Linces

martes, 17 de marzo de 2009

Los obispos son unos linces. No obstante, si los separamos, todavía hay más linces que obispos. Del lince ibérico quedan menos de doscientos ejemplares, debido a la dispersión de las poblaciones, la escasez de conejos por la mixomatosis, la repoblación forestal, la circulación viaria y la caza furtiva. Del obispo ibérico quedan menos de setenta obispos diocesanos, menos de diez obispos auxiliares, menos de cuarenta obispos eméritos y menos de dos arzobispos castrenses, debido a la ausencia de vocaciones, la falta de inspiración divina, la labor disuasoria de la cadena Cope, la sumisión del Estado ante la Santa Sede y la laicidad furtiva. Pregunta ingenua: ¿debemos proteger a ambas especies por igual?

6 comentarios:

EL FLAUTISTA DE HAMELÍN dijo...

Totalmente de acuerdo con usted, Sr.Armas. Estos felinos, les pasa un poco como a los socialistas auténticos, que poca a poco van sucumbiendo, fruto del partido, vendettas, desencanto y demás. El hábitat protegidos les ha vuelto cómodos, apenas cazan para comer y, como algunos socialistas actuales; han sido cebados ideológicamente, sin darles tiempo a digerir los ideales. De ahí que; al no seguir el "proceso natural" sucumben presas de múltiples circunstancias.
Salud

Navia de Suarna, Agrupación Socialista dijo...

Sinceramente, creo que se debe proteger a las especies que tienen algún interés, ya sea cientifica, conservacionista o por simple belleza, pero "algo" cargado de odio, que solamente ha sabido estar en contra del progreso, creo que no se necesita y se puede dejar extinguir, por lo menos dejará de dar problemas a la humanidad. Saludos.

xan de couzadoiro dijo...

pregunta? queda algun obispo militar.

salud y republica

Magda dijo...

Las comparaciones son odiosas pero en este caso es además una falta de respeto a quienes guían la fe de millones de españoles y son imprescindibles en nuestra sociedad.

Nicomedes Nibebedes dijo...

Noé metió en su arca a todas las alimañas y bichos. San Francisco de Asís amó a todos los animalillos del Señor. Félix Rodríguez de la Fuente nos hizo comprender lo importante que eran incluso el lirón careto, el buitre leonado y el lobo feroz. Rouco Varela, de pequeño, cuadno era Rouquito, tuvo un gato. La extinción no se le desea a ningún ser viviente, por lo de la biodiversidad y porque lo del más allá no está muy claro.

Navia de Suarna, Agrupación Socialista dijo...

Para Xan: Por desgracia, si quedan obispos castrenses. Ya tardan en desaparecer.

Para Magda: La comparación la han hecho esos que para ti "guian a millones de personas" bueno pues que guien a quien se deje guiar, a los demas, que nos dejen de una puta vez en paz y que se vayan con su musica a otra parte (o sea sus pulpitos, con su dinero). Pero de imprescindibles, nada de nada, lo serán para ti, monina, pero por mi les pueden dar....
Nicomedes: Relatas muy bien, yo tenía una ranita de pequeño y también fuí seminarista (como Rouquito)y nadie dice que hay que matar a nadie, simplemente se dice, que si desaparecen las vocaciones, Como dijo Franco, cuando Carrero, emprendió su ascensión a los cielos en Dodge Dart "no hay mal, que por bien no venga"