Humor rojo: la vivienda popular

jueves, 26 de junio de 2008

Las ideas y, sobre todo, las cosas claras. Yo soy un joven de hoy, moderno, urbano, estudiado, “masterizado”, creyente ferviente, pecador penitente, consumista, hedonista, materialista, en suma, centrista. Yo lo tengo claro, desde que he descubierto a mi líder político y espiritual. Mi líder no necesita inventarse nombres de diseño, como “ZP”. Mi líder no necesita slogans al estilo Obama, como “Spain can”. Mi líder no necesita cancioncillas estúpidas, como “Defender la alegría”. Yo sigo a un líder carismático, a un líder de hoy, a Mariano Rajoy (permítaseme la rítmica licencia poética).

Yo asistí a un mitin suyo y me captó, me entusiasmó, me abdujo. Desde entonces le creo, le adoro, le imito. Hasta hablo como él. Y es que Mariano habla de las cosas sencillas de la vida, de las cosas que de verdad nos preocupan. Por ejemplo, habla del problema de la vivienda, que preocupa sobre todo a los jóvenes. Daba gusto oírle en aquel inolvidable mitin de provincias, para mí iniciático. Mariano, mirando, más o menos de frente, a un joven de la primera fila, que, absorto, nos representaba a todos los jóvenes centristas, hilvanaba convincentes argumentos sobre la cuestión, que todavía recuerdo literalmente.

“Mire, usted, joven, la vivienda es importante para todos los vivos. Nosotros somos reformistas; nos dedicamos a las reformas. Nosotros vamos a reformar y a construir, con la ayuda de Dios, 90.000 millones de viviendas para jóvenes. Van a ser 9.000 millones de viviendas por cada Comunidad Autónoma con presidente centrista, o bien, 900 millones de viviendas por cada ciudad con alcalde centrista. También vamos a construir, con la ayuda de San José Obrero, 90 millones de viviendas por cada barrio donde la asociación de vecinos sea de centro y hasta 9 viviendas por metro cuadrado, o cúbico, siempre que en ese metro habiten jóvenes decentes, o sea, centristas”.

“Mire, usted, joven, van a ser viviendas protegidas. Protegidas por guardias de seguridad. Van a ser, pues, viviendas de acceso restringido. Los inmigrantes, sobre todo los procedentes de otros países, no podrán acceder a las mismas, ni de visita, y menos aún a pedir limosna por las puertas molestando a los propietarios, que en ese momento pueden estar incluso rezando”.

“Mire, usted, joven, van a ser viviendas con espacios comunes de una calidad extraordinaria. Van a ser viviendas con ascensor individual con hilo musical, en el que sonarán alternativamente coplas (Isabel Pantoja, Raphael), canciones pop con mensaje (Juan Pardo, Julio Iglesias) y cantos regionales (sólo algunos en lenguas autóctonas, como máxima concesión a los nacionalismos periféricos)”.

“Mire, usted, joven, van a ser viviendas con portero automático con video de plasma y capacidad de descarga eléctrica selectiva, por si tocan al timbre inmigrantes o mendigos. Viviendas con un portero no automático por planta. Un portero de confianza, de buena y humilde familia, contratado a tiempo parcial, pero sin darle de alta en la Seguridad Social. Cada portero de planta se encargará, además de bajar la basura como corresponde a un contrato ídem, de abonar y regar las plantas de los descansillos, limpiar los retratos de otros centristas históricos (José Antonio, Franco, Aznar) y sacar brillo a los bustos de bronce con mi esfinge que donaremos a las comunidades más centradas”.

“Mire, usted, joven, van a ser viviendas con tres plazas de garaje para coches de alta gama, que serán aparcados por personal subcontratado. Las viviendas contarán en la azotea con amplísimos trasteros, de hasta 20 metros cuadrados, en los cuales se podrán montar talleres clandestinos para la industria textil, con un máximo de doce filipinas, a las que sí dejarán pasar los guardias de seguridad, aunque ellas no podrán, lógicamente, utilizar los ascensores de la comunidad de propietarios nacionales para subir hasta los trasteros”.

“Mire, usted, joven, van a ser viviendas de cinco o seis dormitorios, dependiendo del número de hijos que tengan los jóvenes propietarios, cinco o seis. Vamos a tomar medidas para que las jóvenes centristas procreen más. Adaptándonos a los tiempos, incentivaremos la fecundación in vitro, si la naturaleza no diere para más, pero siempre con materia prima de sementales nacionales y con genes de derechas. Necesitamos hijos que nos garanticen un futuro gobierno conservador en el año 2020, así como el retorno de Don Manuel a la Xunta de Galicia, para organizar el Año Xacobeo del 2024, con la ayuda del santo patrono Santiago y los auspicios del Papa Bendicto XVI. Con perspicacia y perspectiva, hay que prever que los conservadores nos conservamos bien, porque somos omnipotentes, omnímodos y omnívoros”.

