Nadal me cae mal

viernes, 15 de agosto de 2008

Nadal me cae mal. Se esfuerza, juega bien, gana, pero me cae mal. Es sencillo, humilde, discreto, pero me cae mal ¿Cuál es el motivo de este juicio de valor personal en un blog político? Nadal tendría que caerme mal por lo que representa políticamente. Representa a España, un país al que defender ahora no es políticamente correcto. Tendría que renunciar a sentirme representado por alguien que viste prendas deportivas con colores rojos y amarillos, cuando mis colores habrían de ser otros, según los expertos en el cromatismo “identitario”. Representa a la gente políticamente indefinida. Tendría que renunciar a sentirme representado por un tenista que admite que su golpe preferido es la derecha, cuando lo ejecuta una y otra vez con la izquierda, fulminando a serbios recalcitrantes o a elegantes financieros suizos. Representa a esa juventud que quiere ser estimada más que instruida (en frase de Goethe). Tendría que renunciar a sentirme representado por ese musculoso jovenzuelo, cuando yo estoy en esa edad madura en la que todavía se es joven, pero con mucho más esfuerzo. La envidia nunca es sana, el sano es él. Entiéndanse las ironías previas. Gracias, Nadal, por representar a la actual juventud española, la más capacitada de la historia para asumir retos y responsabilidades. Cada vez me caes mejor.

0 comentarios: