Presidente Rouco

lunes, 29 de diciembre de 2008


El Presidente Rouco en la misa mitin para defender a la familia católica, apostólica y romana estuvo más comedido que en la anterior, porque no hay elecciones generales inmediatas. El demonio es Zapatero, Touriño y Patxi López son simples pecadores autonómicos.

El Presidente Rouco, ante miles de fieles siervos y siervos fieles, centró su homilía centrista en el aborto, “una de las lacras más terribles de nuestro tiempo”, y estremeció a los presentes aludiendo a los “sacrificados por la sobrecogedora crueldad”. Pero, además, aprovechó para atacar al cruel gobierno socialista por promulgar leyes heréticas, sobre el matrimonio contra natura, el divorcio exprés o la educación para la ciudadanía, y por promocionar el uso del condón entre los jóvenes.

El Presidente Rouco, no obstante, estuvo políticamente correcto. Utilizó un lenguaje amable y al alcance de todos, porque "el lenguaje de la creación es claro e inequívoco respecto al matrimonio: un varón y una mujer, el esposo y la esposa que se aman para siempre y dan la vida… el modelo de la verdadera familia, cuya actualidad no pasa nunca”. Además, para reforzar su mensaje navideño, recurrió a sedantes palabras papales, ergo del Espíritu Santo, como: “la familia es la principal agencia de paz”.

El Presidente Rouco estuvo comedido, pero su mensaje crece entre sus seguidores reaccionarios. Así, según el arzobispo de Valladolid, "¿quién es el Gobierno para adoctrinar a los adolescentes? ¿Por qué no se dedica a resolver los verdaderos problemas, en vez de tratar, con su supuesta progresía, de ganar votos de jovencitos burgueses proporcionándoles sexo seguro, que es inseguro y que embrutece?". Así, según declaraciones radiofónicas de una activista provida, “¡el aborto es el responsable de que los jóvenes hagan botellón, de que se droguen, de que se maten en las carreteras y de que aumenten los casos de cáncer de mama!”. Menos mal que Rouco sólo es Presidente… de la Conferencia Episcopal.

Eolo

domingo, 28 de diciembre de 2008


Versión mitológica y “wikipédica” del concurso eólico impulsado en Galicia contra viento y marea. Aviso a lectores poco avezados de que sólo el contenido entre paréntesis es añadido del autor:

Eolo (Quintana), Señor de los vientos, hijo de Hípotes (Beiras), vivía en la isla flotante de Eolia (Galicia) con sus seis hijos y sus seis hijas. Zeus (Touriño) le había dado el poder de controlar los vientos, Eolo (Quintana) los tenía encadenados en un antro profundo, donde los gobernaba con un dominio absoluto, apresándolos o liberándolos a su antojo, ya que todos los vientos liberados podrían provocar graves desastres en el cielo, la tierra y las aguas. Eolo (Quintana) era responsable del control de las tempestades, y los dioses (conselleiros) le pedían en algunos casos su ayuda, como hizo Hera (Ánxela) para impedir que Eneas (Aymerich) desembarcase en Italia (Cuba). También trató de ayudar a Odiseo (Blanco), que lo visitó al retornar a Ítaca (Compostela). Eolo (Quintana) lo trató muy bien, y le dio un viento favorable, además de una bolsa que contenía todos los vientos y que debía ser utilizada con cuidado. Sin embargo, la tripulación de Odiseo (Blanco) creyó que la bolsa contenía oro y la abrió, provocando graves tempestades. La nave terminó regresando a las costas de Eolia (Galicia), pero Eolo (Quintana) se negó a ayudarles de nuevo. Eolo (Quintana) es representado empuñando un cetro, como símbolo de su autoridad, y rodeado de turbulentos remolinos, los vientos.

Belén

jueves, 25 de diciembre de 2008

Si Jesús hubiese nacido hoy en Belén, sería un palestino sin Palestina. Pero, iba a ser difícil que su madre, María, de Nazaret y quizás israelí, y su padre, José, de Jerusalén y quizás palestino, estuviesen casados, e iba a ser imposible que ambos fuesen a Belén. Están prohibidos los matrimonios mixtos y la entrada libre en Belén. Ni los Reyes Magos, quizás persas, podrían acceder al portal, por mucha estrella que les guiase.

Belén no es hoy una bucólica aldea con pastorcillos y tamborileros, sino una ciudad ocupada ilegalmente desde la Guerra de los seis días en 1967. De nada han servido las sucesivas resoluciones de las Naciones Unidas exigiendo a Israel la retirada de los territorios palestinos de Cisjordania. Las siglas USA prevalecen sobre las siglas ONU. Aun así, aparentemente, este año Belén está disfrutando de una feliz Navidad. El movimiento Al Fatah controla en parte la seguridad y unos doscientos cincuenta mil turistas visitan la cuna del cristianismo estos días, algo que no sucedía desde el inicio de la segunda Intifada en 2000.

Pero, si Jesús hubiese nacido hoy en Belén, sería un niño palestino y, por ello, considerado un potencial terrorista. Podría ver como es bombardeado el portal donde nació. Podría carecer de agua potable, luz, pañales o medicamentos. Podría circular sólo por la ciudad, sin salir de ella. Podría trabajar, por un sueldo mísero, en la construcción del muro que la aprisiona. Podría ser despertado cualquier noche cuando los soldados entrasen impunemente en su casa para inspeccionar, destrozar o atemorizar. Podría ser golpeado en un “checkpoint”. Podría ser detenido sin cargos. Podría ser crucificado sin cargos… Gloria y paz en el portal de Belén, más de dos mil años después.

Favela 23

miércoles, 24 de diciembre de 2008

El día veintitrés Carla Bruni celebró su cumpleaños en la favela de Pavâo-Pavâozinho en Río de Janeiro. Unas decenas de niños pobres le cantaron el “Happy birthday” y unas decenas de niñas pobres desfilaron ante la primera dama como aspirantes a modelos del proyecto no gubernamental “Moda Fusion”. La favela se llenó de ritmo, luz, color, glamour…

Favela 24

El día veinticuatro en la favela de Pavâo-Pavâozinho todo volvió a la normalidad…

Peatonal

lunes, 22 de diciembre de 2008

A las calles peatonales Tierno Galván les llamaba “calles de sólo andar”. Ahora el urbanismo se ha vulgarizado y democratizado. Ahora todos opinamos sobre planes generales de ordenación urbana, áreas metropolitanas, suelos edificables, redes de transporte o corredores verdes. Es bueno que exista el debate urbano, pero es mejor que sea a partir de propuestas innovadoras de expertos. Un ejemplo: el plan Busquets para A Coruña. Un plan pensado para el peatón, para el ciudadano que va a pie por las vías públicas.

Por cierto, en vez de calles peatonales deberíamos decir calles para peatones. La palabra “peatonal” ha entrado con calzador en el Diccionario de la Real Academia Española. Aunque se ha popularizado, no deja de ser una palabra horrible. En español no hay otros sustantivos terminados en –ón que deriven en adjetivos terminados en –al. Ni la calle por la que pasa un furgón es “furgonal”, ni la avenida por la que transita un camión es “camional”, ni la pista por la que aterriza un avión es “avional”. Peor aún es la derivación del adjetivo peatonal en el supuesto verbo “peatonalizar”, que no existe, como tampoco existe “peatonalización”. Cuando un concejal propone la “peatonalización” del casco histórico de su ciudad está “concejalizando” el lenguaje. Echo de menos al maestro Tierno.

Zapatiesta

martes, 16 de diciembre de 2008

Un periodista iraquí zapatudo intentó zapatear doblemente a Bush en una rueda de prensa, pero el ágil presidente evitó ambos zapatazos y se quedó en zapatiesta lo que pudo ser una zapateta. Zapatudo es quien usa zapatos grandes. Zapatear es golpear con el zapato. Zapatazo es el golpe dado con el zapato. Zapatiesta es una trifulca, una disputa, una bronca. Zapateta es la acción de golpear con un zapato a alguien, brincando al mismo tiempo en señal de regocijo.

Tratar a uno a zapatazos es tratarlo duramente, sin consideración ni miramientos. No es diplomático, no es de buena educación y no es una muestra de urbanidad, aunque no sé si en Irak quedan urbes. No sólo eso, sino que el iracundo iraquí insultó a Bush llamándole “pedazo de perro”, grave ofensa entre los musulmanes, aunque no sé si será un pecado completo o medio pecado, por aludir sólo a una parte del animal.

