Católicos

miércoles, 15 de julio de 2009

La mayoría de los españoles son católicos y la mayoría de los católicos son hipócritas. Según el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), un 76% se declaran católicos, un 15% no creyentes, un 5% ateos y un 2% creyentes no católicos. Se desconoce el porcentaje de los que no creen en las encuestas del CIS. Desglosemos sólo el contingente de los católicos. Un 81% son católicas y un 71% son católicos. Primera conclusión: cuanto más mujer, más católico. Un 94% de los mayores de 65 años son católicos y un 64% de los menores de 34 años son católicos. Segunda conclusión: cuanto más viejo, más católico. Un 50% de las católicas no va casi nunca a misa y un 67% de los católicos no va casi nunca a misa. Tercera conclusión: cuanto más hombre, menos se va a misa. Un 36% de los mayores de 65 años casi nunca va a misa y un 79% de los menores de 24 años casi nunca va a misa. Cuarta conclusión: cuanto más joven, menos se va a misa. Un 15% cumple el tercer mandamiento: “santificarás las fiestas en nombre del Señor”, es decir, va a misa casi todos los domingos y festivos. Quinta conclusión: cuanto más católico, más se prefiere el vermouth, el fútbol o la playa en días no laborables. Sólo un 2,5% va a misa varias veces por semana. Sexta conclusión: cuanto más se incumple el sexto mandamiento, menos se cumple el tercero. La sexta conclusión es la que más preocupa a la Iglesia católica.

22 comentarios:

Pili Mato dijo...

Seamos los que seamos los católicos practicantes no importa tanto el número como que seamos fieles no solamente a los mandamientos, sino a los preceptos de la Santa Madre Iglesia, que son:

- Celebrar la eucaristía entera todos los domingos y fiestas de guardar.
- Confesar los pecados mortales al menos una vez al año, y en peligro de muerte, y si se ha de comulgar.
- Comulgar al menos por Pascua de Resurrección.
- Ayunar y abstenerse de comer carne cuando lo manda la Santa Madre Iglesia.
- Ayudar a la Iglesia en sus necesidades.

Asun dijo...

Señor Armas, yo no me creo esas encuestas ya que veo las iglesias llenas de jóvenes los domingos. Son jóvenes de familias católicas a los cuales sus padres han sabido inculcarles la fe cristiana. Estos son jóvenes han estudiado en centros religiosos donde se les enseña lo realmente importante para la vida en comunidad, no son los jóvenes del botellón y la droga. Es mentira que a la misa solamente vayamos mujeres y personas mayores.

Sito dijo...

Pili, haces bien en recordar a tus hermanos católicos los preceptos de la Iglesia, porque son las acciones que deben tenerles más o menos entretenidos la mayor parte del año.

Digo que haces bien porque esos los entienden (ayunar, confesar...), ya que los dogmas de la Iglesia católica no hay Dios que los entienda.

Los dogmas son las creencias esenciales que identifican el credo católico frente a otras confesiones cristianas. Para un católico el dogma es una verdad revelada por Dios y propuesta por la Iglesia, para la creencia de los fieles.

Los dogmas católicos se basan en la Biblia y en la tradición apostólica. Así como los hebreos tenían su tradición, que fue la base del Antiguo Testamento, los católicos tienen la tradición apostólica transmitida de generación en generación de forma escrita y oral.

Explícales tú, si puedes, algunos dogmas esenciales, como:

1. La Santísima Trinidad, o sea, que hay tres personas divinas, que son el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, en un solo Dios verdadero.

2. La Eucaristía, o sea, que el pan y el vino son transformados en el Cuerpo y la Sangre de Cristo.

3. La Inmaculada Concepción, o sea, que la Virgen María fue concebida sin pecado original.

4. La Maternidad Divina de la Virgen María, o sea, que es la madre de Dios.

6. La Virginidad Perpetua de María, o sea, que María sigue siendo siempre Virgen después de parir a Jesús.

7. La Asunción de la Virgen, o sea, que María es asunta llena de gloria a los cielos y es coronada como "Reina y Madre de todo lo creado".

¿Cómo queréis que los jóvenes vayan a misa a escuchar estas cosas surrealistas?

Berto dijo...

La mayoría de los católicos se hacen los locos con su propia doctrina. Se saltan a la torera los mandamientos, lo cual es, según sus normas, pecado mortal, sobre todo porque lo hacen con pleno conocimiento y pleno consentimiento. Y no vale lo de pecar mortalmente y confesarse rápidamente. Lo del arrepentimiento es el gran chollo católico.

Malpicán dijo...

Rojillo, eu son dos vellos que vai a misa tódolos domingos e festas de guardar dende que era pequeno. Claro que agora vou máis ben para quedar despois con amigos no mesón a tomar unhas tazas e maís unhas tapiñas de callos, antes de vir para a casa, comer coa familia e botar unhas partidas de cartas. Teño gañado o ceo, pois levo moitos anos cotizando.

Siro dijo...

Recuerdo la última cena, no la última misa.

Esquizo Frénico dijo...

Los curas nos pegaban
si no íbamos a misa.
A mí no me gustaba la misa
que era muy larga y aburrida.
Ellos me pegaban
los curas pegaban.
Eso no me disgustaba
la misa sí.

Velasco dijo...

Adán, que era gilipollas, cambió el negocio del paraíso por la manzana que le ofreció Eva, que era un poco zorra. Desde entonces ni los hombres ni las mujeres hemos evolucionado mucho. La Iglesia, apoyándose en aquello, montó su chiringuito, pero ahora se ve que le faltan clientes. La solución para los de Rouco Varela es abrir la inmigración solamente a los latinoamericanos con una mínima formación cultural.

Encarnación dijo...

De pequeña me bautizaron como católica, pero yo les salí muy rebelde y ahora soy más o menos anabaptista, metodista, pentecostal, adventista del séptimo día movimiento de reforma. Y me va mejor.

Pancho dijo...

Esquizo, los curas no te pegaron suficientemente.

Felipe dijo...

Buenos días, la paz sea con vosotros. Mi jefe es católico, apostólico y romano, por eso nos tiene como esclavos.

Funcio dijo...

Os compañeiros do Opus, que teñen que asistir a misa diaria, en horario laboral, deben presentar perante o seu xefe de servizo o correspondente xustificante, debidamente asinado por un párroco colexiado, xa que logo estamos nunha Admninistración seria.

Nario dijo...

Pero, Funcio, es que no te has enterado de que los nuevos gobernantes han decidido, en el marco de la nueva política de austeridad, habilitar una capilla en la planta baja, precisamente para evitar burocracia, ganar tiempo y hacer más eficiente el rendimiento de los trabajadores creyentes. Si no de qué iba a estar enviada a DOG la creación de la plaza de Capellán, grupo B/C, nivel 28.

Fonso Roda dijo...

Estimados Funcio e Nario, desexo felicitalos porque son vostedes un exemplo vivo e cotiá do bilingüismo harmónico que queremos promover nesta nosa Administración. Reciban un saúdo cordial.

Wolfgang Wonenburger dijo...

Nario ten a obriga de empregrar o egrexio idioma galego en tódalas súas labouras. Que deixe de ser tan españolito. A quen hai que felicitar é a Funcio, ao que se lle nota o nivel aprendido nos cursiños de perfeccionamento e ó tempo o amor pola lingua de Castelao e Murguía. Imos estar vixiantes para que o capelán tamén dea a misa en galego noramtivizado.

Sandro dijo...

Y si fornicas en el confesionario mientras te estás confesando y se está celebrando una misa con la iglesia llena de gente, y te arrepientes al momento, ¿es pecado?

Belén dijo...

