Kung Fu

sábado, 6 de junio de 2009

En la España del tardofranquismo, país en blanco y negro, películas de vaqueros, los jóvenes no comprendíamos del todo a aquel monje chino, perseguido por matones chinos a lo largo y ancho del salvaje oeste americano. El Pequeño Saltamontes había vengado al maestro Po, asesinado por sicarios del emperador chino, matando a un sobrino de éste. Como Don Quijote de La Mancha, resolvía todo tipo de entuertos y broncas repartiendo elegantes mamporros, según el arte marcial shaolin, y sabios consejos, según la filosofía budista zen. Sencillez y amplios horizontes.

Las señoras de la limpieza del Swisshotel Park Nai Lert de Bangkok hallaron el cuerpo ahorcado de Kung Fu en un armario, con un cordón de nailon en el cuello y otro en los cojones. Según fuentes de la policía metropolitana de Bangkok , “no había rastro de lucha en la habitación del hotel, que estaba cerrada por dentro, y no había señales de magulladuras en el cuerpo”. Según fuentes del Instituto Central de Medicina Forense de Tailandia, los indicios apuntan a un “accidente sexual, un accidente autoerótico”. Sofisticación y espacio claustrofóbico.

Sin comprenderlo del todo, quizás nos identificábamos entonces con Kung Fu porque, hambrientos de utopía, veíamos que actuaba sin esperar recompensa, era fiel a sus principios y al final -que nunca era un final feliz- seguía su camino. Su final tampoco fue feliz, o tal vez para él sí. En cualquier caso, como se había tatuado a fuego en un brazo antes de salir del monasterio shaolin, “lo que ocurre ya está escrito”.

25 comentarios:

Socorrito dijo...

Yo era más de Pippi Langstrump, o sea, de Pippi Calzaslargas, y sus amigos Tommy y Annika.
Adoraba su caballo y su mono Señor Nilsson.
Yo quería tener sus trenzas tiesas, su vestido remendado, sus zapatos grandes y su imaginación.
Yo quería caminar hacia atrás como ella y hacer la limpieza de mi cuarto en un segundo.
Yo quería ser rebelde como Pippi, pero mi madre y las monjas se encargaron de convertirme en una niña obediente y algo aburrida.

Lulú dijo...

Quién de aquí no ha practicado extravagancias eróticas similares o aun peores? A mi hembra-macho le gusta hacer juegos eróticos con armas blancas. Le excita el sexo violento y la estrangulación erótica. Probarlo, está muy bien, pero sin pasarse de punto.

Chanquete dijo...

Demasiada violencia, aunque fuera por parte de un monje budista. Yo por aquella época prefería el Verano Azul, con Pancho, El Piraña y toda la pandilla por las cuevas de Nerja y en la playita en plan familiar.

Wenceslao dijo...

Me duele lo del nylon. Con la de gente que habría que colgar por los huevos va el Carradine y se nos pira, dejándonos un vacío espiritual y sin aclararnos que significaba aquello de "sé tú mismo".

Esquizo Frénico dijo...

Yo también suelo meterme en el armario para lo del autoerotismo, pero sin cuerdas, sólo manual.

Lulú dijo...

Falsa Lulú, a ti que al parecer te gustan las emociones fuertes, te recomiendo que practiques el puenting, que es un deporte extremo en el que descargas mucha adrenalina. Se trata de una modalidad de salto encordado que se efectúa desde un puente con una cuerda dinámica o de escalada. Quedas colgada del puente como un péndulo, mientras el agua del río discurre debajo de ti.

Si eres mujer, puedes enroscar la cuerda a tu cuello. Si eres hombre, como creo, puedes enroscarla a tus huevos. Te producirá un placer desconocido para un ser que supongo tiene su vida sexual limitada a las pajillas diarias. Disfruta de la naturaleza.

Asun dijo...

A mi Kung Fu siempre me pareció un señor un poco raro pero que desprendía bondad en todo lo que hacía, era una buena persona que siempre iba haciendo el bien aunque luego daba esos consejos propios de las sectas que no tienen una religión verdadera como la católica.

Gundín dijo...

¡GRAN OFERTA DE ARMARIOS ROPEROS DE CASTAÑO, RESISTENTES Y AMPLIOS!

Con la compra de un armario ropero, regalo del libro de auto-ayuda: "Los nudos marineros, usos y costumbres"

Aarón Abad dijo...

