Moda

viernes, 5 de diciembre de 2008

Esta temporada se llevan las sandalias de inspiración étnica y los expedientes de regulación de empleo, los brazaletes con estampados de leopardo y los subsidios a parados endeudados, las faldas muy cortas y las hipotecas muy largas. Lo siento, Louis Viutton, ni la sofisticada Madonna en un café parisino me hace pensar ahora en los lujos de tu moda. Por cierto, cada vez está más joven. Voy a tener que coincidir con Savater en que “a diferencia de la vejez, que siempre está de más, lo característico de la juventud es que siempre está de moda”.

0 comentarios: