Ética

miércoles, 22 de julio de 2009

Es cuestión de ética, no de moral. Ser socialista implica luchar para que los que tienen menos bienes tengan, no sólo más bienes, sino más libertad real. En esa lucha diaria hay que mantener una actitud ética, no una actitud moralizante. Los desfavorecidos no precisan de políticos elitistas que, tan pronto los usan de cobayas de laboratorio, como se preocupan de modificar sus conductas según patrones culturales que les son ajenos. Los que menos tienen son los que más comprenden en qué consiste la justicia social. Ellos sólo perciben el socialismo real cuando comienzan a sentirse liberados y comprueban que otros no son privilegiados. Pero, el tiempo es limitado, porque, como decía el poeta Jorge Guillén, “cuando uno pierde la esperanza se vuelve reaccionario”.

23 comentarios:

Verdaderamente dijo...

Será que los que dicen ser de izquierdas reparten mucho. CASI TODOS LOS QUE USAN EL DISCURSO IZQUIERDISTA, SON EN REALIDAD LOS MÁS DERECHISTAS EN SUS OBRAS.

Maquis dijo...

Es más simple:

MÁS ESTADO Y MENOS MERCADO

Salud y República

Tancredo dijo...

Demasiadas frases hechas y tópicos sobre lo de ser de izquierdas. Sin embargo, la clave está en que la pobreza debe ser vista como el resultado de un modelo económico y social, ejercido y aplicado en un territorio y tiempo determinado, por los diversos agentes económicos y políticos, que producen en la sociedad sectores excluidos de los beneficios totales o parciales del modelo en ejecución. Estos sectores excluidos son los pobres o desfavorecidos. Pero la pobreza no es una causa que deba ser tratada como tal para combatirla, es el resultado de procesos complejos y extendidos en el tiempo, que son difíciles de apreciar a simple vista y que requieren investigación sostenida para lograr su comprensión antes de plantear cualquier intento de terminar con la pobreza.

Siro dijo...

Los pobres mantienen comportamientos que reproducen la pobreza.

Camagüey dijo...

La política neoliberal, de la mano de una globalización de intereses capitalistas, ha provocado tales daños sociales y económicos a muchos países, tanto desarrollados como subdesarrollados (desde la corrupción al autoritarismo), que ha generado no sólo un despertar de un nuevo tipo de socialismo democrático, sino la caída y desprestigio del sistema liberal en muchos países.

Feli Pegonza dijo...

Rojillo, le veo a usted muy socialista y lo que prima en su partido es la socialdemocracia light. Interesan las políticas reformistas ligadas a la participación ciudadana, a la protección del medio ambiente o a la integración de minorías sociales. Eso de la justicia social y la libertad real a muchos compañeros suyos les da repelús.

Noica dijo...

Pancho, deja de hacerle daño a Esquizo con tus frases hirientes. No tienes idea de lo que sufre. Esquizo, quiero ayudarte porque te comprendo.

Esquizo Frénico dijo...

Ser pobre no siempre es malo,
ser político es peligroso,
a algunos políticos los matan,
a los pobres no,
hay cosas peores que ser pobre,
los pobres a veces sonríen,
porque sufren sólo un poco.

Líster dijo...

Para un marxista-leninista como yo, uno de esos a los que desprecian los actuales líderes socialistas españoles, el socialismo es solamente un paso hacia el comunismo, el único sistema de verdad igualitario, justo y ético. Por favor, que nadie me hable de la URSS.

Bar Marcón dijo...

¡OÍDO COCINA!

¡MARCHANDO UNA DE PIE DE CAVIAR PARA POBRES!

Fino, pero de ninguna manera inalcanzable, más bien proletario. Exótico, pero en modo alguno difícil de conseguir en los autoservicios y supermercados a los que acudís los desfavorecidos. Dale finura, recuerdos imborrables e innovación a tu vida…y a tu vulgar cocina también.

Para prepararlo, sólo necesitas:

8 huevos duros
1/4 taza de mayonesa
1/3 taza de cebolla picadita
1 taza de crema agria
1 lata (360 grs o 12 oz) de caviar rojo
1 lata (360 grs o 12 oz) de caviar negro
Perejil fresco al gusto
Una ruedita de limón

Les quitamos las cáscaras a los huevos y cortamos en pedacitos bien pequeños. Los unimos con la mayonesa hasta formar una pasta. Cubrimos el fondo de un molde para pie de 23 cms con la mezcla y refrigeramos el molde unas 3 ó 4 horas. Luego, sacamos la pasta del molde (¡con mucho cuidado!) y la colocamos en una bandeja redonda. Agregamos la cebolla y la crema agria, sin revolverlas, y el caviar rojo. En el centro, colocamos el caviar negro formando un círculo. Decoramos con la ruedita de limón. Para finalizar picamos el perejil y lo distribuimos a ambos lados de la fuente. Servimos con pan tostado, que al pan tenéis los pobres el paladar acostumbrado.

Felipe dijo...

Antes de venir a la oficina, entré en un cajero automático del Banco de Santander, y había un pobre vagabundo durmiendo allí. Su olor corporal, siendo pestilente, eran rosas al lado del olor que desprende el sobaco de mi jefe, donde el sudor y la Loewe se mezclan en una proporción 7/3 cuyo resultado sufrimos todos. No obstante, quiero denunciar que en esa sucursal del Banco de Santander tratan mejor al cerdo de mi jefe que al mendigo.

Funcio dijo...

Nesta Administración non somos nin ricos nin probes, nin de dereitas nin de esquerdas, nin nacionalistas nin españolistas, nin xenófobos nin solidarios, nin heterosexuais nin homosexuais. Somos simplemente -nada máis e nada menos- funcionarios, xa que logo probos servidores públicos, que tratamos a todos por igual. Tratamos coa mesma dilixencia a xefes e administrados, porque para nós "un día é un día, e un peso gastouse".

* Nota: Acábome de decatar que o refrán non é axeitado, pero, no marco de austeridade que asumimos, non se admiten voltas atrás ou corección de erros, pois o tempo do funcionario é ouro.

Nario dijo...

Funcio, ¿en qué parte del temario de oposición venía eso de que tenemos que tratar a todos por igual?

* En cuanto al refrán, efectivamente no has estado atinado. Aquí pega más lo de "dime con quién bajas, y te diré quién eres".

Bea dijo...

Antes, las tres estábamos loquitas por el Principe Felipe, ahora ¡NUESTRO PRÍNCIPE ES FELIPE!

Felipe, eres el Robin Hood de las oficinas y cajeros automáticos.

Beso de Bea, beso de Belén, beso de Berta, BBBBBBBBBBBBBBBBBBB

* Mensaje autorizado por el FFC (Felipe´s Fan Club)y la CMV (Comisión del Mercado de Valores)

Salvador Fernández dijo...

Para el PSOE, entre los colectivos excluidos están: los negros, las mujeres, los marroquíes, los gays, los ecuatorianos, los saharahuis y los de Izquierda Unida.

Fonso Roda dijo...

Estimado Funcio, saiba vostede que nos costa moi pouco pasar da felicitación ao expediente disciplinario. Reciba un cordial saúdo.

Foucellas dijo...

O sistema capitalista non vai ben cando os que mellor o aplican están no trullo ou camiño del: Mario Conde, Julián Muñoz, Correa, Crespo, Bárcenas e, sobor de todos, o meu ídolo, Madoff.

Cuca Fandiño dijo...

Ese barrio de favelas se parece mucho a algunos barrios marginales creados por los socialistas durante décadas en La Coruña.

Abraham dijo...

Si las pobres monjas que iban a ver al Papa a 193 kms. por hora atropellasen a un pobre de solemnidad que en ese fatídico momento cruzase borracho la carretera, ¿se iría directamente al cielo?

Akito dijo...

Sayonaravengokitofotofavelamevoy

Belarmino dijo...

De aquella clase de Historia con un buen profesor, capaz de contarnos cosas que el Franquismo oficial no consentía, recuerdo más o menos su definición de la burguesía. Nos decía que la burguesía es una clase social que puede identificarse por su papel en relación a los modos de producción, pues tiene una posición dominante en las estructuras de producción. Tiende a establecer relaciones de producción específicas con otras clases. La burguesía, sobre todo la alta burguesía, posee los medios de producción y establece una relación de explotación con el proletariado, que al no poseer estos medios, debe vender su fuerza de trabajo a la burguesía. La relación de explotación entre burguesía y proletariado permite la acumulación de capital por parte de la burguesía. Eso al final es el capitalismo. Ya sé que es una explicación simple, pero me quedó grabada en la memoria y creo que las cosas siguen parecidas.

Asun dijo...

Los pobres no piden política sino que quieren caridad, prefieren tener cerca a un buen párroco que les ayude a tener a políticos que vienen de visita a verles sólo en elecciones.

Sirenita dijo...

Los pobres no quieren caridad. Los pobres quieren dejar de ser pobres.

Y solo hay un camino para la igualdad, el socialismo.