Lo que hizo Kung Fu no es más que una práctica sexual habitual. El sexo es variadídisimo. Yo mismo, que tengo la limitación de que sólo puedo practicar técnicas sexuales que comiencen por la letra A, tengo una vida sexual plena, pues cada día practico dos o tres de ellas:

Abasiofilia o excitación sexual por personas discapacitadas.
Acrofilia o excitación por parejas sexuales muy altas.
Acrotomofilia o excitación por parejas sexuales con miembros amputados.
Agrexofilia o excitación producida por el hecho de que la actividad sexual sea oída por otras personas.
Algofilia o excitación producida por el dolor.
Agorafilia o atracción por la actividad sexual en lugares públicos.
Aloerastia o excitación de la pareja mediante la desnudez de un tercero.
Alopelia o excitación al ver a otros teniendo una relación sexual.
Alorgasmia o excitación proveniente de fantasear durante el acto sexual con otra persona que no sea mi pareja.
Altocalcifilia o atracción por los zapatos de tacones altos.
Amokoscisia o excitación por el deseo de castigar a mi pareja sexual.
Amomaxia o excitación sólo al realizar una relación sexual dentro de un automóvil estacionado.
Androginofilia o atracción sexual por personas andróginas.
Androidismo o atracción por muñecos o robots con aspecto humano.
Andromimetofilia o atracción sólo por las mujeres vestidas de hombres; ella representa y se comporta sexualmente como hombre y yo adopto el rol de mujer.
Anisonogamia o atracción por una pareja sexual mucho más joven o mucho mayor.
Astenolagnia o atracción por la humildad, la humillación o la debilidad sexual ajena.
Asfixiofilia o atracción por estrangular, asfixiar o ahogar a mi pareja durante el acto sexual, con su consentimiento y sin llegar a matarla.
Audiolagnia o excitación por estímulos auditivos.
Autagonistofilia o atracción por ser visto por otras personas durante el acto sexual.
Autopederastia o introducción del pene en el propio ano.

Malpicán dijo...

Na casa tamén utilizamos o armario para as cousas do matrimonio pero non para esos estrangulamentos ou para facer o salto do tigre. A miña Santa guarda no armario algunha lencería un poquiño máis provocativa cas bragas de franela XXL que usa a cotío. Vela con eses suxetadores con puntillas que parecen de Camariñas, ou con eses tangas minimalistas, élle gloria bendita.

Zacarías Zambrano dijo...

Aarón, por esa regla de tres, yo sólo podría practicar la zoofilia, ¡no te jode!

Merceditas dijo...

Kung Fu era violento y la violencia no conduce a la verdad.
Como bien decimos los cristianos:
BIENAVENTURADOS LOS PACÍFICOS PORQUE ELLOS SERÁN LLAMADOS HIJOS DE DIOS.
Jesús dice que debes buscar siempre la paz,la paz en tu trato con los demás, no andarte peleando con todos y por todo,la paz en tu hogar, llevándote bien con tu familia.
A aquellas personas que creen que con la violencia van a lograr justicia hay que decirles que ese no es el camino, el camino es el ejemplo de Cristo.
Cuando uno abandona el camino de Cristo a menudo cae en el pecado y la degeneración, como le pasó a Kung Fu al final de sus días. Descanse en paz.

Gladis dijo...

Rojillo, a usted le parecen raros Kung Fu y los chinos persiguiéndole por el oeste y... ¿no le parecen raros los tipos, tipas y asimilados que entran en este blog? Todos éstos, metidos en un monasterio shaolin, volverían locos a los monjes budistas más cuerdos y pacientes. Seguro que la mitad de la congregación se lanzan y se despeñan por las laderas del Tibet o del Himalaya. Si todos éstos quedan para cenar, puede haber tiros por la elección del menú.

Mitómano dijo...

Soy fan de David Carradine desde hace 40 años y no es justo que se le critique por esta muerte trágica, como no es justo que se le encasille en el personaje de Kung Fu, realizado entre 1972 y 1975. Pero David Carradine comenzó su carrera cinematográfica en el año 1964 en el western Taggart. El personaje de Kung Fu iba a ser interpretado originalmente por Bruce Lee, pero al final el papel se adjudicó a Carradine porque Lee tenía rasgos demasiado asiáticos. De hecho, las posteriores interpretaciones de Carradine con frecuencia estuvieron ligadas a las artes marciales, como El círculo de hierro (de Richard Moore, 1978) y Lone Wolf McQuade (de Steve Carver, 1983).Curiosamente Carradine apenas tenía conocimientos sobre artes marciales con anterioridad a su actuación en la serie Kung fu, pero desarrolló un gran interés por ellas a raíz de ésta, llegando a convertirse en un ávido practicante e incluso a escribir un libro sobre el tema. David Carradine también alternó personajes esquemáticos en películas inspiradas por los dibujos animados, como La carrera de la muerte del año 2000 (de Paul Bartel, 1975), con las interpretaciones más complejas, en las que ha brillado, como Boxcar Bertha de Martin Scorsese (1972), Esta tierra es mi tierra de Hal Ashby (1976), El huevo de la serpiente nada menos que de Ingmar Bergman (1977), Forajidos de leyenda de Walter Hill (1980) o Río abajo del español José Luis Borau (1984). De entre sus últimas interpretaciones cabe destacar su papel en la película Kill Bill de Quentin Tarantino junto a Uma Thurman. Era uno de los grandes y para mí un mito.