Al fallar el zapateador, el incidente se queda en percance. Quizás hasta le devuelvan su par de zapatos y pueda subastarlos en Sotheby´s. Si hubiese acertado, el gabinete de abogados de Bush le habría acusado de intento de magnicidio y habría demostrado la utilización de las ocultas armas de destrucción masiva en el atentado. Un minuto después, el gabinete de asesores de Rajoy habría acusado a Zapatero de provocar la zapateta con su alianza de civilizaciones. No sé por qué, me entran ganas de gritar: ¡viva Zapata!

Showcialismo

lunes, 15 de diciembre de 2008

Eché de menos la Internacional al final, pero no hagan caso a un nostálgico y anticuado rojillo que no acaba de asumir el “american way of life”. La proclamación del candidato socialista a las próximas elecciones autonómicas gallegas fue un espectáculo magnífico, lleno de modernidad: música anglosajona marchosa, entrada de cargos a ritmo de pop-rock, escenario audiovisual brillante, combinación sutil de colores, proyección secuenciada de mensajes, derroche de vatios luminosos, cortinas de leds y cañonazos de confeti. Algunos, confundidos, veían a Touriño negro y leían en las pantallas “¡yes, we can!” en vez de “é moito o que nos xunta”.

Un apoyo institucional evidente: presidentes autonómicos, ministros, conselleiros, alcaldes, presidentes de diputaciones, parlamentarios nacionales y parlamentarios autonómicos. Un apoyo orgánico evidente: presidente del partido, vicesecretario general, secretarios de otras comunidades, miembros de la ejecutiva nacional gallega y miembros del comité nacional. Un apoyo social evidente: sindicatos, asociaciones culturales, de discapacitados y de vecinos. Un apoyo de la militancia masivo.

Un candidato serio, correcto, moderado, creíble; un buen candidato para Galicia. Un discurso sobrio, descriptivo, previsible, largo; un buen discurso para generar confianza, más que ilusión. Puede ser una combinación acertada: euforia en la escenografía y cordura en el candidato. Más euforia y cordura que emoción. Pero, insisto, no hagan caso a uno al que todavía le gustan más los cantautores que las bandas de pop-rock. Agrupémonos todos…

Campanas

jueves, 11 de diciembre de 2008

¿Por quién tocan las campanas? Por Cañizares, arzobispo de Toledo y ahora prefecto de la Congregación de Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos del Vaticano. El gran Ratzinger ha nombrado al pequeño Ratzinger -así le llaman sus colegas de la curia- para que ponga más orden en las cosas del creer. Cañizares es un cardenal tan joven para cardenal, tan obediente para lo que proceda, tan reaccionario para lo que procede, tan… tan… tan… repicaron durante diez minutos las campanas de la catedral de Toledo, para demostrar el júbilo de los toledanos porque se vaya a Roma. Bueno, a Roma ya iba una vez al mes a las reuniones de la Congregación de la Doctrina de la Fe.

Cañizares pasa a ocupar uno de los ministerios vaticanos. Zapatero no fue quien de darle un ministerio en España a su Eminencia. Quizás no lo hizo porque el primado era uno de los miembros de la Conferencia Episcopal más eficaces en la negociación sobre financiación de la Iglesia católica y más combativos contra el matrimonio homosexual, el divorcio rápido, la retirada de crucifijos en las aulas, la obligatoriedad de la asignatura de Ciudadanía, la no obligatoriedad de la asignatura de Religión o la no dedicatoria de una placa a Santa Maravillas en el Congreso. Quizás el Papa sí lo hizo porque intuye que las virtudes de Cañizares, sumisión, obediencia, disciplina y firmeza, que le llevaron pronto de obispo a arzobispo y a cardenal, sumadas a sus retrógrados posicionamientos políticos y a algún posible milagro, virtual y futuro, han de conducirle a la probable beatificación y, quién sabe, santificación. En España nos deja sus buenas relaciones con Bono y de la Vega. Nos deja su claridad y su riqueza léxica, con perlas como: “la sociedad española está enferma”, “la cristofobia es el odio a sí mismos"” o “la falta de fe explica la crisis”. Nos deja una calle con su nombre en Utiel, antes llamada Trinidad. Nos deja una doble procesión del Corpus Christi en Toledo. En fin, nos deja… en paz. Vaya con Dios. Pero, no echemos las campanas al vuelo.

