo (algún violador declaró que le habían enjaulado y golpeado hasta la confesión), antes de pasar los casos a las autoridades civiles. Las mujeres menonitas casadas han sufrido una doble violación, física y moral, pues tan terrible es para ellas la agresión sexual como el adulterio. Las mujeres menonitas solteras han sufrido una triple violación, pues, además, temen el rechazo de sus posibles maridos por la pérdida de su virginidad. Decía Voltaire que “la religión mal entendida es una fiebre que puede terminar en delirio”.

15 comentarios:

Sito dijo...

Siempre pensé que eran melonitas y que se dedicaban al cultivo de melones.

Comolm? dijo...

No sería mejor que se convirtieran en secta onanista?

De todas formas, esto no pasa en la iglesia católica, no suelen drogar a la víctima, al menos tienen un respeto, no como estos sectarios raros.

Feminista dijo...

Seguro que habrá algún juez capullo que diga eso de "es que van provocando, con esos vestidos largos y ceñidos".

Esquizo Frénico dijo...

Tomaba somníferos con la leche. Pero ahora tengo miedo de que me violen los menonitas malos. La violación es dolorosa pero a veces es deseada.

Lulú dijo...

Los menonitas se van a la selva boliviana a buscar paz y se encuentran con que en sus colonias tan pacíficas aparecen monstruos machistas obsesionados con el sexo. La violación con sedación es un delito con agravante. Habría que dormirlos a ellos y cortarles el arma del delito.

Siro dijo...

El tema de los menonitas no me deja dormir; no es de ahora, siempre me apasionó.

Felipe dijo...

Mi jefe es menonita en lo del ahorro en luz y teléfono, nos deja sedados con su pestilente olor corporal (sudor + Loewe)y nos viola moralmente.
No nos viola físicamente por lo de su impotencia, su disfunción eréctil, su pene minimalista y la imposibilidad de vérselo el mismo al estar tapado por su voluminosa panza.

Pirulo dijo...

A mí también se me duermen las tías cuando les hago el amor, ¿seré menonita sin saberlo?

Funcio dijo...

Rojillo, Rojillo, no nos engañes... Las de la foto no son menonitas de América, son mozas del Grupo de Coros y Danzas de La Almunia de Doña Godina.

Nario dijo...

En las webs de la Xunta y del Ministerio hay temas apasionantes hoy, pero nada como esta violación a granel de los menonitas del quinto carallo.

Lino dijo...

¡FELIPE, NECESITAS UNAS VACACIONES!

Y nosotros necesitamos que las tengas, porque hasta yo empiezo a notar que mi jefe huele mal.

Wenceslao dijo...

Me pregunto ¿qué pensarán de nosotros los extranjeros que entran aquí? Porque, si los menonitas son raritos, los de este blog son una colonia de extraterrestres. Good bye, my friends.

Belarmino dijo...

Nunca está justificada la barbaridad de violar a una mujer, pero lo de dormirla con un spray somnífero...

Günter dijo...

Soy menonita y quiero darles las gracias por tratar con respeto este problema puntual nuestro en la colonia de Manitoba.

Advertencia: aunque nosotros rechazamos el uso de Internet y de los ordenadores en general, este comentario lo hago desde un móvil de última generación, en el cual hasta tengo la Biblia en pdf.

Francesco dijo...

Tengo una obsesión sexual: las mujeres cuanto más tapadas más me ponen. Y no es una obsesión machista, porque los hombres cuanto menos tapados más me ponen. Los menonitas, en general, son mi debilidad.