“Mire, usted, joven, van a ser viviendas con, al menos, dos cuartos de baño por habitación, cada uno de ellos con alicatado hasta el techo “Porcelanosa motivo par de gaviotas”, con biblioteca y con magníficas vistas. Es muy importante que el joven centrista se siente y se sienta cómodo en el momento de la defecación; momento en el que suele reflexionar mejor sobre las consignas de su líder y el cambiante ideario centrista”.

“Mire, usted, joven, van a ser viviendas con cocinas equipadas con electrodomésticos de última generación, para que las jóvenes esposas centristas, cómodas en su hábitat natural, no quieran salir de ellas y no se planteen trabajar, engrosando las listas del paro. Van a ser cocinas para que las abnegadas mujeres centristas conserven nuestra cocina tradicional. No obstante, las que no quieran hacerlo, nos voten y nos den futuros votantes, podrán acogerse a las subvenciones para expansión de la fast food, que, con el patrocinio de “Burger King” y “McDonalds”, fomentará nuestro Ministerio de Fomento”.

“Mire, usted, joven, van a ser viviendas que dispondrán de magníficos salones, con materiales de primerísima calidad (tarima flotante, calefacción de leña de árboles autóctonos, chinero de diseño y óleo con cacería de zorro inglés). Para equipar estos salones, subvencionaremos la compra de televisores de plasma, panorámicos, de 50 pulgadas y 300 hercios, a los propietarios centristas que los soliciten; televisores que sólo llevarán un par de canales presintonizados, concretamente la cadena que dirigirá Urdaci y Telemadrid, para evitar tentaciones de zapping”.

“Mire, usted, joven, van a ser viviendas amplias, de 95 metros como mínimo por cónyuge, más 30 metros por hijo legítimo y 10 metros por cada persona del servicio doméstico. Viviendas a precio tasado: 600.000 euros, o sea, 100 millones de pesetas, a pagar en 100 años, siempre que se siga votando al centro, a lo cual se comprometen el propietario y sus descendientes. De incumplir esta cláusula, la vivienda le será retirada y el propietario, su cónyuge, suegra, cuñados e hijos serán expulsados del país al amanecer de un día gris marengo, por la policía autonómica o, en su defecto, por las fuerzas de seguridad del estado o del partido”.

En mi retina y en mi corazón quedó la imagen final de mi líder en aquel mitin, cuando, alzando sus brazos y fijando de nuevo su mirada, más o menos de frente, en los ojos atónitos del joven de referencia, gritó: “¡Joven, está en tu mano: vota a Mariano!”. No pude contener las lágrimas, ni las ganas de orinar.

Pasado el tiempo, sigo embargado por la ilusión y por las deudas. Eso sí, para resolver lo de mi problema de vivienda, he optado por hacer uso de la renta de emancipación, que me dan esos rojos pragmáticos.

2 comentarios:

Antonio Olives dijo...

Ahora comprendo que no es tan disparatada la propuesta de plantar los 500 millones de árboles. Son muchas viviendas de nuestro señor, hará falta mucha madera.

Marise dijo...

Yo soy una joven de hoy, moderna, urbana,estudiada, “masterizada”, , pecadora penitente, consumista, hedonista, materialista, en suma, centrista. Soy además, española. Algunas de mis mejores amigas son inmigrantes, de las que consiguieron sus papeles con el PP, no a tontas y a locas. Algunas de sus compatriotas mendigan, eso si, con papeles, conseguidos con el PSOE. Mi novio es de los miles, que habiendo solicitado la renta de emancipación que ofrecen esos "rojos pragmáticos" en toda regla, ha tenido que volver con sus padres, porque entre OFRECER y CONCEDER...Revise los números. Informe de cuantas solicitudes ha habido y cuantas se están recibiendo. Yo también estaba embargada por la ilusión de un cambio a mejor cuando voté al PSOE. Y ahora SI QUE ESTOY EMBARGADA POR LAS DEUDAS. Gracias PSOE, gracias Sr. RODRIGUEZ, me han abierto los ojos y la cartera. Adios al superavit de mi casa y del Estado. Hola penurias y dificultades. Y si Vd. es tan centrista...publique este comentario.
Le saluda atentamente Marisé, futura votante del PP (permítame la licencia poética)