Consenso

sábado, 12 de julio de 2008

Demasiados representantes y cargos públicos son “políticamente incorrectos” a la hora de expresarse; no porque lo hagan de modo transgresor, sino porque lo hacen de modo erróneo. El uso reiterado de muletillas y frases hechas asemeja a quienes, intentando ser “políticamente correctos”, logran el efecto contrario. Los ejemplos son tantos que conviene comentarlos de uno en uno.
Ante una avalancha de micrófonos, un conocido político, con fama de moderado y conciliador, trata de demostrarlo y, con voz engolada y enfática, declara solemne: “debemos alcanzar el máximo consenso”.
Señor mío (y sobre todo suyo), el consenso no es máximo ni mínimo, o es total, o no es consenso, pues ha de implicar unanimidad entre los miembros de un órgano con capacidad de decisión. Una cosa es pactar o acordar y otra diferente es consensuar. No obstante, la mayoría de nuestros representantes y cargos públicos no están para alcanzar el consenso, sino para alcanzar el asenso, es decir, están para asentir, para aprobar por asentimiento, esto es, por consentimiento, aunque sea sin sentimiento.

0 comentarios: