Pelotón de torpes

martes, 7 de abril de 2009

El pelotón de los torpes en los colegios está compuesto por los hijos de los pobres. La escuela reproduce, no reduce, la desigualdad social. Así de duro, así de real. Ellos son los repetidores o los que abandonan. Ellos son los del fracaso escolar. Escuela igualitaria, educación integradora, atención a la diversidad, programa de compensación, proyecto de refuerzo, capacidad intelectual y esfuerzo personal son conceptos que, convertidos en preceptos, hemos asumido, pero que no superan, como factores básicos del rendimiento académico, a los desequilibrios económicos y culturales. Y éstos son factores externos al sistema educativo.

Aparentemente, según el Informe Pisa, tenemos en España uno de los sistemas más equitativos de la OCDE; incluso, si eliminamos los factores sociales, los colegios públicos y privados son similares. No obstante, los niños no arrancan en igualdad de condiciones: atención de los padres o no, profesor particular o no, iniciación a la lectura o no, biblioteca en casa o no, ordenador o no, espacio propio para el estudio o no… Luego, un fracaso escolar de más del 30%, que duplica la media europea, lleva a que sólo la tercera parte de los hijos de obreros o jornaleros estudie Bachillerato y a que sólo la mitad de ellos acceda a la Universidad.

Por supuesto, hay muchos matices y excepciones. La beneficiosa ampliación de la escolarización obligatoria, la extensión de las becas, el mayor rendimiento de las alumnas que de los alumnos, la escolarización no equitativa de inmigrantes entre centros públicos y concertados, la diferente atención a alumnos con necesidades especiales, la selección del alumnado en los centros privados, etcétera, etcétera. A pesar de los avances, la escuela sigue siendo clasista y la igualdad de oportunidades una utopía. Pero, la utopía nos mueve y nos hace creer en la educación, no como el escéptico Alejandro Dumas, quien se preguntaba y respondía: “¿Cómo es que, siendo tan inteligentes los niños, son tan estúpidos los hombres? Debe ser fruto de la educación”. No, Alejandro, no, la estupidez es fruto de la falta de educación, porque, como bien decía Kant: “El hombre no es más que lo que la educación hace de él”.

17 comentarios:

María Veiga dijo...

Sr. Armas, me alegro de que publique algo sobre educación. Sinceramente es el campo donde pienso que usted puede aportar más, ya que en su partido no hay una apuesta clara por la educación pública.

Aunque a algunos se les llene la boca con ese supuesto apoyo, a la hora de la verdad no se atreven a cortar los desmanes de los centros privados sostenidos con fondos públicos, que pagamos todos y sin embargo hacen lo que quieren para escoger a sus clientes.

Pero qué le voy a contar que usted no sepa después de la experiencia de la escolarización en La Coruña donde los intereses de ciertas familias priman sobre los intereses de todos y sobre la legalidad vigente.

Saludos cordiales.

Pili Mato dijo...

La foto es como del Nodo, tan vieja como su demagogia socialista. Los pobres que valen triunfan y los ricos que no valen fracasan.
Déjese de informes PISA, que a los socialistas lo que les importa es el informe PRISA y no la educación.

xan de couzadoiro dijo...

escuela publica y laica.
salud y republica

Complutense dijo...

El sistema educativo español desprecia el mérito y el esfuerzo y ello conduce a la mediocridad y al fracaso escolar. La ausencia de disciplina y rigor que implique una motivación del grueso del alumnado, hace que todo el entramado educativo en primaria y sobre todo, en secunadaria, ande renqueante y camino de la declaración de ruina.

Gran parte de los docentes de Secundaria profesores acuden a clase más por obligación que por vocación, con total apatía y desmotivación ante el panorama diario que tienen que padecer.
Simplemente basta darse una vuelta por el exterior de un instituto español y otro de algún país de la Unión Europea. En los institutos españoles de las grandes ciudades predomina un ambiente barriobajero y macarruzo, circulan sin problemas porros y litronas, el absentismo escolar está a la orden del día, etc.

Ahora estamos pagando las consecuencias de parte de esas generaciones sin cualificar, de personas sin oficio ni beneficio incapaces de aportar ningún valor añadido, nada a favor de que a un empresario le permita elegir entre un chino, un vietnamita o un español a la hora de implantar su empresa. Todo lo contrario, en productividad estamos a la cola de los países desarrollados y nuestros elevados costes laborales hacen inviable el ser competitivos.
Todas estas generaciones perdidas pueden aspirar como mucho a peones, mozos de almacén, operarios, etc.
En este mundo tan competitivo, una gran parte de los españoles van camino del naufragio laboral.

En el fondo no es cuestión de dinero, ni inversiones educativas, pues cada vez se aportan más fondos y medios a la Educación en España y los resultados son paulatinamente más decepcionantes y pésimos. Yo estudié la EGB en un colegio público durante los años 70 y principios de los 80, con mucha más precariedad de medios que ahora, y el ambiente, motivación, disciplina y ritmo de las clases era infinitamente mejor que ahora. Había un par de macarrillas que en aquel tiempo ostentarían la simple categoría de traviesos comparados con sus los de ahora, pero el que quería estudiar lo hacía en un ambiente favorable.

Y el determinismo ejercido por el entorno familiar es fundamental, pues el fracaso escolar al final es una concatenación de factores en los que el apoyo y la atención familiar es fundamental. Y por experiencia con amistades y compañeros, simplemente la atención familiar es que no existe, el alumno está abandonado a su suerte por padres más preocupados de cuestiones materialistas y laborales que de conocer la vida y obra de su vástago.

Juan Florez dijo...

Hay Pili, Pili. Si de esta foto seguro que lo único que no conoces son a los que están subidos en tus antepasados. Mira que eres pelma!!!!!

Cuca Fandiño dijo...

La diferencia entre quienes hemos estudiado en centros concertados y quienes han estudiado en centros públicos resulta evidente solamente con cotejar los comentarios de este blog. Escuela privada y católica.

Juan Flórez dijo...

Ese que firma como Juan Florez (sin acento) es un impostor. Yo soy Juan Flórez y no digo esas tonterías. Asun es testigo.

Rou Covarela dijo...

Si los pobres están en el pelotón de los torpes ¿por qué los grandes genios suelen provenir de familias humildes?

Me gustaría saber cuántos premios Nobel han estudiado en colegios de curas.

Maestros en la escuela y curas en la iglesia.

Juan Florez dijo...

Es que sois tan cultos los de derechas que no sabéis que las agudas acabadas en z no se acentúan. Yo no soy un impostor, tu eres un pailán que presume de cultura y visto lo visto...
Saludos de Juan Floréz. Hay no que es sin acento!

Manuel Abella V. dijo...

Querido Sr. Armas,es verdad que hay multitud de factores que ahondan y abren todavía más la brecha existente entre las distintas clases sociales.Desde la enseñanza "pública" impartida en colegios públicos se intenta romper con esa tendencia diciéndoles a los discentes que todos somos iguales,al menos en teoría.Pero la realidad es que la sociedad,y,en particular los padres,especialmente los que mandan a sus hijos a la privada concertada marcan "las diferencias".En su mayor parte son personas clasistas que se consideran mejores que los demás.Pero no les importa beneficiarse de los conciertos,clasismo sí,pero que lo paguemos todos.Y no es justo,habría que acabar con ese modelo de privada-concertada,el que quiera educación privada para sus hijos que lo pague.En cuanto a las sandeces de algunas personas que escriben en este blog,en fin,que a palabras necias ,oídos sordos.Salud y República

Juan Flórez dijo...

Señor Juan Florez, impostor y analfabeto funcional.

Las palabras graves se acentúan excepto cuando acaban en vocal o en consonante N o S.

Por tanto, mi nombre es el correcto. De nada, señor "sabio" de izquierdas, que probablemente habrá ido a un mediocre colegio público.

Navia de Suarna, Agrupación Socialista dijo...

En principio sobre las nuevas leyes de educación, NO puedo opinar, simplemente, porque las desconozco, tanto la LOE como la LOGSE y para eso están Pedro y el sr. Abella y Complutense, que parece que conocen mejor el tema.
Sobre lo que si puedo opinar es sobre los colegios CATOLICOS, que tanto valora la señora Fandiño, por desgracia pata mi, comienzo mi andadura colegial en el Seminario Diocesano de Lugo, en donde destacaban dos caracteristicas, me inflaron a ostias y me tocaron el culo, de rezar mucho, de enseñar nada. 2ª experiencia: Instituto de Enseñanza Media de Lugo, me ayudan los profesores, me ayudan mis compañeros de clase, saco el curso sin problemas y NADIE ME PONE LA MANO ENCIMA.
Por problemas familiares me mandan a la Universidad Laboral "José Antonio Girón" Jijón, regida por jesuitas, la enseñanza les da igual, se preocupan muchisimo por el deporte, porque la Universidad sea la primera en todo y por las consignas de la Formación del Espiritu Nacional, Formados los Lunes en el patio para cantar el Cara al Sol.
Ütimo pase de este cuento: Colegio Melchor Cano, Tarancon, Cuenca. Franciscanos Menores Conventuales Aquí lo tipico era lo de la "letra con sangre entra" pero si no les molestabas mucho podías hacer lo que te diese la gana, ¿educar? ¿que es eso? Esta es mi experiencia personal en colegios religiosos y mi recomendación a todos los padres sería, colegios públicos si, si podeis pagar privados laicos tambien. RELIGIOSOS JAMÁS.

Racional dijo...

Pues buena falta nos hacía recuperar aquellos Maestros Nacionales que sabían de todo un poco y enseñaban en todas las materias sin necesidad de los mil cursos de especialización e imperfeccionamiento. Lo que están logrando con tanto cursillo es quemar a los enseñantes de verdad -los de primaria y secundaria- y hacer que los futuros maestros no concluyan los estudios hasta los 40 años.

Díganme, ¿hemos mejorado ahora? No, nada. Estamos peor, mucho peor.

Juan Florez, con tilde en la e dijo...

Ay Juanito, Juanito. A parte de pailán y de derechas, no sabes leer. Palabra AGUDA no GRAVE. Sí, en realidad he estudiado en un colegio de curas, he realizado mi carrera y seguramente si te doy con la nómina te hago daño. Pero esa es nuestra diferencia que no presumimos de lo que tenemos y otros presumís de lo que careceis. Como socio del club financiero, nunca me he sentido tan orgulloso de ser de izquierdas. ¡ CUANTA PANTALLA HAY EN LA DERECHA!

estrella dijo...

aunque suelo leer más que escribir en este blog, el tema de la educación, que creo conocer bastante, no puede dejarme indiferente. La educación es el camino a la libertad,al progreso y a la calidad de vida. Educación es mucho más que formación, educación es responsabilbidad de TODA LA COMUNIDAD EDUCATIVA ¿saben los fachas esos que significa ese concepto?. La educación ´PUBLICA, LAICA Y GRATUITA es un derecho conseguido con lucha y parte de nuestro sistema de Estado de Bienestar, igual que la sanidad y la seguridad ciudadana. La educación es la manera de que la sociedad avance hacia la igualdad y la justicia. ¿Qué pasa? que la escuela, no la educación, es el reflejo de nuestra sociedad, intransigente, desigual, materialista y con un culto excesivo al cuerpo, la juventud y el hedonismo más tergiversado. a la vez, la escuela es responsable de la salud, la seguridad vial, la educación en igualdad de género, en la no violencia, la paz, el libro, etc. etc. A la vez, los docentes, siempre cuestionados, no reciben el más mínimo apoyo de administración ni de padres ni de nadie (claro tiene tantas vacaciones.....) por favor, si cualqueir padre con o sin razón es recibido por los inspectores y los delegados antes que los direcotres de los centros ¿ a qué estamos jugando? En fin, es mi¡uy facil hablar de educación, todo el mundo sabe, a ver si somos un poco más humildes y dejamos trabajar a los profesionales. Ah! se me olvidaba, cuando mi médico no megusta, me pago uno y me callo, pués hagamos lo mismo con el colegio, pago uno privado y dejo de dar la tabarra. FUERA LOS CONCIERTOS.
Besos a Pedro y a Manuel.

Navia de Suarna, Agrupación Socialista dijo...

Menos mal que tambien hay gente muy sensata, gracias Estrella, que una como tu nos ilumine.
Saludos.

Manuel Abella V. dijo...

Gracias Estrella,espero que tus palabras sirvan para guiarnos,aunque con algunos/as de derechas es como predicar en el desierto...Besos ,Manuel