Chulo

viernes, 17 de julio de 2009

Pedro J. Ramírez, director de El Mundo y adalid de las ideas conservadoras, es partidario de seguir publicando en su periódico anuncios de putas, a pesar de la recomendación parlamentaria de controlarlos para investigar a las mafias de la trata de mujeres con fines de explotación sexual. El hipócrita dice que “es hipócrita decir que detrás de esos anuncios hay mafias de explotación de personas; nosotros no somos la Dirección General de la Policía; si se investiga y se demuestra que hay tramas, éstas desaparecerán y también sus anuncios”. Mientras tanto, sigue haciendo caja a costa de las putas, ¡qué chulo!

7 comentarios:

Salvador Fernández dijo...

Si se le piden explicaciones a Pedro Jota, como es un intelectual, dirá que él es admirador de Irma la Dulce y que Irma la Dulce, la de Billy Wilder, era una puta romántica y sin chulo. Dirá que él se identifica con Néstor, el joven con una vida sentimental complicada, empleado como "representante" (entre nosotros, chulo) por Irma La Dulce. Por cierto al Néstor no se le ocurre otra cosa que enamorarse de ella y luego atormentarse con la fidelidad de la popular puta. Para evitar que se fuese con otros hombres, se disfraza de viejo lord inglés y se convierte en su único cliente. ¿Pero qué puede hacer un representante celoso cuando la ilustre Irma asegura que el hombre que ella ama no es el enamorado Néstor sino el viejo Lord?

No cuela, Pedro Jota, sólo te interesa la pasta. Sobre tus gustos sexuales, mejor no recordar escenitas. Sobre tu catadura moral, mejor ni hablar.

Juan Soplillo dijo...

Yo soy un español medio, ni me voy de putas ni leo El Mundo, me apaño con mi mujer y leo el Marca.

Geisha Local dijo...

Delicada, discreta, sensibilidad oriental, sexo tántrico, sólo señores solventes, hotel y particulares, exclusividad.

* Avisos:

- Rojillo, si no publica este contacto, infringe sus principios sobre libertad de expresión.

- Rojillo, si publica este anuncio, se parece usted a P.J.

Busco macho bien dotado dijo...

Y por qué se margina la prostitución masculina. Será que no hay putos en los anuncios.

Siro dijo...

Me levanté tarde, desayuné bien, leí El Mundo, vomité.

Suso Simancas dijo...

Siro, yo no leo El Mundo, leo El País, y me sienta mejor, pero en esta cuestión también admite muchos anuncios de contactos y ofertas de sexo. Se ve que lo de la pasta les hace aparcar a todas las empresas periodísticas sus supuestos idearios.

Luis de Carnota dijo...

Rojillo, ¿a moza da foto é real ou de mármol?