Bus al infierno

miércoles, 14 de enero de 2009

Buses ateos circulan por las calles de Londres, Birmingham, Manchester y Edimburgo, transportando cuerpos a los barrios y almas a los infiernos. Llevan un lema optimista: “There´s probably no God. Now stop worrying and enjoy your life”. La British Humanity Association inició la campaña para "sensibilizar a los ciudadanos ateos, no creyentes y librepensadores en general sobre la necesidad de hacerse visibles, de sentirse orgullosos de sus convicciones y de reivindicar para ellos los mismos derechos y libertades que se reconocen a otros ciudadanos por el mero hecho de poseer o manifestar unas creencias religiosas". El promotor de la iniciativa no fue un hooligan descerebrado, sino el catedrático de divulgación científica de la Oxford University, Richard Dawkins, biólogo evolucionista, quien parte de que “la religión está acostumbrada a cosas gratis, como la exención de impuestos, el respeto no ganado y el derecho a lavar el cerebro de nuestros niños”, por lo que “esta campaña pondrá a la gente a pensar, y pensar es un anatema de la religión; vemos tantas campañas de salvación a través de Jesús amenazándonos con el castigo eterno que estoy seguro que una campaña como ésta será recibida como una bocanada de aire fresco y, si además de poner a la gente a pensar, la hace sonreír, pues mucho mejor”. Al autor de ”The God Delusion” (“El espejismo de Dios”) se sumó la columnista de “The Guardian”, Ariane Sherine. A ellos se añadió una legión de ateos “hartos de ver como en los autobuses se les amenazaba con el fuego eterno”. Es la vieja duda sobre la existencia de Dios: ¿si, no, quizás? Como afirmaba Jules Renard, “no sé si Dios existe, pero sería mejor para su reputación que no existiera”.

Don´t worry, be happy, in England, but Spain is different. Cuando los buses ateos comenzaron a circular por Barcelona con el eslogan “Probablemente Dios no existe. Deja de preocuparte y goza de la vida”, las fuerzas vivas de la España sacra han reaccionado, como corresponde a buenos reaccionarios. Rita Barberá, alcaldesa popular de Valencia, dijo: “la campaña es un disparate y una provocación”. Una usuaria del autobús, católica practicante, dijo: “si lo leo, no me subo”. Santa Teresa de Jesús dijo: “quien a Dios tiene nada le falta, sólo Dios basta”. A la jerarquía católica le molestan varios aspectos de la campaña de ateísmo móvil. Eso de que asociaciones particulares de humanistas, ateos y librepensadores, financien y obtengan beneficios económicos, mediante una campaña publicitaria directa y privada, pone en evidencia sus peticiones de fondos públicos y la ineficacia de sus campañas subliminales. Eso de que los ateos, agnósticos e indiferentes se asocien y hagan campaña no está tan bien visto como que lo hagan los evangélicos. Eso de que la campaña “no pretenda ofender ni molestar a nadie y sólo busque animar a los ciudadanos a reflexionar sobre el sentido de la vida y a liberarse de los dogmas y revelaciones incuestionables que tratan de imponer las religiones" no sienta bien al arzobispo de Barcelona, quien cree que "la fe en la existencia de Dios no es motivo de preocupación para los creyentes, ni es tampoco un obstáculo para gozar honestamente de la vida, sino que es un sólido fundamento para vivir la vida con una actitud de solidaridad, de paz y un sentido de trascendencia"; nada parecido a la vida frívola propuesta por los optimistas Dawkins y Sherine. Eso de que siglo y medio después de la publicación de “El origen de las especies” de Darwin, siga habiendo científicos evolucionistas es inexplicable con lo explicado que está todo en la doctrina católica. Eso de que el lema aparezca en español y catalán, a un lado y otro de los autobuses, divide aún más a los ya divididos feligreses. Tranquilos, en los autobuses de Génova (Italia) el lema es aún más contundente: “La noticia mala es que Dios no existe. La buena es que no lo necesitas”.

13 comentarios:

Asun dijo...

Los socialistas deberían preocuparse por resolver la crisis y dejarse de tanto ataque a la religión. Para mí Dios siempre existirá digan lo que digan ustedes, quiero que mis hijos tengan religión en los colegios, voy a misa cuando puedo y sólo voto a los partidos que respetan la religión católica, la única que me enseñaron y en la que creo. Los ateos son todos unos amargados.

Profeta dijo...

Rojillo, deberías propoñer unha campaña semellante nos buses da Coruña pero en galego. Seguro que a Paco Vázquez lle encantaría comprobar como a Compañía de Tranvías difunde o ateísmo e o idioma galego polas rúas de La Coru. Polos cravos de Cristo, ¿ónde imos chegar?

Docente y Colorado dijo...

Por qué será que un tanto por ciento muy elevado del ex-alumnado de los colegios de curas y monjas nos declaramos ateos por la gracia de dios? Cuando la iglesia deje de meter el hocico en política yo dejaré de meterme con rachinger z y rouco sigfredi. Mientras tanto "living la vida loca"

EL FLAUTISTA DE HAMELÍN dijo...

Sr. Armas; todos aquellos que han pasado por colegios de curas, tienen carencias tales como obsesión por el clero y, el sexo. En su caso, es conocido lo obsexo que es, dado la repetición de sus primarios comentarios; ¿a qué se debe? ¿ha encontrado lo que busca?, ¿tiene problemas de identidad?.
En cuanto al primer punto, ese resentimiento enfermizo paranóico; se debe a que ¿es sobrino de cura? como se decia antes, o al intento de desasnarlo, que aquellos inutilmente utilizaron contra usted.
Lo dicho; tenemos el nik de rojo por fuera......pero por dentro......muy, pero que muy verde y, con resentimiento.....

jesús pedrosa dijo...

Asun, hoy en día, y cada vez mas, lo de la fe y lo de creer en algún dios está de capa caida simplemente porque en lo que se cree es en lo que puedes ver o te pueden demostrar científicamente.
Dudo mucho de que los ateos sean unos amargados, no tienen que estár buena parte del día pensando si lo que hacen especado o no, si han cumplido con sus obligaciones como seguidores de su religión o remordiendoles la conciencia por algún desliz.

Profeta, Paco ya no es alcalde de Coruña y creo que no se puede descartar esa campaña en los autobuses de Coruña.

Racional dijo...

Por favor, no pongan a Paco Vázquez como ejemplo de católico. Más bien es un funcionario seglar contratado por la administración religiosa para facilitar las relaciones entre el Gobierno y la Iglesia.

rojillo dijo...

Estimado Flautista, siga preguntándose, por si suena la flauta, sobre mi vida personal, y tendrá pocas respuestas. Critique mis ideas y no presuponga tanto sobre mi vida, que no tiene importancia. Por ejemplo, un detalle: estudié siempre en colegios, instituto y universidad públicos, pero, si lo hubiese hecho en privados, tampoco sería un demérito. Salud y saludos.

Anónimo dijo...

no habra asuntos mas importantes en que gastar el dinero publico que en esa publicidad en los buses. salud y republica

rojillo dijo...

Querido anónimo, sin entrar en la importancia del asunto,el dinero de esa campaña es privado, no público. Salud y saludos.

Vanessa Naya dijo...

Asun me parece estupendo que seas creyente y católica y que estimes oportuna esa misma educación para tus hijos o hijas, espero que a ti tambien te parezca bien que yo no sea ni creyente ni católica y que pretenda que al igual que yo, mis hijos o hijas sean capaces de conformar su propia moralidad basada en valores universales de respeto y tolerancia, sobre todo de tolerancia... sin que ninguna organización sectaria les diga como tienen que pensar o actuar. Por último, decirte que a pesar de mi ateísmo me considero una persona feliz y muy satisfecha con mi vida.

Leo dijo...

Asun y la iglesia debería preocuparse más de la pobreza que hay en el mundo, y repartir un poco de su inmensa fortuna.A las personas hay que valorarlas por lo que son, no por lo que predican y la iglesia que tú defiendes deja mucho que desear igual que tú, que te declaras católica apostólica e insultas y faltas al respeto a los que no piensan igual que tú,y eso es PECADO cuando vayas a misa acuérdate de confesarte.

Racional dijo...

Y tú qué predicas, Leo; qué ejerces.

LEO dijo...

Yo no predico nada Racional, para eso están los curas.Yo ejerzo mi derecho a opinar igual que tú.