Perdón

domingo, 28 de junio de 2009

El caso Madoff va rápido. Pronto habrá sentencia para el pobre Bernard, que se declaró culpable de 11 cargos, que sólo le permitieron estafar 65.000 millones de dólares, a lo largo de 20 años de un duro trabajo financiero, que le impidió percatarse de que en ello había blanqueo de dinero y fraude bursátil, como argumenta su bien pagado abogado defensor, Ira Lee Sorkin, que está procurando que el juez federal de Manhattan no ceda ante las presiones de unas supuestas víctimas estafadas, que ansían una “venganza mafiosa”, que lleva a la fiscalía a solicitar la cadena perpetua para un venerable anciano de 71 años, que como condena justa aceptaría unos 12 años, teniendo en cuenta que, según los estudios demográficos, dispone de una esperanza de vida de sólo 84 años. Para esta defensa, no hace falta acudir a densos tratados jurídicos, basta con estudiarse la Biblia, pero, como decía Woody Allen, “odio que me pidan perdón, antes de pisarme”.

16 comentarios:

Lulú dijo...

Mi hembra-macho es una tipa dura que pasó tres años en la cárcel por forzar una muñeca hinchable apirolada. Pero la experiencia no fue tan traumática, allí tuvo el sexo que quiso con otras hembras y hembras-macho velludas.

Fito de Rivera dijo...

Este Bernie tuvo una cosa buena y es que estafó a bancos, aseguradoras y, como buen judío, a muchas entidades caritativas judías. Hay que soltarlo y hacerlo presidente del Banco Mundial.

Belarmino dijo...

El timo de Madoff no varía mucho del timo de la estampita, inventado por un español en 1910. El timo de la estampita es una estafa tradicional, en la cual la víctima es abordada por un estafador con supuestas escasas facultades mentales, el tonto. El tonto lleva consigo un sobre lleno de billetes, a los que no da ninguna importancia, tratándolos como estampitas. Entonces entra en escena un segundo timador, el listo, que convence a la víctima para que juntos engañen al tonto ofreciéndole una pequeña cantidad de dinero por sus estampitas. Después de entregar el dinero, la víctima recibe el sobre, pero cuando lo abre, en lugar de encontrarse los billetes, encuentra recortes de papel, ya que han hecho el cambiazo de forma imperceptible para la víctima; por lo que se requiere de una cierta habilidad. Para ese momento, los estafadores ya están demasiado lejos, y la víctima ha perdido su dinero. Es lo que hacía Madoff con los inversores que creían que engañaban a los tontos. Nadie da duros a cuatro pesetas (pasad este refrán a euros).

Esquizo Frénico dijo...

Van a meter a Madoff en una celda oscura, fría, húmeda, llena de ratas, un sitio para estar solo muchos, muchos años. A mi también me gustaría que me metieran en una celda para estar solo muchos, muchos años. Madoff no es mala persona, yo tampoco. Los otros son los malos.

Einstein dijo...

Rojillo, rojillo, noto un tufillo antisemita contra los dos judíos: Bernie Madoff y Woody Allen.

Felipe dijo...

Madoff en la cárcel... y mi jefe suelto. Michael Jackson muerto... y mi jefe vivo.

Ruizmateos dijo...

Bernard, Bernard, eso te pasa por robar en USA, mira que te dije que en España era más fácil...

Marioconde dijo...

Bernie, llámame por el intercarcelario y te cuento.

Berta dijo...

¡FELIPE ESTAMOS CONTIGO!

¡FELIPE, AGUANTA O REVIENTA!

¡FELIPE, AGUANTA O REVIENTA... A TU JEFE!

Luis de Carnota dijo...

E digo eu se Madoff ten algo que ver con Méndez o da Caixa Galicia, máis que nada porque é nela onde teño catro perras que cobrei en economía sumerxida (marisqueo ilegal, caza furtiva e algo de contrabando de Winston). Espero que o señor Méndez sexa legal.

Noica dijo...

A mi los judíos no me gustan, que mataban a los nazis.

Manolito de Mafalda dijo...

Una stock option, en la lengua de Bernie, opción financiera u opción de compra, en la mía, es un contrato que da a su comprador el derecho, pero no la obligación, a comprar o vender bienes o valores, el activo subyacente, que pueden ser acciones, índices bursátiles, etc. a un precio predeterminado, el precio de ejercicio o strike, hasta una fecha concreta o vencimiento. Existen dos tipos de opciones: call y put, nada que ver con las call girls o con las putas.

Manolito de Mafalda dijo...

Otra de economía financiera, defínese chorizo como una especie inversor o salchicha curada (bien al aire, bien ahumada) que está elaborada a partir de (aunque no exclusivamente) la carne del cerdo picada y adobada con especias, siendo la más característica el pimentón, que es el elemento más distintivo del chorizo frente a otras salchichas o banqueros, y también el que le da su color característico rojo. La piel de este tipo de inversor o salchicha suele ser intestino delgado de cerdo, aunque también se utiliza el intestino grueso del mismo para la variedad de chorizo cular.

Lulú dijo...

Ya he dicho que la salchicha de mi hembra-macho es de silicona, y yo la chupo siempre que no la haya metido en el oido.

Maquis dijo...

Pues si que fue rápido el juicio. Al venerable Madoff le cayeron 150 años. Propongo que los suelten cuando lleve la mitad de la condena. Hoy estoy generoso hasta con los hijos de puta.

Flan Sinnata dijo...

Este judío en la cárcel se hace el amo del negocio y sale por buena conducta en un par de años.