Rajoy o Woody Allen

sábado, 30 de agosto de 2008


España está en crisis. La crisis es una crisis económica. Zapatero no sabe de economía. Rajoy es un experto en economía. Zapatero debería nombrar a Rajoy ministro de economía. La oposición no tendría jefe. No habría oposición. No habría crispación. En España ya no habría crisis. Y es que, como decía Voltaire, “si los pobres empiezan a razonar, todo está perdido”.
Parece una secuencia ilusiva; pero, busquemos argumentos concretos que la justifiquen; porque la crisis no es algo abstracto. Por ejemplo, uno de los factores de su génesis es la financiación autonómica. Zapatero, como no sabe qué es economía y qué es España, no sabe cómo resolver el lío en que se ha metido al apoyar el Estatuto catalán y no haber calculado su repercusión en el desajuste financiero entre Comunidades Autónomas. Zapatero no sabe, pero Rajoy sí. Y lo resolverá como hacen los premios Nobel en economía, con un modelo simple. Para que se entienda, transcribo sus sabias y sintéticas palabras en una entrevista a “La Opinión” (30-08-2008):

Periodista: “¿Y cuál es el modelo de financiación autonómica del PP?”

Rajoy: “Tiene que ser aprobado por unanimidad y que garantice la igualdad de todos los españoles, vivan donde vivan, a la hora de recibir la atención de los servicios públicos. No debe suponer un aumento de impuestos y no debe reducir el Estado a la nada, porque el Estado tiene la obligación de garantizar la solidaridad y la cohesión territorial. Sería bueno que el Gobierno y su presidente, que se ha negado a comparecer en las Cortes, diesen alguna explicación, porque el problema lo han creado ellos en solitario.”

Periodista: “¿Cómo explicaría a un gallego que le perjudica el Estatuto catalán y el modelo de financiación que promueven la mayoría de los partidos catalanes?”

Rajoy: “A la hora de repartir los recursos el criterio que debe primar es el de la población. Andalucía, que tiene 8 millones de habitantes, tiene que recibir más dinero que La Rioja, que tiene 300.000. Eso lo entiende cualquier persona. Pero hay que tener en cuenta otros criterios, como el envejecimiento. Una región donde viven más personas de 70 años necesitará más dinero para sanidad que una población donde la media está en 20. También hay que ponderar la dispersión de la población. No es igual dar servicios a 50.000 personas que viven en un núcleo urbano que a 50.000 que están diseminadas a lo largo de un extenso territorio, como es el caso de Galicia. Y hay que considerar la insularidad. La justicia deriva fundamentalmente de la unanimidad. Puede no ser un modelo que guste a todos al cien por ciento, pero debe ser aceptable por todos.”

Zapatero, ¡cuánto antes, echa a Solbes y nombra a Mariano ministro de economía y hacienda! La economía es menos compleja de lo que la gente cree. Para Rajoy se resume en el axioma de que todos los pobres son iguales ante la ley. Si no acepta, propónselo a Woody Allen, quien de pequeño quiso tener un perro, pero sus padres eran pobres y sólo pudieron comprarle una hormiga.

0 comentarios: