Privilegio

miércoles, 10 de junio de 2009

Cuando se pierden unas elecciones, más que nunca, conviene recordar una sencilla respuesta de Philippe van Parijs a la pregunta: ¿qué es ser de izquierdas en la actualidad? "Ser de izquierdas es tomar en consideración los intereses de todos los miembros de una sociedad y poner de manera sistemática, incansablemente, en tela de juicio toda forma de privilegio. Quizás pueda ésta ser también una interpretación de lo que es el socialismo". Efectivamente, el socialismo, frente al individualismo, valora como propiedad social aquella que puede ser fuente de privilegios. Mientras, la derecha sacraliza la propiedad privada o, lo que es más grave, usurpa la propiedad pública para obtener beneficios privados. En definitiva, ser de izquierdas es luchar por un modelo ético de sociedad. Las definiciones esenciales siempre parecen utópicas, aunque, como decía Zangwill, "cada dogma tiene su día, pero los ideales son eternos".

12 comentarios:

Nacho Guevara dijo...

Rojillo, ya no es suficiente la socialdemocracia. Hace falta una izquierda más radical. En política el término izquierda radical asusta a los blandengues, pero es un término muy amplio y usado de diversas formas, que trata de describir a las personas o grupos políticos que situamos nuestra ideología y acción política al extremo de lo que se entiende en el espectro político como izquierda. Somos partidarios de abordar reformas radicales del sistema social, político y económico, encaminadas a una distribución equitativa de la riqueza y a un control de los medios de producción, razón por la que no dudamos en llamarnos izquierda revolucionaria. Es esta izquierda la que puede frenar el avance de la extrema derecha en muchos países europeos. Hoy en día una de nuestras bases de actuación es la oposición activa a las políticas de globalización financiera e ideológica, oponiéndonos al capitalismo y manteniendo una conciencia de pertenencia de clase que se manifiesta en nuestro carácter internacionalista. Por eso, los nacionalismos nos parecen arcaísmos.

Pibe dijo...

Por la Belucci me haría yo de extrema izquierda, de extrema derecha o de Extremadura.

Feli Pegonza dijo...

Ser de izquierdas es escuchar con respeto a Leire Pajín y hacerle caso a Obama.

Felipe dijo...

En materia de ideología mi jefe lo tiene claro: es del Real Madrid.

Indalecio Perto dijo...

La socialdemocracia anhela la consecución de la igualdad social pero dentro de la democracia liberal. En los últimos años se ha ido aproximando demasiado a un mal entendido socioliberalismo, caso del laborismo británico, que ya vemos donde está a fuerza de escándalos y corrupción. Hace falta más socialismo y menos socialdemocracia.

Bakunin dijo...

Los anarquistas no tenemos estas pajas mentales. Propugnamos la desaparición de todo gobierno obligatorio, negamos la democracia representativa y rechazamos todo Estado, sea de izquierdas o de derechas. Luchamos por la libertad del individuo en un régimen voluntario de derecho privado. Aunque los despistados nos vinculen a la izquierda, los anarquistas somos escépticos y desconfiamos de los partidos de izquierdas.

P.D. No me importaría pasar una noche anárquica con Mónica Belucci.

Cuca Fandiño dijo...

¿Qué es ser de izquierdas en Galicia?

Es estar en la oposición otros 16 años.

Tanto da dijo...

Por la izquierda, por la derecha, por detrás, por delante y por la oreja... Todos los políticos nos dan por todos los sitios.

Hippy dijo...

Yo creí en el mayo del 68. Ahora estoy desencantado. El progresismo de izquierdas actual defiende nuevos tipos de libertades, como las ligadas a la identidad sexual (feminismo, homosexualismo), el aborto, la defensa de la tierra (ecologismo), la diversidad religiosa, el multiculturalismo (inmigración), etc. También sigue defendiendo otras causas tradicionales, como el laicismo. Sin embargo, el progresismo se identifica demasiado a menudo con la denominada corrección política. Eso le lleva a dudas que antes no teníamos, sobre todo en materia económica: ¿es progresista subir o bajar los impuestos?, ¿es progresista aumentar o disminuir la protección social?, ¿es progresista defender la energía nuclear para luchar contra el cambio climático?, ¿es más progresista la globalización que sus opositores altermundialistas?.
Y la duda última: ¿es progresista ser de izquierdas o de derechas? Ya no sé si debajo de los adoquines está la playa.

Pili Mato dijo...

Hoy en día no importan las ideologías, no hay izquierda ni derecha, lo que triunfa en España es el centro reformista, con buenos gestores del dinero público, políticos serios como Mariano Rajoy, José María Aznar, Jaime Mayor Oreja o Alberto Núñez Feijóo.

Siro dijo...

¡Qué serios están los comentaristas de este post! Se ve que la política pura no levanta las pasiones del morbo erótico de Kung Fu. Me gustaría saber qué opinan el Malpicán, el Esquizo Frénico o la/las Lulú de la erótica del poder.

Manolo Azanha dijo...

Mónica Belucci es más guapa que la Reina Sofía y que la Infanta Elena. Salud y República.