Corderitos

lunes, 1 de diciembre de 2008

País laico, fiestas laicas. No se trata de contentar a los creyentes de todas las religiones. Ni la tradición de las fiestas católicas las justifica como fiestas oficiales, ni hay que autorizar fiestas oficiales a musulmanes. Las fiestas religiosas, como las religiones, deben ser privadas, no públicas. Como para cualquier actividad privada, puede autorizarse el uso de espacio público para su celebración, pero no deben contar ni con financiación pública ni con un día festivo oficial.

En sentido contrario, el Aid el Kebir, día del cordero sacrificado, será festivo oficial a partir de 2010 en Melilla. De hecho, ese día los musulmanes funcionarios ya no acuden al trabajo, los comerciantes cierran sus negocios y los maestros cierran sus colegios. Argumento para llevar adelante la propuesta: en Melilla hay nueve fiestas católicas y ninguna musulmana. Argumento, pues, compensatorio. En vez de suprimir o sustituir las nueve fiestas religiosas católicas por fiestas laicas, se sustituye una católica por una musulmana, por el momento. Como es una fiesta cuya fecha depende de la luna, ya tienen problemas para encajarla en el calendario oficial. Sí, Perich, sí, “la religión sirve para ayudarnos y consolarnos ante unos problemas que no tendríamos si no existiese la religión”. Primero corderitos, luego borregos.

2 comentarios:

BALAR dijo...

Poca imaginación y mucha obsesión en sus temas Sr. Armas. Deduzco que su propuesta consistiría en: Cambio de nombres de personas y calles con motivos alegóricos de santos. Supresión de todo el santoral de días festivos, que pasarían a ser días laborables e incrementar así, la productividad de este País de fiesta, pandereta y vagos. Retirada de cuadros de despachos oficiales y museos con motivos religiosos. Fiestas del Patrona/ón del pueblo, etc,.
Supongo que por coherencia no celebrará ninguna, onomástica o festividad anteriormente citada y que las próximas Navidades, empleará su tiempo libre en alguna productividad que considere y, en el supuesto que; tenga crianza, nada de juguetes, belenes, ni mariconadas que se parezcan.
Sr. Armas, me parece que la levitación democrática que nos propone esta sesgada, fruto del poco sentido común que manifiesta en este tema, unida con la falta de respeto que demuestra hacia la libertad de todos aquellos que no piensan como usted.........”rojos” por fuera........verdes por dentro y, sin sabor a nada.
Salud y saludos

jesús pedrosa dijo...

Completamente de acuerdo, sobre todo en lo de la financiación.

Creo que dos siglos vendiendo y cobrando por algo que nadie ha visto son suficientes.