Dios está aquí,
tan cierto como
el aire que respiro,
tan cierto como
en la mañana
se levanta el sol,
tan cierto que
cuando le hablo
Él me puede oír.

Dios está aquí,
tan cierto como
el aire que respiro,
tan cierto como
en la mañana
se levanta el sol,
tan cierto que
cuando le hablo
Él me puede oír.

Santo, Santo, Santo,
mi corazón te adora,
mi corazón sabe decir
santo eres Felipe.

Santo, Santo, Santo,
mi corazón te adora,
mi corazón sabe decir
santo eres Felipe.

Santo eres Felipe,
santo eres Felipe.

Para ti, Felipe, mi corazón.

Galeno dijo...

La manzana es rica en pectina, azúcares y vitamina C. También tiene algunas propiedades medicinales, pues al ser suavemente laxante ayuda en ciertos desarreglos intestinales.
La manzana fermentada se utiliza para elaborar bebidas alcohólicas relativamente sanas, si se toman en las dosis adecuadas, como la sidra asturiana. Sus ingredientes aromáticos son el butanoato de metilo y el etanol. Es muy recomendable tomarse una manzana después de fornicar o bien antes de confesarse.

Rou Covarela dijo...

Recordad, pecadores, que siempre os queda el sacramento de la penitencia, sacramento que consagra un proceso personal y eclesial de conversión, de arrepentimiento y de reparación por parte del cristiano pecador. La confesión, es decir, la declaración o manifestación de los pecados ante un sacerdote, es un elemento esencial de este sacramento. En un sentido profundo, este sacramento es también un reconocimiento y alabanza de la santidad de Dios y de su misericordia para con el hombre pecador. Es el sacramento del perdón, porque, por la absolución sacramental del sacerdote, Dios concede al penitente el perdón y la paz, que es la fórmula de la absolución, mediante la cual el pecador se reconcilia con Dios misericordioso, y ya queda listo para volver a pecar.

Cristiano Debase dijo...

Hay que ir más a misa para ser mejores. Para ello hay que fijarse mucho en la homilía, que es cuando el sacerdote oficiante nos indica que actos son buenos y que actos son malos. Un acto moralmente bueno supone al mismo tiempo la bondad del objeto, del fin y de la circunstancia, o sea, un fin malo corrompe una acción con un objeto que sea de suyo bueno; por ejemplo: si un católico reza y ayuna simplemente para que lo vean los demás, el acto, en principio bueno en su objeto, se convierte en malo por su finalidad. En cambio un acto malo es malo ya sea porque el objeto sea malo o porque la finalidad sea mala. Al margen de las circunstancias y de las intenciones, los actos malos son siempre gravemente ilícitos por razón de su objeto; por ejemplo: la blasfemia, el perjurio, el homicidio y el adulterio. Para la Iglesia Católica no vale lo de Maquiavelo de que "el fin justifica los medios", pues no está permitido hacer el mal para obtener un bien. Por eso cada vez hay menos católicos practicantes.

Rebeca Cruz dijo...

De niña, en aquellas catequesis interminables e incomprensibles, me repitieron mil veces que a los pecados capitales se les oponían las siete virtudes:

* Contra soberbia, humildad.
* Contra avaricia, generosidad.
* Contra lujuria, castidad.
* Contra ira, paciencia.
* Contra gula, templanza.
* Contra envidia, caridad;
* Contra pereza, diligencia.

Les hice caso a las monjitas en cuanto a la avaricia, la ira y la gula; más o menos cumplí en cuanto a la soberbia y la envidia; pero en cuanto a la pereza y, sobre todo, a la lujuria fui siempre y sigo siendo una pecadora impenitente y no me arrepiento lo más mínimo, ¡qué me quiten lo bailado!

Chavela dijo...

Rojillo, en Méjico la gente es muy religiosa, reza a conciencia y peca a conciencia. No obstante ya le daré más detalles si le localizo en La Coruña dentro de unas semanas. Besos desde D.F.