Aceituneros

lunes, 8 de diciembre de 2008

“Andaluces de Jaén, aceituneros altivos, decidme en el alma: ¿quién, quién levantó los olivos?”. Así empezaba su famoso poema Miguel Hernández en 1937. “Nunca un partido de la liga de fútbol sala de Úbeda había tenido tanto público. Cientos de africanos pueblan las gradas del polideportivo. Pero no están ahí por el espectáculo. Esperan a que termine el encuentro para ducharse en los vestuarios y acomodarse para pasar la noche. Es la sexta que algunos duermen allí. Aguardan a que algún "jefe", como llaman a los capataces de los olivares, les contrate para la temporada de la aceituna, que ha empezado esta semana. Con las mismas escasas perspectivas de trabajo hay en Jaén más de dos mil inmigrantes. La mayoría se tendrá que ir de la provincia con las manos vacías de olivas y de dinero”. Así empieza su crónica Pablo Linde en 2008. "Dos españoles muy responsables se ofrecen para la recogida de la aceituna". Así empieza una nota mal pegada en la puerta de un bar de Úbeda.

Crisis, falta de trabajo en la construcción, retorno de temporeros, billetes gratuitos que desplazan el problema, capataces en estaciones de tren, selección preferente de jornaleros españoles, miles de jornaleros extranjeros, inmensos campos de olivos, albergues abarrotados, pabellones transformados en improvisados campamentos, cajeros automáticos convertidos en habitaciones mínimas, temperaturas bajo cero, cartones por los suelos, Protección civil, coro rociero, comidas de Cáritas, bocadillos, dulces, chocolate, leche, latas de atún, latas de sardinas, congoleños, cameruneses, nigerianos, senegaleses, malíes, marroquíes, argelinos, musulmanes, cristianos, blancos, negros, moros, espontáneos partidillos de fútbol internacional, goles, gritos, aplausos, medallas de ilusión momentánea… No hay trabajo, no hay papeles, no hay esperanza.

¡Qué distinto y en el fondo igual, querido Miguel!

¡Cuántos siglos de aceituna,
los pies y las manos presos,
sol a sol y luna a luna,
pesan sobre vuestros huesos!

Andaluces de Jaén,
aceituneros altivos,
pregunta mi alma: ¿de quién,
de quién son estos olivos?

Moda

viernes, 5 de diciembre de 2008

Esta temporada se llevan las sandalias de inspiración étnica y los expedientes de regulación de empleo, los brazaletes con estampados de leopardo y los subsidios a parados endeudados, las faldas muy cortas y las hipotecas muy largas. Lo siento, Louis Viutton, ni la sofisticada Madonna en un café parisino me hace pensar ahora en los lujos de tu moda. Por cierto, cada vez está más joven. Voy a tener que coincidir con Savater en que “a diferencia de la vejez, que siempre está de más, lo característico de la juventud es que siempre está de moda”.

Corderitos

lunes, 1 de diciembre de 2008

País laico, fiestas laicas. No se trata de contentar a los creyentes de todas las religiones. Ni la tradición de las fiestas católicas las justifica como fiestas oficiales, ni hay que autorizar fiestas oficiales a musulmanes. Las fiestas religiosas, como las religiones, deben ser privadas, no públicas. Como para cualquier actividad privada, puede autorizarse el uso de espacio público para su celebración, pero no deben contar ni con financiación pública ni con un día festivo oficial.

En sentido contrario, el Aid el Kebir, día del cordero sacrificado, será festivo oficial a partir de 2010 en Melilla. De hecho, ese día los musulmanes funcionarios ya no acuden al trabajo, los comerciantes cierran sus negocios y los maestros cierran sus colegios. Argumento para llevar adelante la propuesta: en Melilla hay nueve fiestas católicas y ninguna musulmana. Argumento, pues, compensatorio. En vez de suprimir o sustituir las nueve fiestas religiosas católicas por fiestas laicas, se sustituye una católica por una musulmana, por el momento. Como es una fiesta cuya fecha depende de la luna, ya tienen problemas para encajarla en el calendario oficial. Sí, Perich, sí, “la religión sirve para ayudarnos y consolarnos ante unos problemas que no tendríamos si no existiese la religión”. Primero corderitos, luego borregos.