Siro dijo...

Sábado, salgo de cena y copas, llego a casa a las 2.00 horas, abro mi correo electrónico, abro este blog (rutinas)... Debí pasarme bebiendo o me dieron garrafón. Volveré a leer a estos piraos mañana para comprobar si es cierto lo que leo o son los efectos del alcohol. Me voy a dormir, espero no soñar con armarios y colgados. Buenas noches.

innes dijo...

Ay, Pequeño Saltamontes...

Rubén Cito dijo...

Kung Fu se pone una soga al cuello y otra allí, un Airbus se hunde en el Atlántico, el Dépor no se clasifica para Europa, el Celta no baja, Berlusconi no me invita a sus fiestas... ¡TODO POR CULPA DE ZAPATERO!

Gil y Pollas dijo...

Nosotros somos pareja de lecho y practicamos a menudo la mutua estrangulación erótica hasta el paroxismo. Atamos y apretamos con nudos corredizos nuestros largos cuellos y largos penes hasta que el malva va dando paso al morado intenso y las convulsiones del pelvis y del tórax indican que más o menos llega el momento de aflojar y eyacular desde lo alto del armario.

Arturito dijo...

Bueno va, lo confieso: a mí lo que me pone es masturbarme dentro del armario empotrado mientras mi novia se lo hace en la cama con mi mejor amigo.

De pequeño los curas me enseñaron que la discreción, la exaltación de la amistad y el compartir con el prójimo son virtudes cristianas.

Salustiano dijo...

Sobran cordajes. El asunto está en el neotantra. En Occidente a menudo se ha entendido el término tantra como si se refiriera exclusivamente a prácticas sexuales que buscan despertar la energía kundalini mediante lo que en el hinduismo se conoce como maithuná, término sánscrito que significa "acto sexual". Esta interpretación del tantra como refiriéndose exclusivamente a una vía basada en la unión sexual se conoce como neotantra. Una concepción frecuente sobre el neotantra es verlo como el "tantra occidental", desarrollado a partir del siglo XX y relacionado en parte con la Nueva Era y el que se dio a llamar como "el yoga del sexo o yoga sexual". Esta perspectiva es tendenciosa, pues bajo la premisa del relativismo ético en cuanto a las prácticas religiosas, logró numerosos adeptos hostiles al conservadurismo sexual en Occidente y el mundo islámico. Esta importante mayoría consumista ha dado dinámica al mercado erótico y fueron legitimados por esa razón; no obstante, los estudios objetivos sobre religiones comparadas confirma que el ascetismo budista no dista del cristiano, y que el ejercicio tántrico sexual no es hedonista ni persigue el goce per se. Al parecer, el fin de esta práctica era dominar el apetito sexual de tal manera que la erección inmóvil del pene dure horas sin llegar a eyacular. Para eso no hacen falta los nudos que se aplicó Kung Fu.

Tancredo dijo...

Lo que dices es verdad, Salustiano, porque yoga, yoga, yo gallego, soy tan, Tancredo, y practico tántrico, tanto tántrico, pero tanto, tanto tántrico, que tengo una erección permanente, incluso hoy, día de erecciones europeas.

Paíño de Zas dijo...

O termo kung fu ven do chinés cantonés, das palabras kung, que significa traballo, e fu, que significa maduro, pero, debe traducirse por desenvolvemento total, realización absoluta ou mestría. Modestia oriental apartem un exemplo de mestría e madurez podería ser eu mesmo, como ben saben moitas mulleres das terras de Soneira e Bergantiños.

Suso Simancas dijo...

El chino vaquero de la foto ¿está saltando o está cagando? Tiene una cara y un gesto de estreñimiento que da pena, cosa rara pues estos chinos comen mucha soja.

Esquizo Frénico dijo...

Acabo de abrir mi armario, para ponerme mi pijama de ositos favorito, y había un chino dentro, ¿qué me está pasando?

A veces veo chinos.
A veces veo pájaros.
A veces veo chinos.
A veces veo pájaros.
A veces veo chinos.
A veces veo pájaros.

Felipe dijo...

Mi jefe a menudo se encierra en su despacho y luego sale con una cara de satisfacción que nos tiene mosqueados. A ver si también se autoestrangula el hijo de puta.